Author Archives: Andrea Pérez Castillo

Matrimonio a la mexicana, ¡picante! (Especial maridaje con gastronomía mexicana).

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

Buen día amigos catadores, bienvenidos a otro viernes de vino en voces cruzadas.

El día de hoy les comparto algunos maridajes con comida mexicana, ¡perfecto para este viernes picante!

Para iniciar debemos conocer el origen de la palabra maridaje.
La palabra “maridaje viene del término francés “mariage” que significa matrimonio; así es amigos, suena un poco loco pero también (coloquialmente dicho) ¡se”matrimonean” los vinos!

Nada como el buen comer y el buen beber, eso amigos son de los pequeños placeres de la vida y logrando un maridaje con comida mexicana ¡ufff! Es excepcional.

La comida mexicana como ya sabemos es exótica, donde utilizamos especias o condimentos tan especiales como la canela o el chocolate, incluso insectos y hongos como el huitlacoche, sin olvidar nuestra gran variedad de chiles. Tenemos una de las gastronomías más especiales y más sabrosas del mundo.

Muchas personas se quejan de que el picante adormece nuestras papilas gustativas, bueno pues los mexicanos somos taaaaan tremendos y creativos que ya tenemos de todo tipo de maridajes armoniosos, complementarios y hasta de contraste. ¿Cómo lo ven? ¿Comenzamos?

Que les parece iniciar con unos taquitos de carne asada con salsa molcajeteada que maridan genial con un vino tinto de crianza de variedades como cabernet sauvignon o un tempranillo.

O un cevichito de camarón y pescado, o que tal un aguachile con su salsa verde picante, ambos quedan genial con un vino blanco joven como un sauvignon blanc o un chardonnay, con su temperatura adecuada.

O que tal unos taquitos de cabrito con su tortilla de harina y salsa roja que va fenomenal con un vino tinto de crianza como un merlot o un syrah.

Que les parecen unas carnitas de cerdo con su pico de gallo y chiles güeros acompañado de un vino tinto de crianza merlot o garnacha.

Por último como les caerían unas enchiladas rojas o un buen mole, que va fantástico con un vino de crianza, te recomiendo un pinot noir o un syrah.

¡Uuuf! ¡Ya muero de hambre!

¿Qué tal? Estos son sólo algunos platillos mexicanos, pero hay infinidad y todos riquísimos.

Ahora la recomendación: Experimenten, solo recuerden que un plato sencillo marida siempre con un vino sencillo (como vinos jóvenes blancos o tintos e incluso rosados), y los platillos más elaborados maridan con vinos más complejos (como los vinos de crianza, reservas y gran reserva).

Por cierto ¡Feliz día de la tierra!

¡Enjoy!

¡Ooops! Que NO hacer al beber vino

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

¡Buen día amigos catadores!

Nos encontramos en otro viernes de vinos en voces cruzadas.

Este viernes hablaré de algunas faltas al protocolo, al rituuuuaaaal de la degustación de la bebida de los dioses, es decir que no hacer al beber vino.

Y comenzamos con la más común y más fuerte para los “snobs” del vino. Nunca y recalco, nuuuuunca tomen la copa del cáliz (la parte más alta de la copa y el recipiente donde se contiene el vino), esto es porque el vino según su tipo se sirve a diferentes temperaturas, entonces si se toma la copa del cáliz, la temperatura aumentará por el calor de las manos y así no podrás disfrutar y percibir todo lo que el vino tiene para expresar. Tampoco es correcto tomar la copa de la base o pie.

¡Solution! La manera correcta de tomar la copa es en el tallo (la parte alargada de la copa), además de respetar la temperatura del vino, tomando la copa del tallo podemos interactuar más con el vino, como para observar su color, moverlo un poco para que se volatilicen sus aromas y poder apreciarlos mejor.

Otra falta terrible en la mesa es ¡llenar la copa hasta el tope! ¡Ni que fuera refresco! El vino merece ser apreciado, es un producto delicado y así se le debe tratar.

¡Solution! La manera correcta de servir el vino es:

-Para vinos blancos y rosados, llenar solo un tercio de la copa, ya que estos se sirven a temperaturas más bajas y para poder disfrutar de su temperatura se recomienda llenarlos de esta manera.

-Para vinos para tintos, llenar hasta el ecuador es decir hasta la mitad, cuando hablamos de tintos reserva y gran reserva, se recomienda llenar solo un tercio de la copa.

-Para los vinos espumosos, llenar la copa tipo flauta (copa alargada)dejando un centímetro libre, esto para dejar q la espuma suba y no se derrame, además de poder percibir el rosario que es el hilo que forman las pequeñas burbujas al subir.

Otro error al consumir vino es servirlo a temperaturas muy bajas o a temperatura ambiente, por favor no lo hagan, cada tipo de vino tiene sus temperatura de servicio, esto para que el vino potencie sus cualidades y genere en ti una explosión de sentidos. Si no lo servimos a temperatura correcta nos perderemos de todo eso.

¡Solution! Las temperaturas correctas de servicio según tipo de vino son:

Vinos blancos jóvenes: 6 a 8 °C
Vinos rosados: 10 a 13 °C
Vinos tintos jóvenes: 15 a 16 °C
Vinos reserva y gran reserva: 17 a 18 °C
Vino espumoso: 5 a 6 °C

¿Qué tal? ¿Interesante verdad? Siempre es bueno saber este tipo de cosas, ahora ya sabemos que NO hacer al beber vino.

Ahora la recomendación: Ya que hablamos de cómo beberlo es preciso tener copas limpias, les recomiendo que laven sus copas con agua caliente, pero no hirviendo ya que pueden romperse y secar con un paño o trapo de algodón. Por ultimo al guardarlas, la manera correcta es guardarlas boca arriba ya que si se guardan boca abajo pueden encerrar aromas y quedarse en la copa.

Por ahora es todo amigos, nos leemos en la próxima.

¡Enjoy!

En busca del Oasis en el desierto (Valle de parras).

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

Buen día amigos amantes del vino, nos volvemos a encontrar en otro viernes de vinos en voces cruzadas.

Coincidimos hoy con el inicio de un nuevo mes, ya los viñedos han brotado y nos regalan una estampa preciosa.

Hoy amigos, platicaremos de un valle muy especial, conocido como el “oasis del desierto”. Hablaremos del valle de parras ubicado en el estado de Coahuila.

Recientemente visité el valle de parras, y déjenme contarles que es muy interesante. Es impresionante el momento en que entras al valle, dejas atrás el desierto con sus yucas y cactáceas para adentrarte a nogaleras, acequias con agua corriendo y un clima agradable con aroma a orégano, realmente es impactante.

Característico por tener la climatología óptima para el cultivo de la vid, días con temperaturas que alcanzan los 30-33 °C y por las noches con 15-18 °C en el verano.

Este valle es una caja de sorpresas además de todo lo que el oasis nos expresa, antiguamente fue un importante productor de mezclilla. Otra cosa que tengo que mencionar, es que aquí se estableció la primera vinícola de América en 1597, es por esto que el valle de parras es tan popular a nivel mundial.

Regresando a los vinos, tuve la oportunidad de degustar unos vinos muy especiales entre ellos, un casa madero Chardonnay 2013, ¡elaborado con uvas orgánicas! Un vino que sorprende ya que esperas como siempre los cítricos o la manzana verde de los Chardonnay, pero en este vino encontrarás piña y aromas minerales.

Otro vino que esta espectacular, es un Rivero González llamado “Scielo reserva Shiraz” 2013 este vino tiene la madera de la barrica bien trabajada ya que conserva los aromas varietales del Shiraz y lo más extraño, pero en el buen sentido, es que refleja además de frutos negros, la nuez tan representativa del valle, ¡es increíble!

Para terminar un vino de una bodega, que me costó trabajo encontrarla (li-te-ral, como dicen por ahí), es porque la bodega se encuentra rodeada de cerros esto me ha impresionado, ya que esto cambia las condiciones agroclimáticas del viñedo que se encuentra ahí. Es el Pinot noir de bodegas Don leo 2013. Un vino delicado, con tonos rubíes muy elegantes. El vino está perfectamente logrado, en el mundo de la enología se sabe que la variedad bordelesa Pinot noir es un desafío por su delicadeza. Es una sorpresa ya que en el valle de parras no había vinos de esta variedad.

¿Qué les ha parecido? ¿Interesante verdad? Y eso que sólo fue un pedacito de lo mucho que este valle tiene para dar al mundo.

Para terminar la recomendación. En este caso, me toca recomendarles que al visitar el valle de parras, no olviden comprar (además de vino) nuez fresca y dulces artesanales ¡son magníficos!

Amigos nos leemos en la próxima.

¡Enjoy!

Un vino muy a la “La vie en rose” (a la vida en rosa).

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

Buen día amigos #winelovers, amantes del vino, catadores del elixir de los dioses osea, todos nosotros que amamos el vino. Nos volvemos a encontrar en otro viernes de vinos en Voces Cruzadas.

Ya casi llega la primavera, ¡qué emoción! Todo es colorido, nuevo, brillante y fresco como el vino del cual les hablaré el día de hoy. Hoy conoceremos el vino rosado.

¡Uy! Pero que nombre tan raro ¿no? el nombre viene del proceso de elaboración y claramente del color final del vino.

La manera más tradicional de elaborarlo, la que usan la mayoría de las bodegas en el mundo es el llamado por “Sangrado” (¡pero no se me asusten! no tiene nada que ver con sangre real ¡iuuugh!).

Este método consiste en estrujar la uva tinta y pasarla a un depósito y dejar macerar durante un periodo no muy largo de tiempo a temperatura baja. Durante este tiempo de macerado es cuando la piel de la uva nos aporta el color y aromas. Cuando el enólogo decide que ha terminado su tiempo de maceración, realiza el “sangrado”, que es abrir la llave o grifo inferior del tanque para que caiga o “sangre” por gravedad el mosto rosado.

Cuando tenemos nuestro mosto rosado, lo someten a un “desfangado”, que sirve para obtener un mosto más limpio y sin residuos. Teniendo limpio nuestro mosto continúa su proceso de elaboración con la fermentación alcohólica.
Los vinos rosados se procuran embotellar y vender de inmediato, es decir cuando se ha terminado su elaboración ya que se busca que toda su expresividad y frescura llegue al consumidor cuanto antes.

¿Qué tal? ¿Genial no? Cada día aprendemos un poco más sobre la increíble cultura del vino.

Y ahora para que vean la vida en rosa, les dejo una recomendación de un vino rosado de la bodega “Hacienda la lomita” la cual se encuentra en el valle de Guadalupe en Baja California Mex.

El nombre del vino me encanta, “Cursi” 2013, elaborado con grenache, shiraz y merlot. Presenta un color rojo cereza, en la nariz tiene aromas a caramelos, frutas rojas (fresas y cereza). La boca es interesante ya que percibes caramelos, gomitas de fresa y paletas de caramelo rojo y frutas como frambuesa y fresa.

Amigos espero que hayan disfrutado de este artículo tan especial, recuerden que todo en rosa es más lindo! Nos leemos en la próxima.

¡Enjoy!

Hablemos del corazón…y del vino

ANDREA PÉREZ CASTILLO

“El vino siembra poesía en los corazones.” Dante Alighieri.

¡Buen día catadores! Nos volvemos a encontrar otro #viernesdevinos en voces cruzadas.

Con la novedad de que este fin de semana se celebra el día de San Valentín conocido también como el día de los enamoraooooos o el día del amor y la amistad.

La cosa es que este día hay que pasarla bien y para eso hoy platicaremos de los beneficios del vino hacia nuestro ¡corazoncito!

Ah! Por cierto, recordando que…“Donde no hay vino no hay amor.” Eurípides.
Les tengo algunas propuestas de un par de vinazos para celebrar con los amigos o con su amorcito <3 (¡que cursi!).

Amigos, el vino tiene efectos beneficiosos para nuestro organismo siempre y cuando se beba de manera moderada. La cosa es así, todo en exceso es malo. Pero como les dije bebiendo de manera responsable el vino nos trae beneficios a nuestro sistema cardiovascular, digestivo y nervioso.

Hablemos del corazón, el trabajo del vino en nuestro “Little heart” es que poco a poquito regula y disminuye el colesterol mejorando la circulación de la sangre. Y para aquellos que se les olvidan las fechas como esta(no se preocupen, a todos nos ha pasado), pues fíjense que el vino también es bueno para la memoria, si sí estás leyendo bien, es bueno para la memoria; bueno no es que el vino te va a estar recordando tu lista de deberes etc. pero si hay estudios que revelan que las personas que beben vino de manera frecuente y moderada, son menos propensas a sufrir de Alzheimer que los que no beben vino.

Por último, otro dato que seguro les va venir bien para las cenas románticas o cenas entre amigos, déjenme decirles que ya es bien conocido que el vino nos ayuda a tener una buena digestión, así que no olviden maridar su cena con un buen vino.

Y ahora la recomendación, un vino mexicano del Valle de Guadalupe: Trazo 2011, el vino top de la bodega Fraternidad, un vino expresivo, donde destacan sus notas a chocolate, herbáceas y madera. Un “coupage” de tempranillo, cabernet sauvignon, merlot y petit verdot ¡Perfecto para estas fechas!

Y un plus, les cuento que ayer probé un vino espectacular que nos recomienda una de mis grandes amigas, Amarone della Valpolicella de la bodega Tommasi del Veneto, Italia.

Y para terminar les dejo una frase que nos queda a nosotros, los amantes el vino: “Si los amantes del vino y del amor van al infierno… vacío debe estar el paraíso.” Omar Khayyam.

¿Qué tal? ¿Genial no? ¡Disfruten de estas fechas catadores! nos leemos en la próxima. ¡Feliz 14 de febrero!

¡Enjoy!

EL “TERROIR” ZACATECANO ¡AJÚA!

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

Amigos míos amantes de la cultura del vino, bienvenidos a la segunda temporada de #VocesCruzadas. ¡Regresamos con toda la actitud! ¿Están listos para disfrutar de la vida y el vino?

¡Seguiremos aprendiendo juntos sobre la bebida de los dioses! ¡Comenzamos!

Que mejor manera para iniciar esta temporada hablando de nuestro hermoso estado Zacatecas y su pasado, presente y futuro vitivinícola.

Los vinos producidos en este estado se han distinguido por su carácter, mira que ser producidos a más de 2,500 msnm y en él semidesierto, ¡son unos guerreros!

Como les dije hablaremos un poco de su pasado, desde los 70´s se tiene antecedentes de vitivinícolas existentes en el estado, donde los principales municipios productores tenemos a Ojo caliente, Fresnillo, Luis moya y Guadalupe. Las variedades Ruby cabernet (una variedad casi ya inexistente por su rudeza y como me dijo un profe de la universidad, eso ya es una castaña haha… Ya casi no se cultiva actualmente pero oye con algo se tenía que empezar ¿no?) y chardonnay fueron las primeras en producirse. Con el paso de los años se escucharon nombrar bodegas del altiplano o la bodega del “saucito” o casa Tavera Díaz entre otras.

Hablando ahora de su presente, actualmente Zacatecas participa produciendo 23 mil toneladas de uva para proceso aproximadamente, según la FAO. Ahora podemos encontrar variedades más conocidas como merlot, syrah, sauvignon blanc, cabernet sauvignon, malbec y tempranillo. Y con nuevas bodegas por proyectarse al éxito.

¿Pero qué pasa con el futuro de este terruño Zacatecano? Con el “boom” que se está produciendo gracias a nuestros hermanos de Baja California y los antecedentes también de Coahuila, Zacatecas se ha dado cuenta de que es momento de retomar el camino vitivinícola y utilizar todo ese potencial que muchos sabíamos que tenía.

Ahora se están produciendo unos vinazos que se antoja tomarlos en una terracita en el centro histórico y teniendo de fondo la bufa. ¿Qué tal? ¿Interesante no? No le pierdan la vista a este renacer vitivinícola.

Amigos neófitos y no tan neófitos del vino acompáñenos a mis amigos de voces cruzadas y a mí a seguir aprendiendo juntos. No olviden compartir y comentar.

Y ahora, la recomendación. Hoy toca vino Zacatecano, que les parece un vino Tierra adentro merlot 2011.

Un gusto volvernos a encontrar, nos leeremos a la próxima. ¡enjoy!

¡ESTE VINO ES MÍO!

ANDREA PÉREZ CASTILLO

Buen día amigos enófilos ¿cómo les pinta el invierno? Ya casi termina así que a disfrutarlo.

El día de hoy aprenderemos acerca de las denominaciones de origen. ¿Han escuchado sobre esto?

Las denominaciones de origen se refieren a zonas geográficas donde se produce determinado producto, son productos agrícolas, también elaborados. En nuestro lindo país México la denominación de origen ya es un hecho, ya tenemos productos como tequila, mezcal, café, chiles y algunas frutas también.

En el caso del vino las denominaciones de origen exigen una producción y elaboración con características específicas como: clima, tipo de suelo, variedades de uva, procesos y reglas de cultivo, entre otras. Detalles que van desde la cantidad de producción anual, todo esto para obtener un producto que refleje la zona donde se produjo el vino y claro, mantener esa línea de calidad.

Cada denominación de origen tiene un consejo y su reglamento. Y el consejo se encarga de que esas reglas se cumplan al pie de la letra ya que el objetivo de seguir produciendo estos vinos es que estos expresen la pertenencia de la zona de donde vienen.

Es así como sabemos el origen de cada vino, es como decir: este vino es mío y aquel es tuyo ¿se escucha un poco raro no?

Ya que aprendimos que es una D.O que les parece conocer algunas de las más famosas. Por ejemplo en España encontramos la D.O La Rioja donde se producen solo las variedades tempranillo, garnacha, mazuela, malvasía. También está la D.O. Ribera del Duero donde las variedades son tempranillo, garnacha y albillo. Existen también en Portugal con el vinho verde y el oporto, así como en otros países con vinos especiales. Francia tiene otros rangos de clasificación para sus vinos y las zonas son llamadas regiones, pero eso lo veremos en el siguiente artículo.

Todo esto de zonas geográficas se escucha un poco revuelto pero poco a poco conoceremos más y más sobre este tema.

Y ahora la recomendación: el día de hoy será diferente pues nuestros amigos de Cosecha taller de cocina, Jessica Enríquez y el Chef Hugo Soto nos comparten un maridaje perfecto para estos días fríos que nos incitan a compartirlos con nuestros amigos.

Ellos nos recomiendan unas tapas españolas elaboradas con rodajas de pan horneadas, tomates cherry asados, aceitunas verdes y jamón serrano. Esto acompañado de un D.O. Ribera del Duero, un vino de Bodegas condado de Haza 2008 (tempranillo). Un vino equilibrado con notas de frutos negros, expresa su crianza en barrica de roble y con una permanencia media y delicada en nuestra boca.

Nos vemos en la próxima, ¡enjoy!

¡Nuestros sentidos se fusionan! El gusto (tercera parte)

ANDREA PÉREZ CASTILLO

¡Buen día amigos enófilos!

¿Recuerdan que habíamos hablado sobre como apreciar el color y la nariz de vino?

Pues ahora para cerrar esta trilogía de los sentidos y el vino, terminaremos con el más fabuloso de todos, el gusto.

Recuerden que nosotros ya no tomamos vino, los degustamos.

Pero la degustación implica utilizar toda la boca en sí, el paladar, encías, mejillas y la lengua.  Todo esto no ayuda a sentir el vino, a percibir su textura, densidad, astringencia, efervescencia, temperatura y consistencia.

Ya que sabemos que es la degustación iniciemos con el primer paso.

El ataque. ¿Se escucha un poco fuerte no? pero así debe ser ya que en este paso tenemos la primera impresión del vino, pasando el primer trago por toda la boca, puede resultar un ataque débil es decir que el vino no exprese nada que sea acuoso e insípido, fuerte que sea agresivo en la boca desagradable. Y agradable que caiga bien a nuestra boca que sea equilibrado.

La evolución. Aquí se realiza el segundo trago se pasa por toda la boca y con la ayuda de nuestra nariz, inhalamos y hacemos que los aromas viajen a nuestro bulbo olfativo y exploten todos los aromas (esto se le conoce como retrogusto). En este paso también percibimos la consistencia del vino y lo más importante que la acidez, astringencia y alcohol estén equilibrados y sea agradable a la boca.

El final. El tercer trago es para detectar la permanencia del vino en nuestra boca después de ser tragado o escupido. Si el vino persiste en tu boca quiere decir que es un vino de calidad, lo contrario cuando un vino no persiste que es fugaz.

Increíble como nuestros sentidos se fusionan con el vino ¿Verdad?

Y ahora la recomendación. Cuando vayamos a una cata es recomendable no haber mascado chicle o comido dulces como mentas. También es preferible no tomar previo a una cata bebidas calientes sobre todo café.

Bueno amigos están listos para degustar ¡enjoy!

¡Nuestros sentidos se fusionan! El olfato (segunda parte)

ANDREA PÉREZ CASTILLO

Por fin nos volvemos a encontrar una vez más en un #juevesdevinos en #vocescruzadas. Que bien se siente hablar de vinos con ustedes y ahora más que vienen las fiestas de fin de año, así tendremos oportunidad de practicar lo aprendido hasta ahora ¿no creen?

Retomando el tema de los sentidos, continuamos ahora con el olfato.

Cuando hablamos de los aromas del vino la manera correcta de referirnos es nombrándolo como “la nariz” del vino.

Comenzamos inhalando a copa quieta, en este momento de la cata debemos identificar olores extraños que nos hablen de contaminación del vino por ejemplo corcho en malas condiciones. Ya estando seguros de que nuestro vino está en buenas condiciones, tomamos nuestra copa del tallo y comenzamos a mover el vino para que se oxigene. Nuevamente introducimos nuestra nariz a la copa para comenzar a reconocer olores y su intensidad. Por ultimo otra vez a copa quieta introducimos nuestra nariz y ahora percibimos como es que los olores cambian con el tiempo de oxigenación que le dimos al vino.

Pero ustedes se preguntaran pero ¿qué es lo que percibimos?  Bueno pues esto mis amigo enófilos se le llama aromas primarios que se refiere a aromas frutales, florales, especias, maderas y minerales. También están los olores secundarios donde encontramos aromas de acuerdo a la fermentación y lo que percibimos es el olor de las levaduras. Por último los aromas terciaros que solo se encuentran en los vinos de crianza, vinos que pasaron por barrica y que con los años se equilibra y lo vuelven más interesante por su complejidad en el aroma.

¿Qué les parece la nariz del vino? ¿Interesante verdad? Y eso que aún nos falta el sentido del gusto.

Y ahora la recomendación: cuando catamos un vino es de suma importancia que el vino se encuentre a la temperatura adecuada según su color y tipo. Procuren que el vino no se encuentre o muy frio o muy caliente. También es importante usar la copa adecuada conde podamos introducir nuestra nariz sin problema alguno.

¡Hasta la próxima! ¡Enjoy!

¡Nuestros sentidos y el vino se fusionan! La vista (primera parte)

ANDREA PÉREZ CASTILLO.

Amigos enófilos ¡por fin es #juevesdevinos en #vocescruzadas! ¡Pero que lindo está el día hoy! Nada mejor que un día nublado para degustar un buen vino con los amigos.

¿Recuerdan que en el artículo anterior hablamos de los colores del vino? Pues en el artículo de hoy les platicare como es que se debe apreciar e interpretar el color, limpieza y brillo del vino

¿Están listos?

Como ya sabemos, el color del vino nos dice la edad, calidad, variedad y tipo de crianza. Cuando estamos catando un vino siempre comenzamos con la vista.

Con la copa en la mano (la cantidad de vino exacta es sólo una tercera parte de la copa) lo primero que se observa es el DISCO y para poder apreciarlo debemos ver la copa desde arriba, después se inclina la copa siempre teniendo un fondo blanco y así podrás observar la limpieza del vino y su brillo. Esto es lo más importante porque nosotros como catadores debemos estar seguros de que vamos a consumir un producto limpio.

El segundo paso es observar el BORDE, es un anillo que se presenta entre las paredes de la copa y el vino. Lo primero que debemos notar es la tonalidad de este. Cuando se trata de un vino joven se pueden ver una tonalidad ligeramente azules. Cuando se trata de un vino maduro las tonalidades son tonos teja – terrosos.

Para terminar las ya conocidas LAGRIMAS o PIERNAS del vino. Lo que tienes que hacer aquí es hacer girar el vino para que este haga contacto con las paredes de la copa, después podrás observar las gotas transparentes descendiendo lentamente, esto son las lágrimas o piernas.

Las lágrimas son el conjunto de glicerol, alcohol y azúcar. Si estas descienden lentamente nos indican que el vino tiene un buen contenido del alcohol y azúcares, es cuando podemos usar lenguaje como lagrimas espesas, mielosas y untosas. Lo contrario sucede cuando las lágrimas descienden rápidamente esto indica lo contrario y nos expresamos de estas lagrimas como acuosas, liquidas y débiles.

Con esto terminamos con la apreciación del vino con nuestra vista. Pero recuerden amigos enófilos aquí no termina la cata, así que prepárense para el próximo artículo.

Y ahora la recomendación: para aplicar lo aprendido del día de hoy les recomiendo un vino di varietal tinto joven, La Redonda  2012 Malbec, Cabernet Sauvignon.

¡Hasta la próxima enjoy!