Category Archives: Política

Amero

por Bruno Zarazúa

“Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el  mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo…”
Simón Bolívar

 

Imagina por un momento que los países de américa del norte encuentran las circunstancias idóneas y el factor común para unir las economías, muy al estilo europeo.

Muchos ya se han planteado este panorama que incluso desde hace ya varios años nombraron la moneda que circulará dentro de este nuevo (y no tanto) bloque económico, bautizaron a la moneda como “amero”.

Más allá de la imaginación, algunos analistas económicos sustentan esta hipótesis con los cambios estructurales que ha tenido México desde la década de los 80’s, periodo en el que se ubica la entrada de nuestro país al sistema globalizado.

Estos mismos analistas llamados por algunos como “conspiranoicos” coinciden en que la mayoría de las reformas que en la actualidad tienen lugar en nuestro México, apuntan a una estandarización de políticas para homogeneizarlas con los países vecinos del norte.

Suponiendo que la unión de las economías resultara verdad, ¿qué crees que sucedería con nuestro país?

Las posibilidades ante este panorama resultan muy amplias y con un sin número de distintos escenarios. En este espacio tan solo haré un par de planteamientos que en mi opinión son muy probable que sucedan, sí se llega a consolidar esta integración.

Por un lado uno de los primeros pasos sería el eliminar las fronteras, lo que esto significaría para muchos paisanos la posibilidad de volver a ver a sus familias sin el temor de perder el patrimonio que con tanto esfuerzo han logrado en Estados Unido. Por otro lado, la migración de muchos mexicanos rumbo a los países vecinos en busca de nuevas y mejores oportunidades.

De igual forma se esperaría que en México existiera una mayor inversión extranjera, ya que para muchos capitales este país sería como tierra virgen para expandir sus negocios. Esto conlleva a un aumento en las fuentes de empleo.

Hasta aquí parece todo bien. Lo único preocupante es que tal parece que la mejor de las suertes para nosotros sería ser empleado y bueno es que en estos tiempos un empleo bien pagado es muy muy escaso, que va digamos ya un empleo.

Bajo esta misma premisa son muy pocos los mexicanos que tendrían la posibilidad de hacer inversiones serias en los países vecinos.

Ya fuera de suposiciones, en la actualidad se hacen grandes esfuerzos para atraer empresas extranjeras que den empleo a los mexicanos, para lograr la atracción de estas inversiones se tienen que hacer una serie de concesiones como lo son la exención del pago de impuestos, la donación de terrenos, el comodato de naves industriales, entre otras. Todo esto es necesario ya que si no se ofrecen tales beneficios, el capital puede elegir un nuevo destino de inversión así sea un estado vecino dentro del mismo país.

Pues bueno la actualidad no dista mucho de las conjeturas hechas anteriormente. Lo que realmente beneficiaría a nuestro país y a nosotros mismos es que dejáramos de ser empleados para ser empleadores. Y que esas inversiones de capital extranjero que se hacen en nuestros estados permitan una tracción y desarrollo de empresas alrededor de esta primera.

Para esto deberíamos crear nuevas empresas que brinden servicios y productos de calidad a estas compañías extranjeras, y a los productores y comerciantes locales existentes se necesitaría profesionalizarlos, eficientando sus procesos para que sean tomados en cuenta dentro de las listas de proveedores.

Más aparte de estos esfuerzos, se necesitan encontrar vocaciones regionales que consoliden cadenas empresariales y así fortalecer la economía interna, creando productos regionales de calidad y que puedan ser exportados.

De esta manera sí “el amero” toma vida sería un poco más difícil que nos agarre en curva. Y con un poco más de apoyo habría más mexicanos invirtiendo en el extranjero para expandir sus negocios y ser nosotros quien lleva fuentes de empleo a otros países.

Llámenme soñador. Hasta la próxima.

Perdón, Peña

Por Rogelio Cárdenas Vargas

Han pasado 16 años desde que el PAN logró la alternancia en nuestro sistema político con la llegada de Vicente Fox, aquel ranchero bonachón de bigote que prometió sacar a las víboras prietas, alimañas y tepocatas del sistema, no lo hizo. Después, un chaparrito pelón de lentes, prometió traer seguridad a nuestro país y terminar con el narcotráfico, tampoco lo logró.

12 años perdidos en discursos llenos de promesas de cambio que nunca llegaron. Ahora, el guapo que salvaría a México del subdesarrollo gracias a un conjunto de reformas estructurales que permitirían al país sacar su máximo potencial en beneficio de la ciudadanía, pide perdón no por no lograr sus objetivos discursivos, sino por no poder ocultar su corrupción, por su incapacidad, por su estupidez.

Hace unas semanas, la intervención de Obama sobre el concepto de populismo que manifestó Peña Nieto duró muy poco entre nuestro medio político, pero evidencio el bajo nivel conceptual que poseemos en nuestro sistema. Peña Nieto, en aquella intervención alertaba los peligros del populismo en la política, palabra muy empleada en nuestro país para denostar principalmente a los políticos de izquierda, un concepto erróneo como se lo hizo sabe Obama.

Demagogia es la palabra que debió emplear, como la que han empleado tanto el PAN como el PRI para llegar a gobernar, discursos que dicen lo que la gente quiere oír, pero sin sustento o con pocas posibilidades de poderse efectuar. La demagogia que lo llevo a pedir perdón en su discurso sobre la ley anticorrupción, como llevó a López Portillo a llorar en un informe de gobierno.  La demagogia que empleo Vicente Fox o Felipe Calderón asegurando que ellos no eran como el PRI y que cambiarían nuestro país, sin cambiar nada.

Son muchos años ya de gobiernos demagogos, de gobiernos de discursos populares y de acciones para los privilegiados, de fantasías discursivas y acciones punitivas, que agravan la desigualdad y enfrentan a la sociedad.

Ya ha comenzado la carrera presidencial, estamos transcurriendo los últimos tiempos del peor gobierno que me ha tocado vivir y teniendo a Vicente Fox en el retrovisor ya es mucho decir. Comenzaran los mensajes contra el populismo, los discursos del miedo, los discursos de la confrontación, los mismos discursos que nos tienen en el subdesarrollo, pagando combustibles caros, con empleos baratos y con el sistema educativo olvidado. Los discursos de la demagogia llagarán a nuestros oídos y quizá sea tiempo de hacer oídos sordos.

Quizá aquel monstruo populista no sea tal, si Obama se considera populista ¿a quien no le gustaría tener un presidente como Obama lo es para los americanos? Un presidente que piense en su pueblo antes de pensar en los consorcios, los poderes fácticos o las élites políticas y sociales. Debemos comenzar a distinguir entre populismo y demagogia, la demagogia la hemos sufrido innumerables años.

Alguna vez creí que no existiría ningún presidente capaz de sobrepasar la bufonería y demagogia de Fox, Peña me ha demostrado una y otra vez que me equivoqué. Perdón Peña, te sobrevaloré, no lo volveré a hacer.

Justicia Relativa

J. Jesús Reyes R. del Cueto

El pasado 5 de Julio, la sala superior del Tribunal de Justicia Electoral del Estado de Zacatecas, con dos votos a favor y dos en contra (el magistrado presidente dando el voto de calidad a favor), decidió pronunciarse a favor de las querellas producidas por el PRI respecto a la inequidad de la elección del Ayuntamiento de la capital de nuestro estado.

Con esto, el Tribunal efectivamente anuló dicha elección y la declaratoria de mayoría relativa recibida por la candidata de MORENA, María Soledad Lúevano Cantú, lo cual significa que después de agotar las instancias de apelación correspondientes (MORENA acudirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación), si estas concuerdan con el pronunciamiento del TJZ, la elección quedará anulada y el congreso del estado tendrá que convocar a nuevas elecciones extraordinarias para elegir al Ayuntamiento de Zacatecas.

Aún a pesar de que en lo personal espero que el TRIFE resuelva a favor de la candidata de MORENA y le regrese el triunfo que se ganó en las urnas, esta decisión del Tribunal Electoral estatal confirma lo turbio y opaco del proceso electoral y lo mucho que el ejecutivo estatal influyó y se metió en los procedimientos electorales que deben de ser autónomos.

Una vez más vemos como en nuestro país la justicia es solo para unos cuantos, ya que las incontables pruebas presentadas en contra de candidatos priistas no fueron suficientes para anular una sola elección, y no lo han sido sistemáticamente durante nuestra joven democracia. Pero ahora que la victoria es para la oposición, las autoridades electorales ven, aceptan y castigan los hechos que jamás han castigado cuando los perpetradores son del tricolor.

En la sentencia, se le atribuye la anulación a varios hechos indebidos, entre ellos actos anticipados de campaña y uso indebido de marcas al entregar playeras con ciertos logos empresariales. Si la misma vara fuera usada en todos los procesos electorales, todas y cada una de las elecciones deberían de ser supuestamente anuladas, pero nunca lo han sido.

Todos los zacatecanos sabemos que actos anticipados de campañas los realizaron los tres principales candidatos a gobernador y cientos de candidatos a diputaciones y alcaldías; lo hicieron ellos y lo han hecho candidatos en todo el país desde hace mucho tiempo. ¿Qué me dicen del uso indebido de marcas como Soriana y MONEX para promover el voto a favor de nuestro ahora presidente Enrique Peña Nieto? De esos actos indebidos las autoridades jamás dijeron nada. Pero ahora el tribunal decidió castigar a MORENA y anular el golpe más fuerte que la oposición logró dar durante las elecciones pasadas, al arrebatarle al PRI la capital de nuestro estado.

La anulación de una elección es algo relativamente extraño, no se da muy seguido en nuestra democracia y esto es por algo. Rara vez se puede probar y demostrar que ciertos actos indebidos afectaron el resultado de una elección; boletas falsas o una demostrada compra de votos deben ser causales para anular la elección, pero rara vez lo han sido.

Las apelaciones y acusaciones en los procesos post-electorales normalmente son dirigidos a los actos indebidos de campaña, antes de que las elecciones se lleven a cabo, pero ¿cómo sabemos qué estos actos influyeron en la voluntad popular? Si no lo hicieron, no deberíamos de anular la elección. Es importante mencionar que en la elección del Ayuntamiento capitalino, los conteos preliminares favorecieron al PRI, sus aliados y su candidata Judit Guerrero, pero después de contar todos los votos, las tendencias se revirtieron a favor de MORENA y Soledad Lúevano por apenas 562 votos de diferencia.

La ciudadanía favoreció, por lo mínimo a MORENA, y ahora el tribunal pisotea la voluntad de los ciudadanos al argumentar que actos aislados (que cometen virtualmente todos los candidatos) son suficientes para anular la elección. Poco vale la excusa o justificación “si todos lo hacen, yo también lo puedo hacer”. Los actos de MORENA y su candidata fueron indebidos, pero el electorado la favoreció y eso debe de respetarse; en todo caso, si van a anular esta, entonces que anulen todas. Razones las hay de sobra.

¿Corrupción cultural?

Por Rogelio Cárdenas Vargas

La corrupción es uno de los temas que más agravan los problemas de desigualdad que aqueja a nuestro país, el desvío de recursos públicos reducen la eficiencia de nuestros impuestos destinados a mejorar las condiciones de vida de nuestra sociedad. En el sector privado incrementa en ocasiones los costos de producción o en otras disminuyen la calidad de los productos que obtenemos.

Son muchos los discursos que apuntan a la corrupción como uno de los principales males que deben ser combatidos para mejorar los índices de desarrollo de México, sin embargo, para muchos es imposible ya que la sociedad mexicana tiene muy arraigada la cultura de la corrupción.

Por esto cabe preguntarse ¿Existen sociedades exentas de corrupción?, a simple vista la respuesta es no, en todas las sociedades existen individuos que buscan la manera de brincarse las normas impuestas para alcanzar una convivencia social sin deñar los derechos establecidos por la misma sociedad. Sin embargo, si existen sociedades con muy bajos índices de corrupción y la gran diferencia es que en muchos de esos países la corrupción se castiga incluso con la muerte.

Todos los sistemas conocidos se rigen por leyes de la naturaleza, uno de estos conceptos es el de la energía mínima, es decir, los sistemas buscan la forma de tener un estado de energía mínimo y lo buscan por el camino que les implique un menor gasto de la energía.

¿Qué significa ser corruto? Gastar la menor cantidad de recursos y energía para lograr un objetivo. Si el objetivo es ganar contratos la forma más segura y con menor desgaste es sobornar a los involucrados en el otorgamiento de los mismos. Si un ciudadano común y corriente comete una infracción de tránsito, lo más fácil es sobornar al agente y proseguir con su camino o estacionarse en doble o triple fila con el fin de no desplazarse (consumir energía) algunos metros de más y llegar a su destino.

Entonces, bajo esta premisa ahora hay que preguntarnos ¿Es posible que una sociedad deje de engendrar individuos corruptos? Yo creo que la respuesta sería un contundente NO, aunque a algunos les cueste admitirlo, tenemos componentes de nuestro comportamiento que escapan a la razón y la corrupción en mi entender en gran parte es por esto, ya que involucra el quebranto de las leyes que se crearon para normar la convivencia y son producto de la evolución social.

No quiero decir que ser corrupto es ser animal o falto de razón, sino que nos dejamos llevar por la ley de energía mínima sin importar el quebranto de las normas y las consecuencias que esta acción conllevan. ¿Existen animales corruptos? Sin normas que violar, no, simplemente siguen lo que les dicta la naturaleza.

¿Entonces qué podemos hacer en México? Combatir la impunidad y no la corrupción, los países con bajos índices de corrupción tienen castigos muy severos y otros menores pero con índices de impunidad bajos. En México existen muchas leyes que castigan la corrupción y otras tantas que intentas prevenirla, sin embargo, sigue existiendo, ¿Cuál es la diferencia? Que aquí a los corruptos no se les castiga, a los que infringen las normas y se les evidencia se les protege, es por eso que hay tanta corrupción, no somos una sociedad corrupta, somos una sociedad impune.

Y es muy sencillo de ejemplificarlo, cuando la autoridad no sanciona las infracciones de tránsito, digamos estacionarse en lugar prohibido, la gente cumpliendo la ley natural de la energía mínima, hace uso de esos lugares acercándose al lugar al que pretende ir, al fin y al cabo no hay sanción. Sin embargo, cuando la autoridad hace su trabajo y comienza a sancionar a quienes violan una norma, la voz se corre y el ciudadanos busca un lugar en donde no se le sancione, cumpliendo las normas, aunque implique un mayor gasto de energía para desplazarse.

Y es así como un gobierno que no sanciona, es un gobierno que desincentiva la convivencia social normada, ocasionando una desobediencia que se extrapola a todos los estratos sociales. El centro histórico de la ciudad de Zacatecas es un claro ejemplo de un gobierno desinteresado por el cumplimiento de las normas, si deja que sus bellas calles se llenen de automóviles estacionados en lugares prohibidos, ¿cuantas leyes de prevención del desvío de recursos públicos estarán violando?

¿Cuánta pobreza está dispuesta a soportar México?

Eduardo Ernesto Hernández Castañeda

Retomo esta pregunta planteada por José Woldenberg en una reciente conferencia que ofreció en nuestro Estado. Lo planteaba en el sentido de entender en qué momento se pudiera dar un cambio radical en el ámbito democrático de nuestra nación, y viene a colación, dado el contexto de crisis social y política que en ella permea.

Parece ser que el único “sector social” que no está dispuesto a reconocer esta crisis, es el de los gobernantes, que aparentemente instalados en una realidad alterna, se niegan a dar fe de los hechos y por ende erran en el diagnóstico de los problemas públicos y en consecuencia, en la propuesta de soluciones: las políticas públicas.

Ese mismo entorno social y político, es evidencia clara del escaso nivel de ciudadanía del mexicano, dada la apatía ya no solo por conocer sus derechos, sino por ejercerlos y más allá, luchar por ellos. En este sentido, el ciudadano erra también en el diagnóstico de los efectos de su ausencia en el ejercicio político y en consecuencia frecuentemente erra en la apatía e incluso rechazo hacia los movimientos sociales que se mantienen luchando dadas determinadas coyunturas políticas; por citar algunos, el #YoSoy132, la CNTE, en su momento el SME, el mismo EZLN, entre otros.

Es cierto que estos movimientos tienen características importantes de radicalismo, pero también es cierto que en su naturaleza propia de lucha antisistémica, no se pueden entender y/o concebir de una manera distinta; quién trata de pintarlos de otra forma, miente o usa la demagogia como herramienta para orientar la opinión pública.

Es cierto que sus medidas de presión política causan complicaciones y en ocasiones, daños al entorno cotidiano social: sus bloqueos, manifestaciones y confrontaciones entre otras; es cierto que con ello dan origen a buena parte del rechazo social; es cierto que detrás de su lucha por el bien común (v.gr. la defensa de la educación pública en el caso de la CNTE) se esconden intereses particulares (v.gr. la defensa de los derechos laborales de sus agremiados y de los grandes privilegios y prebendas económicas y políticas de la CNTE), es cierto que en la misma coyuntura, grupos políticos se adhieren o se apropian de la lucha, en la mayoría de los casos, restando aún más, algún grado de legitimidad (v.gr. AMLO y la CNTE).

Todo ello es cierto, pero también lo es, que ante el agravio continuo que la incorrecta implementación de políticas públicas, ha traído para una importante porción de la población mexicana, este tipo de movimientos representa un viso de esperanza para promover un eventual cambio que mitigue los efectos de la creciente concentración de la riqueza y la marginación de los sectores más vulnerables, provocados por la cada vez mayor corrupción que impera en la gestión pública y la apropiación de los bienes públicos por parte de los privados, dado el modelo económico al que como dijera en una ocasión Paul Krugman, pareciera no permitírsele cuestionamientos, pues admitirlos implicaría de facto reconocer sus falencias.

No soy partidario de estos movimientos radicales, pero reconozco en ellos la importancia de la lucha y resistencia social ante lo que es percibido como agravios del sistema; más aún, reconozco en ellos la importancia de convertirse en un factor coyuntural de cohesión social para despertar a la sociedad del letargo democrático en que se encuentra y de su apatía por el bienestar común y su abrazo incuestionable al individualismo.

¿Cuánta injusticia seguirá soportando México? ¿Cuánta pobreza y desigualdad? ¿Cuánta corrupción? ¿Cuánto enriquecimiento ilícito de gobernantes? ¿Cuánta violencia? ¿Cuánta aplicación selectiva de la Ley, que permita juzgar con distintos parámetros al líder de la CNTE y por ejemplo al del Sindicato Petrolero? ¿Cuánto tienen que caer las finanzas públicas para que se genera la voluntad política y ciudadana para promover el cambio?

¿Podría ello desencadenar una revolución o guerra civil? Sinceramente espero que no , pero no dejo de reconocer que de seguir ejerciendo una gestión pública inercial, tarde o temprano será inevitable. Sin embargo, antes de ello, apelo a un ejercicio de cohesión social no solo con estos movimientos radicales, sino con la ciudadanía en general, que más allá de luchar por el bien particular, deberá entender la importancia de crear un entorno social que promueva el verdadero bienestar para su desarrollo; un entorno de coparticipación, en el que el pastel deje de repartirse en rebanadas enormes para los poderos y migajas para los desprotegidos; un entorno en el que gobierno y sociedad ejerzan de manera conjunta el poder público; un entorno en el que se ejerza una verdadera democracia y haya una sociedad con ideología.

Cito a Barack Obama: “No hay soluciones sencillas; no hay atajos. Tenemos que educar mejor y eso requiere tiempo; tenemos que hacer más dinámico el sector manufacturero, eso lleva tiempo; tenemos que crear un sistema tributario justo; tenemos que aumentar el salario mínimo; tenemos que reestructurar y reformar el sector financiero para evitar que destruyan el sistema, dejando sin empleo a miles de personas.

Son tantos los pendientes, que esperemos se atiendan antes de que México llegue al límite del grado de pobreza que puede soportar.

La recomendación musical del día de hoy, corre a cargo nuevamente del grandioso Al Di Meola, con la interpretación de Señor Mouse, escrita por Chick Corea y grabada en su paso conjunto por la genial agrupación “Return to Forever”. Que la disfruten. (https://www.youtube.com/watch?v=5P25itL5ZfE)

Grandes retos, grandes decisiones

por Bruno Zarazúa

Los empleos públicos pertenecen al Estado; no son patrimonio de particulares. Ninguno que no tenga probidad, aptitudes y merecimientos es digno de ellos.

Simón Bolivar

Alguna vez me tacharon de inmoral por decir que una solución para hacer más eficiente la aletargada maquinaria de la administración pública estatal, era adelgazando su nómina. El señalamiento lo merecía según por el gran aumento en el desempleo que esto representaría. Pero la alternativa sigue siendo viable si acompañando a esta medida, le sigue un programa de coinversión de sociedades. Es decir, si se reúnen 2 o más para invertir el producto de la liquidación para crear una fuente de empleo así sea el autoempleo, el Estado debería de participar en el financiamiento con una parte proporcional a la invertida, aparte de brindar asesorías y acompañamientos para lograr el éxito del emprendimiento.

Y es que son más de 9 mil los trabajadores al servicio del Estado que en conjunto representan más del 60% del gasto presupuestal. Dejando solamente en razón del 40% del presupuesto para obra de infraestructura pública, inversión en educación y salud, inversión deportiva y en seguridad pública, para programas sociales, para fomento al emprendimiento empresarial, en fin, para todo el que hacer del Gobierno.

Es lógico que para el desarrollo de todos los programas de beneficio social es insuficiente el presupuesto estatal, motivo por el cual el Gobernador en turno junto con diputados federales y locales, tienen la obligación de gestionar mayores recursos para abastecer a los programas y proyectos públicos que tienen como único fin el satisfacer la demanda de la sociedad de una mejor calidad de vida. Así es que a través de diversos fondos y programas el Estado ejerce recursos federales, ya que los propios resultan escasos.

Si a esta escasez financiera le sumamos (o le restamos) el inmenso gasto de nómina, esto se vuelve insostenible. En el supuesto de que esta iniciativa fuera privada en lugar de pública, ya hubiera quebrado más de 10 veces.

Es cierto que el capital humano es el más valioso de los recursos con los que cuenta cualquier tipo de empresa, ya sea pública o privada. Pero ¿qué pasa cuando existe sobrepoblación? Esto es una realidad para el caso de algunas dependencias por no decir que el de todas. En algunos casos de la administración pública 8 personas hacen el trabajo de 1, cuando desproporcionadamente en algunos otros casos 1 hace el trabajo de 6.

La administración pública al estar intrínsecamente ligada con la política vuelve más complicado que el personal que ocupa un puesto sea el idóneo de acuerdo con su perfil. Pero esto no es imposible. Si en cualquier empresa privada para poder contratarte te hacen examen de aptitudes, psicométrico y de conocimiento de la materia en relación al puesto que se ostenta y después de este filtro,  te ponen a prueba 3 meses, para después firmar un contrato indefinido, los ascensos de igual forma se concursan, ¿por qué ha de ser tan diferente en la iniciativa pública?.

Sin duda uno de los grandes retos para la siguiente administración y para la que sigue de la que sigue es y será que Gobierno del Estado y la UAZ dejen de ser las principales fuentes de empleo para la población. La atracción de empresas y el impulso al emprendedor deberán ser pilares fundamentales en la política de Gobierno.

En esta ocasión me arriesgo a recibir abucheos, pero ustedes ¿qué opinan al respecto? Será muy grato el leer sus comentarios. Como siempre los invito a seguir participando con sus propuestas y opiniones pues juntos hacemos más. Hasta la próxima.

Semana de malas noticias

J. Jesús Reyes R. del Cueto

Hace dos semanas escribí acerca de mi decepción después de un resultado sorpresivo y deprimente en las elecciones en Zacatecas.

Es importante mencionar que esa misma jornada electoral también dejó algunas buenas noticias en el gran voto de castigo que se dio al PRI, que perdió 7 de las 12 gubernaturas en juego, incluyendo históricos bastiones priistas como Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz.

De la misma manera, ganó por amplia ventaja el que, probablemente, era el mejor candidato en todo el país, el panista Javier Corral, un hombre honesto, crítico y de principios que, si bien mantiene una posición ideológica diferente a la mía, estoy seguro hará un gobierno honesto y cercano a la gente.

Estas fueron las últimas buenas noticias que recibimos a partir de la publicación de mi pasado artículo y aunque mi ánimo no es querer deprimirlos, es importante resaltar los retrocesos que han sucedido en estas dos semanas para la política mexicana e internacional.

En primer lugar está la aprobación de un Sistema Nacional Anticorrupción que es más simulación que otra cosa y en nada ayudará a reducir los altísimos niveles de impunidad y corrupción en nuestro país; simplemente será una maniobra para que la clase política pueda anunciar con bombo y platillo que efectivamente están siendo vigilados.

Junto con esta aprobación vino el aplastamiento institucional de lo que era la iniciativa ciudadana más importante en la historia de México, el famoso 3 de 3. Un total de 634,000 mexicanos firmamos la solicitud para incluir este mecanismo dentro del sistema Anticorrupción, para requerir que los servidores públicos o aspirantes a serlo se vieran obligados a presentar su declaración patrimonial, fiscal y de intereses y hacerla pública, para que fuéramos los ciudadanos los que vigiláramos y no las opacas secretarías de función pública.

Esta petición ciudadana histórica pasó en el Senado y en la Cámara de Diputados, pero con un pequeño pero importantísimo cambio, las declaraciones ya no tendrán que ser públicas y entonces el país sigue igual, sin la posibilidad de que sus ciudadanos escruten las ganancias de los poderosos.

Cabe mencionar que los votos estaban para que este mecanismo pasara en ambas cámaras (PRI, Verde y Nueva Alianza votando en contra y PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y MORENA votando a favor). Sin embargo, gracias a la falta de pantalones de algunos Diputados y Senadores panistas, perredistas, petistas, de Movimiento Ciudadano y MORENA, que se ausentaron o no votaron a pesar de estar presentes, haciéndole la chamba al PRI. Entre ellos están la diputada zacatecana Claudia Corichi de Movimiento Ciudadano y el petista Héctor Adrián Menchaca Medrano, Senador suplente de David Monreal. Aquí y aquí pueden encontrar la lista completa de supuestos representantes populares que votaron en contra o no votaron. ¡Gracias por derrotar lo que hubiera sido una importante victoria ciudadana!

No podría tampoco ignorar los deplorables hechos en Nochixtlán, Oaxaca en donde la represión policial del gobierno federal resultó en la muerte de 9 personas y más de un centenar de heridos. Esto se dio en un enfrentamiento con los maestros de la CNTE, mientras bloqueaban una carretera en manera de protesta por la implementación de la reforma educativa.

Es cierto que la CNTE  nunca ha sido un ejemplo cívico de como manifestarse pacíficamente, sus métodos siempre han estado al borde de la violencia y afectación del derecho de terceros. Sin embargo, nada de eso justifica el uso de la fuerza para matar a 9 ciudadanos, por cuyas vidas el país entero debe estar indignado. Hay evidencias claras de que se usaron armas de fuego y de alto calibre para reprimir a los maestros y tendríamos que demandar como ciudadanos que cayeran varias cabezas responsables de los hechos (Aurelio Nuño primero y Osorio Chong después).

Las mesas de diálogo ya comenzaron entre la CNTE y la secretaría de gobernación y ojalá lleguen a un acuerdo que permita resolver las quejas, muchas de ellas justas, de los maestros que en ningún momento fueron consultados en una reforma que debió de tener como principal objetivo mejorar el sistema educativo en México, no solamente quitarles derechos laborales a maestros incómodos y subversivos. Si bien las mesas de diálogo apuntan a un buen camino, los familiares y amigos de esas 9 víctimas jamás los volverán a ver, y eso es algo inhumano y más cuando sucede a manos del gobierno. No cabe más que expresar nuestras condolencias y exigir que se esclarezcan los hechos y que los responsables (los de arriba), respondan por sus errores e incompetencias.

Yéndonos a noticias internacionales, ahí también hay malas noticias. En nuestro vecino del norte hace unos días la suprema corte, en una decisión dividida, decidió suspender el programa del presidente Obama que permitía que millones de connacionales indocumentados salieran de las sombras y regularizaran su status legal para poder trabajar sin miedo a ser deportados.

El voto se dio 4 contra 4, así que la decisión de suspensión de la corte menor se mantiene hasta que haya un noveno juez que pueda romper el empate. Esto no se dará hasta el próximo año que tome el poder el nuevo presidente (Trump o Hillary), debido a la inacción del congreso con mayoría republicana que no quiere darle a Obama la oportunidad de poner otro juez más en la banca de la suprema corte de aquel país. Mientras tanto, los que pierden de ese juego político son los millones que cada día tienen que andar con miedo, esperando que no sean separados de sus familias por una deportación.

Por último, el Jueves pasado Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte) votaron para definir su permanencia o salida de la Unión Europea. A pesar del fuerte voto a favor de permanecer en la EU por parte de grandes ciudades (Londres, Manchester, Liverpool, etc.) y de Escocia e Irlanda del Norte, la mayoría de los Británicos (52%) decidieron salir de esa organización plurinacional en lo que se ha conocido como #Brexit.

Esto manda a la economía mundial a un proceso de incertidumbre y probablemente decaída gracias a lo que esto significa en los mercados internacionales de comercio. La libra esterlina cayó estrepitosamente, lo cual también ayudo a una caída más profunda del peso y a un anuncio preventivo del gobierno mexicano de que recortará el gasto público por 31,715 millones de pesos para evitar caer en recesión. Esto significa bastantes recortes en programas de apoyo público de los que se benefician millones de mexicanos, probablemente los más afectados y los que menos vela tienen en este entierro.

Esperemos que dentro de las próximas dos semanas sean más las buenas que las malas noticias. ¡Gracias por su lectura y hasta la próxima!

Oaxaca, la nueva barbarie

Por Rogelio Cárdenas Vargas

Nuevamente la violencia vuelve a ocupar los medios de comunicación y nuevamente surge el falso debate sobre las acciones emprendidas por el gobierno federal para reprimir la manifestación de las inconformidades. Tristemente nos estamos acostumbrando a escuchar voces que defienden la barbarie cometida por las autoridades de nuestro país, olvidando que son los responsables de salvaguardar el orden y hacer cumplir las leyes constitucionales.

Sin embargo esto parece no importar en un sector de la sociedad que en lugar de condenar el uso de la violencia para reprimir las inconformidades de sectores sociales distintos a ellos, aplauden y en ocasiones manifiestan la intolerancia arraigada en nuestra sociedad. 

No se trata de debatir si la reforma educativa es viable o no, ni siquiera si las acciones emprendidas por la CNTE son las ideales para que sus demandas sean escuchadas y permeen en la sociedad. Ese es el falso debate de esta nueva barbarie, es un asesinato de estado, son ejecuciones sumarias en donde sin juicio legal de por medio se ejecuta una pena de muerte. Lamentablemente no es algo nuevo, se está convirtiendo en una constante en el gobierno de Peña Nieto y las declaraciones vertidas desde el poder central no dan visos de que la barbarie hacia los disidentes vaya a tener un fin.

Mal hacen los que aplauden la barbarie justificando que la CNTE es un nido de delincuentes que tenían asfixiado a Oaxaca, si son delincuentes que se les lleve ante las instancias correspondientes y sin evidencias fabricadas sean juzgados como es de esperarse en cualquier nación en donde se respete el estado de derecho. Pero es México y aquí el derecho es muy chueco, las evidencias se fabrican y los juicios se llevan a cabo en las redes, los medios de comunicación y en algunos casos, en la mente perversa de algún jefe de seguridad que impunemente ordena disparar en contra de civiles, asesinando a los que debería proteger, violentando la ley que debería hacer cumplir.

Mas muertos en un país que no deja de enterrar a su gente, que no deja de buscar desaparecidos, que no deja de expulsar sueños, esperanzas, ilusiones. Justificar la barbarie es la muestra inequívoca que la sociedad está rota completamente y así no podremos luchar contra la corrupción y la impunidad, debemos reaccionar y volver a exigir el respeto a los derechos empezando por aquellos que están cobrando para hacerlo. No nos sumemos a la barbarie, un asesinato es un asesinato y es más grave si es en manos de la autoridad.

Geografía de sangre.

Jonathan Alcalá

En Memorias de Adriano, Marguerite Yourcenar narra cómo un esclavo que estuvo preso cuarenta años en una mina, al tener la oportunidad, se abalanzó contra el emperador empuñando un cuchillo; Adriano pudo desarmar con facilidad a su atacante; curó sus heridas, le dio mejores condiciones de vida y éste se convirtió en un leal siervo de Roma.

Yourcenar pone de manifiesto una realidad actual, las sublevaciones dan la impresión de ser inútiles y en muchos casos no dudo que lo sean, pero a diferencia de la historia de Adriano, los gobiernos no sólo desarman a quienes se rebelan, los castigan y en ocasiones hasta los ejecutan, cuando podrían dar dignidad, curar heridas y aliviar las necesidades de quienes atentan contra la autoridad establecida.

El 19 de junio del 2016 será una fecha como otras tantas, y Nochixtlán, será un lugar más en esta geografía de sangre que se ha trazado desde hace décadas, semejante a  Tlatlaya, Tlatelolco, Iguala, etcétera. Porque en todas ellas han sido las fuerzas armadas del gobierno las que han disparado contra civiles, para que luego vengan las mentiras de siempre, mentiras que intentan convertirse en verdad a base de repeticiones y a base de tinta, mentiras que son como pilares que sostienen el lamentable teatro llamado Estado; la pantomima de los gobernantes y su jerga que no dice mucho: “soberanía”, “apego a la ley”, “restablecer el orden público”.

Podemos o no simpatizar con las causas, podemos o no aprobar la manera de manifestarse, estoy de acuerdo en ser crítico y no favorezco la decisión de afectar a terceros, como en la quema de vehículos particulares y los saqueos, pero considero imperdonable justificar que una arma de fuego se levante contra una multitud, sobre todo si esa gente es como aquel esclavo, que ha vivido oprimido durante décadas, porque la opresión y el arrebato de nuestros derechos pueden llevarnos a tomar el cuchillo y a actuar con desesperación. Hacemos muchas preguntas, aunque con frecuencia son las preguntas equivocadas, ya que es muy fácil cuestionar a quien  tiene una bala en el pecho o a quien le han arrancado la cara, ¿Qué estaba haciendo ahí? ¿Por qué bloqueó la carretera? ¿Por qué no acepta la evaluación?  No importa cuán ruin y cínico sea el gobierno en turno, siempre hay ciegos que dan legitimidad a sus acciones, porque nos da pereza el escrutinio de las cosas, nos desagradan las interrupciones en nuestra rutina, emitimos juicios superfluos y argumentos basados en primicias cuya verdad desconocemos.

La reforma educativa ha sido tema de numerosas discusiones, hay quienes consideran que más que una modificación enfocada en la educación, se trata de un tema laboral en donde los profesores pierden derechos. No se trata solo de una evaluación, se trata de una ley cuya aprobación pasó por alto la revisión de los propios maestros e incluso de la opinión de expertos, sin embargo, no hay nada nuevo respecto a ello, tenemos un poder Legislativo que pareciera trabajar en perjuicio de la sociedad, mientras que el Ejecutivo tiene los más bajos niveles de aceptación. Es razonable pensar que este conflicto no sea únicamente  por  una ley que ha sido impuesta, se trata de una rabia incontenible frente al abuso sistemático y al atropello del gobierno mexicano; se debe al despojo de tierras, a la pobreza y violación de derechos humanos,  a la complicidad de la autoridad para con los grupos criminales, a la ostentación y el lujo con el que vive la clase política, que dicho sea de paso, lamenta la sangre derramada en otros lugares y se pronuncia con un discurso que condena la criminalidad, pero son ellos los más grandes criminales.

Un país que se presume democrático no debe imponer una ley a base de fuerza. Seis personas murieron y han dado continuidad a la tradición de poner en nuestra mente el nombre de un lugar cuya existencia probablemente desconocíamos. No debemos ser indiferentes, lo menos que podemos hacer es tratar de entender los motivos que llevaron a esas personas a enfrentar el sistema impuesto y pensarnos en una posición semejante a la de ellos, a la del esclavo cuya única garantía tenía que iba a vivir en las peores condiciones, y pensar también en la contraparte, castigarlos o enseñarles que la mano que los desarmó es firme, pero justa.

Entre burlas, fanfarrias y abucheos

por Bruno Zarazúa

“La justicia social no puede ser conseguida por la violencia.
La violencia mata lo que intenta crear.”
KarolJózefWojtyła

Por fin las campañas políticas concluyeron, las elecciones de este 5 de Junio dieron un contundente triunfo para el candidato Alejandro Tello Cristerna de la coalición “Zacatecas Primero”, con una diferencia de más de 60 mil votos que representa diez puntos porcentuales de su más cercano competidor, el candidato de MORENA.

Esta campaña en particular tiene varios puntos de análisis, pero en primer lugar quisiera dar un gran aplauso con fanfarrias a tod@s l@s ciudadan@s, pues por fin se logró vencer al abstencionismo con un promedio de participación de 58% fueron más de 664 mil zacatecan@s quienes salieron a las urnas para decidir el rumbo de nuestro Estado. Esto me llena de aliento ya que cada vez somos más quienes nos interesamos en participar venciendo a la apatía y a la indiferencia.

Un punto que pudiera resultar en una verdadera burla, fue la gran inversión que realizo el IEEZ para “garantizar” el voto de l@s zacatecan@s en el extranjero, este programa fue un rotundo fracaso. La gran inversión realizada de $7’375,258.00 (Siete millones trescientos setenta y cinco mil doscientos cincuenta y ocho pesos 00/100 M. N.), sirvió para que 80 si 80 zacatecan@s de los más de millón y medio de paisanos con residencia en el extranjero pudieran ejercer su derecho al voto, lo que significa que cada voto nos costó $92,190.725 (Noventa y dos mil ciento noventa pesos 725/100 M. N.) los votos más caros de la historia. Gran parte de la responsabilidad es sin duda del IEEZ pero aquí considero cabe evaluar y analizar el trabajo de los candidatos a diputados migrantes, quienes por decreto tienen “pase automático” a la legislatura y que visto está, que el empuje o respaldo que pueda tener radica en no más de 80 personas. Una representación extremadamente costosa.

El abucheo va para el cruento espionaje que de todos lados se suscitó, esto tan solo demuestra lo vulnerable de nuestra privacidad, esta actividad es realmente reprobable, debemos exigir una solución a este grave problema.

Otro abucheo es para David Monreal por incitar a la violencia y enemistar a la población entre sí, pues como era de esperarse contradice su propio dicho y aun cuando prometió respetar el resultado y la preferencia electoral de la mayoría, se ha dedicado a mantener vivo el mismo clima de hostilidad que generó en tiempo de campañas. En videos que circulan en la red sobre la asamblea informativa de MORENA, mientras David hacia llamados para organizarse y realizar una resistencia civil, se escucha de fondo los gritos de la gente enardecida por las palabras incendiarias de este presunto líder, las voces pronunciaban frases como: “quémenlos” “quémenlos vivos”. ¿A esto es a lo que llaman esperanza?

Por otro lado, el mensaje de inclusión que da en su primera intervención ya como Gobernador electo Alejandro Tello, señala: “Más allá de la diatriba y la confrontación, nuestro estado necesita paz, seguridad, construir, crecer y ver hacia adelante”.

Tengo plena confianza en que él sabrá gobernar para tod@s, y en conjunto con todo el equipo y l@s zacatecan@s que anhelamos ver a un Zacatecas prospero lo lograremos, la población no se equivocó, lo mejor está por venir.

Como siempre el llamado es para invitarles a integrarse a este gran proyecto y a no dejar de participar de la vida pública de su municipio y de su Estado, exijamos el cumplimiento de las propuestas y seamos proactivos para lograr el desarrollo, mantengamos la sana unidad pues Juntos hacemos más. Hasta la próxima.