El lenguaje colorido del vino

Andrea Pérez Castillo

Buen día enófilos, ¿cómo les pinta el otoño? Es la época mas linda del año ¿no es así? Es cuando vemos una gama increíble de colores, es por eso amigos que el artículo de hoy les platicare de los colores del vino.

Ustedes se preguntaran cosas como ¿De dónde viene el color del vino tinto y blanco? O ¿Por qué algunos vinos son más intensos que otros?

El principio de todo esto viene de la piel de la uva, la piel tiene pigmentos ya sea en uvas blancas o tintas. Pero ahí no termina, la intensidad también depende de la variedad de la uva y de la añada ya que no todos los años tenemos la mismas condiciones agroclimáticas.

Otros aspectos que influyen en el color del vino son la edad, la crianza, rendimiento en cosecha e incluso la presencia de enfermedades y/o plagas durante el crecimiento y desarrollo de la cosecha.

Cuando al fin tenemos el vino en nuestra copa, lo primero que debemos notar es la limpieza del vino, me refiero a que no encontremos cuerpos extraños como sedimentos o levaduras muertas o puede ser también que el vino este turbio es decir imposible de beber. En cuanto a intensidad del color podemos hablar de rangos desde pálidos hasta intensos y profundos es ahí donde salen a la luz términos que al principio se nos hacen un poco extraños y nos preguntamos ¿Cómo es que el sommelier puede ver tantos colores? Términos como rubí, teja, granate, etc.

Generalmente para describir el color de un vino escucharemos palabras asociadas a metales, frutas, flores y sobre todo piedras preciosas.

Ya para terminar los vinos tintos con el tiempo se aclaran y los vinos blancos se tornan más intensos como con colores amarillos, dorados y brillantes. Pero ustedes se preguntaran ¿por qué?  Pues esto sucede amigos por el tiempo de crianza, los vinos tintos se van aclarando más y más si es que su tiempo en barrica se prolonga y lo contrario pasa con los blancos ya que el color se va intensificando.

Y ahora la recomendación: la próxima vez amigos que tengan una copa de vino en su mano les recomiendo que con una servilleta blanca y si en el mejor de los casos el mantel de su mesa sea blanco inclinen su copa y observen detenidamente, sean críticos con la limpieza de vino. Comiencen a encontrar los colores ya que el próximo artículo tratara de como apreciar el vino con nuestra vista.

Interesante de donde vine el color del vino ¿no es así?

Hasta la próxima enófilos ¡enjoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.