Tag Archives: 2016

Trump vs. Hillary

J. Jesús Reyes R. del Cueto

Este pasado lunes se dio el primer debate presidencial en los Estados Unidos entre la candidata demócrata, Hillary Clinton y el candidato republicano, Donald Trump. Antes de este importante encuentro mis predicciones personales eran que Clinton ganaría con una buena ventaja. Ella es una política tremendamente preparada y con años de experiencia enfrentándose a un personaje improvisado, con nula experiencia y sabiduría de asuntos públicos y además con opiniones racistas y aislacionistas que tienen apoyo solo en lo ya es una minoría en este país: hombres heterosexuales, blancos y cristianos que ya no son suficientes en número para ganar una elección presidencial.

Las encuestas generales publicadas en los días anteriores al debate indicaban lo mismo, con una ligera ventaja de Clinton de cuatro o cinco puntos porcentuales. Pero también indicaban una victoria demócrata los predictores que son aún más importantes, los votos electorales. Recordemos que en Estados Unidos el candidato que gane el voto general, sino más bien el candidato que logre reunir más votos electorales asignados por los estados; entre más grande es el estado, más son el número de votos electorales que este estado posee.

Dicha matemática electoral en esta contienda de ninguna manera favorece a Trump, ya que dado su bajo apoyo entre minorías y afroamericanos ha hecho que estados como Florida, que normalmente son esenciales, favorezcan por altos márgenes a la Ex-Secretaria de Estado Clinton. Otros estados que normalmente son victorias aseguradas para los candidatos presidenciales republicanos, ahora están en la contienda; tal es el caso de Georgia, Arizona y en una de esas Texas. Por todas estas razones era, y aun es de esperarse que Clinton se alce con la victoria.

Sin embargo, el lunes del debate despertó ciertos miedos en mí de la posibilidad de una victoria de Trump que antes estaban al menos parcialmente latentes. La principal razón es una invaluable lección que he aprendido en estos últimos meses en clases de comunicación y medios: los debates y una buena parte de los votos, se ganan con emociones y no con hechos. Esto suena triste y decepcionante si es que queremos que las personas mejor preparadas y que más saben sean los que ganen debates, votos y elecciones, pero desgraciadamente así funcionan las cosas. Para convencer a una gran parte del electorado que vote por ti, debes de convencerlos a través de alguna conexión emocional; las principalmente usadas en la arena político-electoral son la esperanza, la ira y el miedo.

El lunes Trump me demostró porque ha convencido a millones de personas de que voten por él y su proyecto a través de conectar con las partes de su corazón (en realidad cerebro) que está enojado por la situación actual y que tiene miedo de migrantes y terroristas que cambien o transformen a “su” país de algo que hace mucho tiempo ya no es. Este no sería un problema si Hillary contraatacara con un mensaje emocional propio, uno de esperanza. Un mensaje que les llegue a los corazones de los norteamericanos y su infinito (y, según ellos, único) potencial; que les haga saber que solo logran ser mejores y avanzar cuando están unidos y van más allá de sus divisiones raciales o generacionales. Sin embargo, esto no se le da a Hillary, lo suyo son los planes, las propuestas, los números, pero no las conexiones humanas.

A pesar de lo que acabo de describir, es cierto que Trump también mostró una debilidad: el hecho de que fuera de su enojado y gritón ser, no hay mucho más allá de su personaje, eso es todo, y a la gente le está empezando a disgustar. Un personaje que le grita e interrumpe durante 90 minutos a una mujer preparada y lista para gobernar tampoco es muy agradable; más si eres una mujer que has tenido que soportar que tus compañeros de trabajo, jefes, esposos o familiares hagan lo mismo contigo. Por este detalle, espero y pienso que Hillary sigue controlando su destino, y a menos de que suceda algo fuera de lo normal, ganará la elección. Pero el peligro de un güero loco, un muro y el regreso al poder de una política xenófoba y excluyente está ahí y está cada vez más presente.

Próximas Elecciones

J. Jesús Reyes R. del Cueto

En aproximadamente ocho días conoceremos quien es el ganador de las contiendas electorales para gobernar el estado de Zacatecas durante los próximos cinco años. El domingo 5 de junio, desde temprano en la mañana abrirán las urnas para que todos los zacatecanas y zacatecanos elijamos, se supone que de manera libre, secreta y no coercitiva, que personaje y partido queremos que nos gobierne; lo haremos junto con conciudadanos de otros once estados que el mismo día decidirán el destino de su entidad, incluyendo cinco que siguen sin conocer la alternancia cuyos gobiernos siempre han sido priistas (Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz).

Primero que nada mi llamado en estas letras es que acudamos todas y todos los zacatecanos a las urnas a ejercer lo que es nuestro derecho pero también nuestra obligación, asegurémonos que nuestra voz sea escuchada y participemos en uno de los pocos ejercicios democráticos de los que podemos ser parte. Muchos se quejaran de que es poca o nula la diferencia entre los candidatos que se presentan en la boleta o que el proceso electoral es una farsa para pretender que vivimos en un sistema democrático cuando en realidad lejos estamos de él. Estoy de acuerdo en parte de estos argumentos pero creo que a pesar de ellos podemos hacer alguna diferencia, si bien mínima, al ir a votar.

Para empezar, tenemos ante nosotros lo que pinta ser la elección más cerrada en la historia de nuestra entidad. El PRI y el nuevo partido MORENA, se encuentran en una batalla increíblemente cerrada por la gubernatura, y si bien puede ser que “todos los políticos son iguales”, la diferencia, al menos ideológica, entre el PRI y MORENA es tanta que en realidad los gobiernos resultantes serían significativamente diferentes. Así es que si creen firmemente en alguno de los dos proyectos o se oponen completamente a cualquiera de los dos, hay que salir a votar.

Viéndolo desde otra perspectiva, al tener por primera vez la opción de votar por candidatos independientes (si bien ninguno parece tener la posibilidad real de ganar), podremos los zacatecanos por primera vez repudiar el sistema de partidos que se postra ante nosotros luchando por nuestras preferencias sin la necesidad de anular el voto. Esta victoria de los candidatos independientes es una lucha de muchos años y gente valiosa que hay que respetar y hacer valer, precisamente al acudir a las urnas.

Por último, y creo de manera más importante, debemos acudir a las urnas porque aunque no nos gusten las opciones que se nos presentan, es nuestro deber y uno de los pocos métodos de expresión democrática que tenemos a nuestro alcance. El derecho al voto y la construcción de instituciones, aun imperfectas, que lo hicieran valer de manera verdadera ha llevado luchas incansables de millones de mexicanas y mexicanos en las que se han derramado sudor y sangre y las cuales no podemos defraudar al ser simples espectadores apáticos y no presentarnos a votar. Anulemos el voto, votemos por independientes, votemos por el “menos peor” o castiguemos a los malos gobernantes y sus partidos votando por los “otros”, pero votemos, ya que si no lo hacemos dejamos que esos mismos que se han apoderado del sistema político-electoral de nuestro país lo sigan haciendo y todavía con más facilidad.

Al final del día, en Zacatecas hay razones de peso para votar por cualquiera de los tres punteros e incluso por algún independiente que anda abajo en las encuestas. En lo personal, llamaría a los Zacatecanos a votar por un cambio, para castigar al partido que nos dio estos desastrosos seis años. Dada la historia de saqueo, corrupción e inhabilidad para gobernar, también me pronunciaría a favor de la campaña de #NiUnVotoAlPRI y llamaría a elegir entre las opciones restantes. Finalmente, si ningún candidato parece convencer en elecciones municipales o para diputados, anulemos el voto y digámosle con una voz fuerte y resonante a los partidos políticos que no nos gusta lo que nos ofrecen, pero que estamos listos para ejercer nuestro deber ciudadano.

Lo que será, será

“La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”

                                                                                                                                                                             Isaac Newton.

Quisiera aprovechar para saludarlos de nueva cuenta después de un largo periodo sin tener publicaciones en este medio, y desearles sinceramente que nunca les falten sueños por cumplir, que tengan la fortaleza y la astucia necesaria para alcanzarlos y que esos sueños sean de provecho para sus vidas. ¡Feliz 2016!

Este año tiene la peculiaridad de ser de elecciones políticas, 13 Estados de la República Mexicana tendrán la oportunidad de elegir la sucesión de sus representantes públicos, donde se estarán alternando 12 Gubernaturas, 388 Diputaciones locales (entre Mayoría Relativa y Representación Proporcional), y 965 Ayuntamientos, de los cuales 417 serán elegidos por sistemas normativos internos en los pueblos de Oaxaca. A nivel nacional se tiene gran interés en estas elecciones ya que a partir de los resultados obtenidos es que se podrá vislumbrar un panorama para la sucesión presidencial del 2018.

A Zacatecas le corresponde el relevo en la Gubernatura, 30 diputaciones locales (18 de Mayoría Relativa y 12 de Representación Proporcional), 58 alcaldías municipales, 58 sindicaturas y 547 regidurías. Quienes resulten ganadores de estas contiendas tendrán la oportunidad de ser l@s representantes populares que menos tiempo duren en el cargo, ya que se tiene programado se empaten las elecciones locales y las federales, por lo que se recortará en esta administración entrante el tiempo de gestión.

Con la reforma electoral del Estado de Zacatecas vino un gran beneficio para  l@s jóvenes, pues ahora los partidos políticos tienen la obligación de postular entre sus candidatos a un 20% de jóvenes. Es decir, del total de las candidaturas 20% tendrán que ser jóvenes lo que representa 6 diputaciones locales, 11 presidencias municipales, 11 sindicaturas y 109 regidurías. Confío que con el favor y la confianza que la gente deposite en l@s candidat@s jovenes se ganarán varios espacios en la legislatura y en los ayuntamientos donde nuestras voces serán escuchadas y bien representadas para el beneficio de tod@s.

Por qué no basta ser joven para merecer un espacio, se requiere de una muy buena propuesta y sobre todo capacidad para ejecutar y gestionar los proyectos necesarios para que continuemos avanzando en vías de desarrollo.

Es por esto que se convierte aún más necesaria la participación y el involucramiento de cada un@ de nosotr@s en los asuntos públicos. Sin importar que preferencia o afinidad se tenga para con un partido político o para con algun@ candidat@, lo realmente importante es hacernos escuchar y que nuestras propuestas sean analizadas y de ser viables se conviertan en una realidad.

No dejemos que los colores nos cieguen y nos dividan, conscientes de que primero somos personas, amig@s, herman@s, familia. Que no importe si por cuestiones ideológicas, trabajamos y favorecemos con nuestro voto a candidat@s diferentes, lo realmente importante es velar por el bien de tod@s y al final seguir tan unidos como siempre, respetando nuestras distintas formas de pensar.

Los invito a sumar esfuerzos pues juntos hacemos más. Nos leemos en la próxima.