SER O NO SER PIRATA, ESA ES LA CUESTIÓN

Por Bruno Zarazúa

“Nunca se ha creado ni ha circulado tanta cultura como en la era digital.

En este contexto, se demuestra que compartir es esencial para la divulgación de la cultura.”

Principios básicos para la creatividad sostenible, Declaración FCForum

 

La “piratería” ha sido durante las últimas  décadas uno de los temas más controversiales, alrededor del mundo. Deberíamos comenzar por definir y revalorar el uso del término “piratería”, técnicamente esta expresión se refiere a la falsificación y al uso no autorizado o prohibido de marcas, obras, productos o componentes protegidos por las leyes de Propiedad Intelectual derivando en dos tipos de normatividades, una es de la Propiedad Industrial, que contempla las patentes, invenciones, marcas, diseños industriales, e indicaciones geográficas. También existen los Derechos de Autor y los Derechos Conexos, que son aplicables a una amplia variedad de obras literarias y artísticas, ya sean escritas, interpretadas, ejecutadas o grabadas, abarcando la reproducción y difusión. Hay quienes manifiestan que es peyorativo y excesivo el igualar la violencia de los piratas de barco, con los infractores de estas leyes.

Las controversias sobre estos temas que han marcado la historia poniendo en debate el tema de la Propiedad Intelectual son varias. Como es el caso de la acción que tomaron 39 firmas farmacéuticas lideradas por Glaxo-Smith-Kline en contra del gobierno de Sudáfrica en rechazo a una ley impulsada por el fallecido expresidente Nelson Mandela, que buscaba facilitar el acceso de la población a medicamentos que sirvieran para tratar principalmente el SIDA, esta ley pretendía permitir el uso de antiretrovirales genéricos para su fabricación, así como el permitir importaciones paralelas de medicamentos, esto debido al alto costo de los tratamientos que se convertían en inaccesibles para la mayoría de la población infectada, dada su condición de pobreza, teniendo en cuenta que la mayoría de la población infectada por VIH en el mundo radica en África; las farmacéuticas por su parte argumentaban ser afectadas con pérdidas multimillonarias ya que poseían la Propiedad Intelectual de los antiretrovirales usados para tratar el VIH/SIDA. El gobierno africano por su parte afirmaba que tenía la obligación constitucional de brindar garantías a su pueblo para que pudiera acceder a medicamentos. Estas acciones provocaron la movilización de grupos de defensa sociales en contra de las farmacéuticas, originando que en abril de 2001 las empresas de medicamentos desistieran de sus acciones, presionadas por la extraordinaria ola de protestas públicas, o tal vez, por miedo de dañar aún más la ya gastada imagen de las 39 empresas que en combinación acumulan  ganancias superiores al PIB de Sudáfrica, su temor era fundado en que tal vez tendrían que hacer públicos los costos reales de investigación, desarrollo y producción de estos medicamentos que resultan residuales en comparación a los precios de venta.

Otra de las industrias afectadas por la “piratería” es la de la informática, representada mayormente por un monopolio llamado Microsoft, como ejemplo, según Parametría S. A de C. V el desarrollo del programa informático Windows 98 duró varios años y le costó a Microsoft alrededor de mil millones de dólares. Sin embargo, en México se puede adquirir este producto y versiones aún más avanzadas de manera ilegal por cien pesos o gratis si se descarga de internet, cuando en los negocios establecidos su precio es de aproximadamente seis mil pesos. Estudios realizados el año pasado por la misma empresa encuestadora demuestran que en México el 70% de las empresas hacen uso de software ilegal. Por lo que desde 2002 el IMPI ha emprendido en el país campañas como: “¿qué traes en tu sistema?”, que en 2013 derivo en la clausura de 8 establecimientos al negarse a la revisión de equipos para verificar la autenticidad del software. Mientras que en países como Gran Bretaña, Microsoft realizó campañas de autentificación de copias ilegales a los usuarios que denunciaran donde adquirieron el suite ofimático ilegítimo. Cabe señalar que Microsoft mismo se ha visto envuelto en demandas por piratería al ser denunciado en 2007 por la compañía i4i por piratear su patente de “sistema de documento que elimina la necesidad de insertar manualmente códigos de formato”, y un juez decidió a favor de la demandante, por lo cual la empresa de Bill Gates tuvo que pagar más de 250 millones de dólares.

En contraparte y como una alternativa verdaderamente viable surge el software libre que es en palabras de Richard Matthew Stallman:el software que respeta la libertad de los usuarios y la comunidad. En grandes líneas, significa que los usuarios tienen la libertad para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, modificar y mejorar el software”. Linux representa la contraparte de software libre que Microsoft por la parte de software privado, en la actualidad las diferencias entre un sistema operativo y otro favorecen a Linux en varios puntos, uno de ellos es que puede ser adquirido a muy bajo costo inclusive de manera gratuita, otra es que es más resistente a los ataques de virus y otros tipos de ataques. En cuanto a paqueterías y aplicaciones se refiere, existe una gran variedad de software libre que no pide nada al software privado y que incluso muestran mayor eficiencia.

En México y en América Látina la “piratería” más común es la relacionada al entretenimiento que tiene que ver con la industria literaria, musical, cinematográfica y de videojuegos. De nueva cuenta Parametría nos revela que 8 de cada 10 mexicanos admiten que alguna vez han adquirido o descargado algún libro, película, álbum musical  o videojuego sin la venia de los autores.

Las acciones legales que los representantes de estas industrias han emprendido a lo largo y ancho de los continentes son varias, entre las más conocidas fueron las que derivaron en el cierre de Napster una red  en internet p2p donde se podía compartir principalmente archivos musicales en formato mp3. Entre los demandantes de esta red destaco el grupo Metallica el cual perdió popularidad entre algunos de sus seguidores después de verse inmiscuido en esta querella.

Otros de los sucesos que han marcado la pelea entre la Industria de la Propiedad Intelectual y los internautas que comparten conocimiento y cultura, está sentado sobre el caso de Aaron Swartz quien de acuerdo a sus familiares y seres amados: “usó sus prodigiosos talentos como programador y tecnólogo no para enriquecerse, sino para hacer Internet y el mundo un lugar más justo y mejor”. Aaron al momento de su fallecimiento enfrentaba un juicio penal por 4 millones de dólares o hasta 50 años de prisión acusado de usar un script que sirvió para descargar 4.8 millones de artículos,  documentos académicos, reseñas y publicaciones protegidas por copyright, para su divulgación gratuita.

Otro de los casos más conocidos fue el que enfrento The Pirate Bay o en español La Bahía Pirata (TPB), que es un sitio en internet que permite el compartir archivos p2p usando protocolo BitTorrent, los fundadores del sitio enfrentaron en 2009 una acción penal principalmente por parte de la industria cinematográfica, acusados de facilitar a los usuarios de internet el poder compartir archivos protegidos por los derechos de autor. Resultando en la captura y detención de dos de sus cofundadores, quedando un tercero prófugo de la justicia, mismo que es buscado por la interpol. Destaca en el entramado de la historia de TPB, el que uno de los fiscales que estaba a cargo de la demanda tiempo después acepto trabajar para un estudio miembro de Warner Brothers. TPB también sirvió a Julian Assange para alojar los ya famosos wikileaks. La opinión de Peter Sunde cofundador de TPB es: “La industria de los derechos de autor está cavando una tumba para el internet. Ellos no toman en cuenta los beneficios públicos de un internet libre. El problema es que gente mayor dirige está industria. Ellos saben hacer dinero como se hacía antes y no quieren cambiar. Son como los Amish, ellos no quieren electricidad, porque solo saben cómo hacer las cosas sin electricidad.”

Con todos estos sucesos nacen por todas partes movimientos sociales que buscan defender la libertad en la era digital y del conocimiento. En Barcelona año con año desde 2009 se celebra el FCForum, el cual nace con la idea de garantizar el acceso a la cultura y el conocimiento, a este foro asisten una amplia coalición de ciudadanos, usuarios, consumidores, organizaciones, artistas, hackers, miembros del movimiento por la cultura libre, economistas, abogados, profesores, estudiantes, investigadores, científicos, activistas, trabajadores, desempleados, emprendedores, creadores provenientes de más de 20 países. Este foro dentro de su manifiesto expresa que: “en la regulación del copyright, el interés general debe ser priorizado frente a intereses privados.”

( http://fcforum.net/es )

Para concluir dejo una reflexión: La Propiedad Intelectual debe de servir como base para estimular la creatividad y para que la población encuentre sus propias vocaciones, no para que un puñado de millonarios se siente a ver sus riquezas crecer.

Pero como siempre la opinión más importante es la de Ustedes, por lo cual les invito a que participen en éste su espacio, a que se informen y se activen, recordándoles que está sobre mesa de debate en la Cámara de Diputados la regulación en materia de Propiedad Intelectual.

Agradezco grandemente el favor de su atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.