Justicia Relativa

J. Jesús Reyes R. del Cueto

El pasado 5 de Julio, la sala superior del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas, con dos votos a favor y dos en contra (el magistrado presidente dando el voto de calidad a favor), decidió pronunciarse a favor de las querellas producidas por el PRI respecto a la inequidad de la elección del Ayuntamiento de la capital de nuestro estado.

Con esto, el Tribunal efectivamente anuló dicha elección y la declaratoria de mayoría relativa recibida por la candidata de MORENA, María Soledad Lúevano Cantú, lo cual significa que después de agotar las instancias de apelación correspondientes (MORENA acudirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación), si estas concuerdan con el pronunciamiento del TJZ, la elección quedará anulada y el congreso del estado tendrá que convocar a nuevas elecciones extraordinarias para elegir al Ayuntamiento de Zacatecas.

Aún a pesar de que en lo personal espero que el TRIFE resuelva a favor de la candidata de MORENA y le regrese el triunfo que se ganó en las urnas, esta decisión del Tribunal Electoral estatal confirma lo turbio y opaco del proceso electoral y lo mucho que el ejecutivo estatal influyó y se metió en los procedimientos electorales que deben de ser autónomos.

Una vez más vemos como en nuestro país la justicia es solo para unos cuantos, ya que las incontables pruebas presentadas en contra de candidatos priistas no fueron suficientes para anular una sola elección, y no lo han sido sistemáticamente durante nuestra joven democracia. Pero ahora que la victoria es para la oposición, las autoridades electorales ven, aceptan y castigan los hechos que jamás han castigado cuando los perpetradores son del tricolor.

En la sentencia, se le atribuye la anulación a varios hechos indebidos, entre ellos actos anticipados de campaña y uso indebido de marcas al entregar playeras con ciertos logos empresariales. Si la misma vara fuera usada en todos los procesos electorales, todas y cada una de las elecciones deberían de ser supuestamente anuladas, pero nunca lo han sido.

Todos los zacatecanos sabemos que actos anticipados de campañas los realizaron los tres principales candidatos a gobernador y cientos de candidatos a diputaciones y alcaldías; lo hicieron ellos y lo han hecho candidatos en todo el país desde hace mucho tiempo. ¿Qué me dicen del uso indebido de marcas como Soriana y MONEX para promover el voto a favor de nuestro ahora presidente Enrique Peña Nieto? De esos actos indebidos las autoridades jamás dijeron nada. Pero ahora el tribunal decidió castigar a MORENA y anular el golpe más fuerte que la oposición logró dar durante las elecciones pasadas, al arrebatarle al PRI la capital de nuestro estado.

La anulación de una elección es algo relativamente extraño, no se da muy seguido en nuestra democracia y esto es por algo. Rara vez se puede probar y demostrar que ciertos actos indebidos afectaron el resultado de una elección; boletas falsas o una demostrada compra de votos deben ser causales para anular la elección, pero rara vez lo han sido.

Las apelaciones y acusaciones en los procesos post-electorales normalmente son dirigidos a los actos indebidos de campaña, antes de que las elecciones se lleven a cabo, pero ¿cómo sabemos qué estos actos influyeron en la voluntad popular? Si no lo hicieron, no deberíamos de anular la elección. Es importante mencionar que en la elección del Ayuntamiento capitalino, los conteos preliminares favorecieron al PRI, sus aliados y su candidata Judit Guerrero, pero después de contar todos los votos, las tendencias se revirtieron a favor de MORENA y Soledad Lúevano por apenas 562 votos de diferencia.

La ciudadanía favoreció, por lo mínimo a MORENA, y ahora el tribunal pisotea la voluntad de los ciudadanos al argumentar que actos aislados (que cometen virtualmente todos los candidatos) son suficientes para anular la elección. Poco vale la excusa o justificación “si todos lo hacen, yo también lo puedo hacer”. Los actos de MORENA y su candidata fueron indebidos, pero el electorado la favoreció y eso debe de respetarse; en todo caso, si van a anular esta, entonces que anulen todas. Razones las hay de sobra.

One comment

  1. Pues como no la hisieron en pinos fue un robo descarado compra de votos amanos llenas uranas empachadas cursos de manualidades intimidando ala jente con quiterles apoyos federales y asta gente golpiada carros destrozados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.