Tag Archives: amigo imaginario

Mi amigo imaginario

Ale Rodríguez

Tú, el que sigue en mi pensamiento porque no lo he querido dejar ir, tú el que se cuela en mis sueños por la madrugada y me atormenta el día con sentimientos de nostalgia, ese a quién le admiro su dorado cabello y su mal genio, aquel que no deja el orgullo por nada, quien se mantiene en alto demostrando lo que lo diferencia, a ti es a quién he decidido convertir en mi amigo imaginario.

Decidí que tú lo serías después de darme cuenta de que eres un fantasma en mi vida, estás enterrado bajo tierra, muerto en la realidad pero en mi corazón como en mis pensamientos sigues flotando y tu presencia no me deja seguir. Nunca tuve un amigo imaginario, ni cuando era pequeña, pero ahora disfruto de imaginarte a ti compartiendo momentos respirables a mi lado, en mi día a día me queda el consuelo de tu recuerdo, de lo que fuimos y ya no seremos más; un amigo imaginario es aquel que siempre está para ti, precisamente en el momento en que tú lo solicitas el aparece, él es tu creación y todas tus necesidades las cubre a perfección porqué está hecho a la medida pero al tú aparecer esporádicamente en mi vida mi solución a la atemporalidad es haberme creado este inexistente personaje; a veces me dueles tanto que castigo a mi imaginación y te sustituyo por otros pensamientos, a veces solo quiero hablar contigo, contarte de mi día, de mis preocupaciones, de mis alegrías, saber que te importo y sentir que me escuchas, pero tú mi amigo imaginario eres tan infiel a mi necesidad que me he llegado a preguntar porque sigo esperando algo de ti si apareces y desapareces a tu conveniencia, los días que tú quieres compartir de tu tiempo son soleados y aquellos días en los que por más que te invoco no consigo me prestes ni un poco de atención, esos días son azules y fríos, considero estás fallando en tu trabajo como amigo imaginario.

Si yo tuviera un poquito de amor propio, no habría necesidad siquiera de hablar de esto, pero mendigar tu amor es lo que se a convertido mi rutina estos últimos meses, cada día que paso buscando a mi amigo imaginario me doy cuenta de que no tengo porque hacerlo, pero por vergonzoso que sea, mi corazón tiene un trauma, situación profunda que no es tan fácil de erradicar, todo por tener jodidos apegos emocionales, pero si vemos la imagen desde afuera, un día tu fuiste mi todo y al siguiente día me lo arrebataste sin detenimiento ni cuidado ¿Cómo le explicas eso a un amor que pensaba estar enamorado en la misma medida que el otro? ¿Cómo decirle a ese inocente sentimiento que ya no es querido ni requerido? Pero a veces apareces y estas constantemente ahí, mi amigo imaginario, esto es jugar a confundir el corazón. Uno debe aprender a vivir con lo que tiene y es que para ser feliz no se necesita de nadie, pero hágale entender eso a una obsesión pasada, es más simple mantener la falsa ilusión de mi amigo imaginario, es la salida fácil al aparente y caduco reconocimiento de ti, por más confuso que parezca.

La vida se construye a base de recuerdos y cuando te ves en situaciones como esta no construyes nada te estancas en la migajas que los pájaros recogen, solo te atormentas y autodestruyes, viviendo así el tiempo apremia y no puedes seguir malgastándote de esta manera, hay dos opciones o te quedas para siempre en color ladrillo o corres el riesgo de olvidar y dejar ir lo que te mantiene atada para seguir trabajando en tu construcción personal donde el desapego será doloroso pero necesario.

Decisión difícil, pero son esas decisiones de la vida que necesitan una respuesta práctica y concisa, un amigo constantemente me dice, siempre que tengas un decisión importante en tu vida y estés complicada por la decisión no tengas miedo y “tira la moneda al aire” te aseguro que eso resolverá el conflicto indeciso de manera rápida, entonces ahora tocará tomar el riesgo de tirar la moneda y ver si dejaremos de recibir sobras sentimentales de otros por lamentarnos en nuestro corazón roto, lo cuál es lo suficientemente cómodo como para desear salir de ahí ó dejarnos de juegos inmaduros, coger valor, tomar “al toro por los cuernos” y seguir adelante con nuestra vida que es tan valiosa y que la estamos desperdiciando a lado de un amigo imaginario.