¿Advertencia o rumor?

Es indudable que se viven tiempos difíciles para la sociedad mexicana, la falta de crecimiento económico adecuado para satisfacer las demandas de empleo y bienestar han ocasionado que la percepción de falta de seguridad pública sea un problema que antes no se tenía. A pesar de que los medios de comunicación por acuerdo han disminuido las notas periodísticas relacionadas con hechos delictivos, no pasa una semana sin que escuchemos algún rumor sobre un secuestro, asalto, asesinato u otro delito ya sea a alguien cercano o al amigo de un amigo.

La falta de información oficial o la falta de credibilidad sobre la poca que se da, hace que la sociedad llene esos huecos con información de dudosa credibilidad, haciendo uso del Internet para difundirla aprovechando la libertad que este medio ofrece, pero con alto riesgo.

Hace unas semanas circulo por la red una serie de rumores sobre grupos de secuestradores de niños instalados en el estado. Los rumores fueron tan grandes que el procurador Arturo Nahle salió a desmentir los hechos en varias ocasiones, sin embargo el rumor persistió. Tal fue el temor que se creó, que la escuela Soledad Fernández sacó un boletín  dirigido a los padres de familia informándoles de los rumores y recomendando a los padres que tuviesen cuidado de sus hijos fuera de las instalaciones.

Este hecho no es nuevo, desde hace mucho tiempo algunos “bromistas” han usado las redes sociales para difundir información falsa y México no es el único país donde esto sucede. La información existente en la red es tan extensa que en muchas ocasiones es difícil distinguir la fidedigna de las mentiras, sumando a la falta de costumbre de la gente de revisar la fuente de algunas notas llega incluso a lo absurdo de creer notas como las reportadas en el blog El Deforma.

Regular el contenido de la red para evitar este tipo de “bromas” daría paso a la censura y la red perdería su valor como espacio de expresión, por lo que la alternativa para evitar caer en este tipo de engaños es intentar que los usuarios del internet aprendamos a distinguir el tipo de información, al mismo tiempo que los gobiernos deberán actuar con más celeridad para evitar que los rumores que puedan crear un cierto pánico en la sociedad crezcan de la forma que lo hacen.

Lamentablemente vivimos tiempos en que los alarmistas lo tienen fácil para crear pánico en la sociedad, difundir rumores o información no certificada puede a largo plazo revertirse y dejar pasar información útil que puede prevenir una tragedia por el hecho de ignorarla. Está en nosotros hacer un uso adecuado de la red, si bien no hay que depender de solo de la información de los gobiernos, si hay que tratar de aportar información bien documentada o en su caso investigar las fuentes y ver si son confiables. No creo que deban llegar rumores sobre la inseguridad para tomar precauciones en nuestro día a día y menos en estos tiempos, si queremos una red libre, usémosla inteligentemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.