En busca del Oasis en el desierto (Valle de parras).

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

Buen día amigos amantes del vino, nos volvemos a encontrar en otro viernes de vinos en voces cruzadas.

Coincidimos hoy con el inicio de un nuevo mes, ya los viñedos han brotado y nos regalan una estampa preciosa.

Hoy amigos, platicaremos de un valle muy especial, conocido como el “oasis del desierto”. Hablaremos del valle de parras ubicado en el estado de Coahuila.

Recientemente visité el valle de parras, y déjenme contarles que es muy interesante. Es impresionante el momento en que entras al valle, dejas atrás el desierto con sus yucas y cactáceas para adentrarte a nogaleras, acequias con agua corriendo y un clima agradable con aroma a orégano, realmente es impactante.

Característico por tener la climatología óptima para el cultivo de la vid, días con temperaturas que alcanzan los 30-33 °C y por las noches con 15-18 °C en el verano.

Este valle es una caja de sorpresas además de todo lo que el oasis nos expresa, antiguamente fue un importante productor de mezclilla. Otra cosa que tengo que mencionar, es que aquí se estableció la primera vinícola de América en 1597, es por esto que el valle de parras es tan popular a nivel mundial.

Regresando a los vinos, tuve la oportunidad de degustar unos vinos muy especiales entre ellos, un casa madero Chardonnay 2013, ¡elaborado con uvas orgánicas! Un vino que sorprende ya que esperas como siempre los cítricos o la manzana verde de los Chardonnay, pero en este vino encontrarás piña y aromas minerales.

Otro vino que esta espectacular, es un Rivero González llamado “Scielo reserva Shiraz” 2013 este vino tiene la madera de la barrica bien trabajada ya que conserva los aromas varietales del Shiraz y lo más extraño, pero en el buen sentido, es que refleja además de frutos negros, la nuez tan representativa del valle, ¡es increíble!

Para terminar un vino de una bodega, que me costó trabajo encontrarla (li-te-ral, como dicen por ahí), es porque la bodega se encuentra rodeada de cerros esto me ha impresionado, ya que esto cambia las condiciones agroclimáticas del viñedo que se encuentra ahí. Es el Pinot noir de bodegas Don leo 2013. Un vino delicado, con tonos rubíes muy elegantes. El vino está perfectamente logrado, en el mundo de la enología se sabe que la variedad bordelesa Pinot noir es un desafío por su delicadeza. Es una sorpresa ya que en el valle de parras no había vinos de esta variedad.

¿Qué les ha parecido? ¿Interesante verdad? Y eso que sólo fue un pedacito de lo mucho que este valle tiene para dar al mundo.

Para terminar la recomendación. En este caso, me toca recomendarles que al visitar el valle de parras, no olviden comprar (además de vino) nuez fresca y dulces artesanales ¡son magníficos!

Amigos nos leemos en la próxima.

¡Enjoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.