Alepo

Por Andrea Mantecón

Hoy nos levantamos en un mundo triste. En un mundo impotente ante las injusticias, un mundo dividido por religiones, intereses económicos y posturas políticas. Nos levantamos en un mundo en el que algunos títulos de noticias leían que la Guerra de Alepo había finalmente terminado, bajo el acuerdo de que el grupo de oposición al presidente evacuara la ciudad, solo para ver unas horas después la matanza de civiles en las calles tratando de irse a manos de las fuerzas del gobierno sirio, un edificio con una docena de niños en fuego, y las despedidas de las personas capturadas en las zonas aún controladas por los rebeldes.

En medio de este genocidio actual, me pesa lo poco que se puede hacer en un mundo que se jacta de estar más y más conectado. No puedo dejar de pensar en las más de 400,000 personas que han muerto y en a dónde irán las personas que ahora no tienen nada. No puedo dejar de pensar en que la humanidad del siglo veintiuno ha destrozado hasta los escombros una ciudad entera, los hogares de millones de personas y las vidas de cientos de miles.

Entre las noticias que leí hoy encontré un vista aérea reciente de Alepo al lado de una foto de la ciudad antes de la guerra. En la foto se observaba la riqueza cultural y arquitectónica de sus espacios y su vida urbana. ¿Cómo es que podemos unirnos para construir maravillas y después destrozarlas porque pensamos diferente? Destrozarnos unos a otros porque somos diferentes. Siempre me ha maravillado la capacidad de los humanos de crear, el arte es para mi la prueba de nuestra nobleza y nuestra razón, sin embargo hoy me asombra nuestra capacidad de destruirnos.

En cada foto de una escena urbana destrozada, hay miles de vidas perdidas, cientos de familias destruidas. Con cada foto que veo no dejo de pensar en el esfuerzo que requirió construir a Alepo, la creatividad detrás de cada edificio, los sueños y metas de quienes vivían en ellos y como en el curso de 4 años todo esto ha desaparecido por completo. En cada foto está el reflejo de lo que puede hacer la intolerancia, la avaricia, la ignorancia. En cada foto está lo que tendremos de hoy en adelante que aceptar como pruebas de nuestra estupidez, pero en cada foto están también miles de razones para luchar contra nosotros mismos, contra nuestro miedo, contra nuestra intolerancia, contra nuestro ego y aspirar a ser personas que hagan de su prójimo una prioridad.

Imágenes de:
http://www.cnn.com/2016/12/13/world/what-aleppo-looked-like-before-the-war-trnd/
http://www.businessinsider.com/photos-of-aleppo-before-the-war-2016-12
http://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/battle-for-aleppo-who-is-fighting-why-is-it-significant-what-are-the-long-term-consequences-a6857606.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.