#SíALosToros

LUIS IGNACIO ESCOBEDO

¿Por qué prohibir  las corridas de toros?

“El respeto al derecho ajeno es la paz”, dijo Benito Juárez.

La libertad de decidir lo que te gusta y lo que no es lo que le da variedad a la vida. “En gustos se rompen géneros” “que sobre gustos nadie discuta, que, para ser de gusto, basta con que guste”

La tauromaquia es un espectáculo, más aún, una tradición que se ha arraigado en los mexicanos. El mundo del toro es, además, un negocio que da empleo a mucha gente. Familias enteras viven del toro; criadores de ganado bravo, veterinarios, vaqueros, empleados de las plazas de toros, apoderados, subalternos, empresarios, además de los toreros.

Hoy en día vivimos muchos ataques al toro, injusticias políticas que se agarran de la fiesta brava para hacer conseguir un puñado de votos diz que en defensa de los animales, o con cualquier otro argumento, a pero eso sí antes de ser candidatos si iban a los toros. Un ejemplo reciente es el que se ha dado en el estado de Coahuila. La prohibición de las corridas en el Estado se debió a un pleito entre el señor gobernador y un reconocido empresario de ese estado. En menos de dos meses la ley que impedía las corridas fue cancelada, gracias a un amparo puesto por los taurinos.

El problema no fue sólo la prohibición, sino que una vez refutada la ley de prohibición hubo quien se dio a la tarea de entorpecer o tratar de impedir los eventos taurinos, atemorizando, molestando a los empresarios taurinos de la zona de maneras arteras.

La intimidación y el sabotaje son una forma de corrupción y eso sí es un DELITO.

El toro bravo es un animal seleccionado y criado por el hombre con un fin específico; ser lidiado en una corrida de toros. De no ser por la fiesta brava, esta especie ya estaría extinta hace mucho tiempo. Más aún, ni siquiera existiría como especie. Gracias a las corridas, el toro bravo es el bovino y seguramente el animal criado por la especie humana que mejor y más tiempo vive.

Hay un estudio muy amplio del doctor Juan Carlos Illera, director del Departamento de Fisiología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, que demuestra cabalmente la ausencia de sufrimiento del toro durante la lidia. Cabe agregar que dicho doctor no es aficionado a los toros. Dice el Doctor Illera: “El toro de lidia no sufre dolor físico, debido a la cantidad de b-endorfinas que secreta, que es mayor a la que produce cualquier otro animal en una situación similar”.

En torno a la tauromaquia existen muchos mitos y mentiras, o verdades a medias, todo con el fin de fastidiar la fiesta. Sería bueno que los antitaurinos y la  se dieran la oportunidad de conocer la tauromaquia y después emitir juicios, pero sin tomar acciones en contra de la forma de vida de mucha gente.

 

“Vivir sin torear no es vivir”  José Tomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.