Tag Archives: Ayotzinapa

¿Por qué marchamos? – Carta a un Amigo

Amigo,

Te escribo estas líneas porque creo que es una mejor opción que platicar. Si esta plática, discusión, debate (como quieras llamarlo) lo tuviéramos en persona probablemente no terminaría del todo bien. Estos son temas que me apasionan, tal vez demasiado pero me apasionan; es mi carrera, mi sueño, mi futuro. Estoy seguro que has tenido conversaciones agitadas y encendidas acerca de tus propias pasiones y gustos, es lo mismo para mí… platicar con alguien con quien estoy en desacuerdo me prende, me enciende, me apasiona; si bien no me enoja, tal vez no lo sé manejar del todo bien y por eso pienso que es mejor escribirte.

Te escribo estas líneas desde el fondo de mi corazón, con el cariño profundo que sabes que te tengo. No son para convencerte (si lo hacen, que bueno, pero ese no es su objetivo). Son para que me entiendas, y no solo a mí, sino también a los miles, millones que piensan como yo y para que en el futuro entiendas porque tomo las acciones que tomo, porque en la carrera profesional que he trazado para mí y en la que espero me acompañes, marchar será sin duda una parte importante del proceso. Si tú decides no estar ahí porque no estás de acuerdo con esos métodos, no te culpo, pero espero que entiendas porque lo hago.

Esto comenzó con una marcha, nuestra discusión y nuestro desacuerdo, pero es mucho más grande que esto. La esencia de nuestro argumento se trata del estado en el que se encuentra México. Y con esto te pregunto: ¿en qué clase de país quieres vivir? ¿Crees que México está bien y que vamos por buen camino? ¿Qué clase de México le quieres dejar a tus futuros hijos? ¿Este mismo país es en el que te gustaría que se desarrollen y crezcan no solo ellos sino todos los niños de este país? Te digo por qué te lo pregunto. Te lo pregunto porque, como ya lo sabes, el 26 de Septiembre pasado desaparecieron 43 estudiantes en Iguala, Guerrero. 5 más murieron ese mismo día y 8 resultaron severamente heridos. Uno de ellos sigue en coma hasta el día de hoy. Desaparecieron a manos de policías municipales, agentes del estado, quienes después supuestamente los quemaron vivos. Por lo que sabemos (que es muy poco) el presidente municipal de Iguala dio órdenes de que los detuvieran y mataran. ¿Por qué? Simplemente porque fueron a protestar, a ejercer su derecho como ciudadanos para pedir más recursos para su escuela y posicionarse en contra de las acciones de corrupción de los gobiernos municipales, estatales y federales.

Yo soy de los que pienso que esta tragedia se planeo desde más arriba, que el gobierno estatal de Guerrero y tal vez hasta el gobierno de EPN sabían lo que iba a suceder y no hicieron nada. Tal vez estoy en un error. Pero aunque no lo estuviera estos 43 estudiantes fueron desaparecidos (probablemente también asesinados) injustamente ¿no lo crees? Se les quitó el derecho a vivir en paz y eso me indigna. Ellos para mí son hermanos, así como lo eres tú, porque no estoy dispuesto a vivir en un país donde jóvenes de mi edad son matados y desaparecidos. Así como hoy fueron ellos, mañana podré ser yo porque yo también protesto y yo también marcho. Así como fueron ellos, mañana podrás ser tú cuando te levante un delincuente y te quiera quitar lo que es tuyo. Así como fueron ellos, pasado mañana podrían ser tus hijos si no le ponemos un fin a lo que vive nuestro país el día de hoy.

Bien podrías decir, esto pasó en Iguala, a miles de kilómetros de aquí, entonces ¿porque me tendría que importar a mí o porque tendría yo que hacer algo al respecto? Es cierto, pasó en Iguala, muy lejos de aquí. Pero pasó en nuestro país y esos estudiantes son mexicanos como tú y yo. Si esto no logra agarrar tu atención, tu simpatía y hasta tu solidaridad, lo siguiente si lo debería de hacer: lo que les paso a ellos pasa a diario a lo largo y ancho de nuestro país. Pasa en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, pero también pasa en Durango, Tamaulipas, Nuevo León y sí, también en Zacatecas. Tal vez no te enteras, tal vez no lo platica tu familia en la comida o no lo ves en tu timeline de facebook pero pasa.

Según cifras oficiales (del mismo gobierno), el número de desaparecidos en México asciende a 20,000. Organizaciones internacionales como Amnistía Internacional o Human Rights Watch dicen que son muchos más. Más de 20,000. Más de veinte mil. ¿Te puedes imaginar la desdicha, la pena, el dolor de no saber nada acerca de una persona que amas? Imagínate lo feo que eso se ha de sentir. Ni siquiera saber si está tu hijo, hermano, padre, amigo vivo o muerto. No poder enterrarlo o despedirlo porque no sabes dónde está. ¿Necesitas un caso más personal o cercano? Tu hermano practica la caza deportiva, ¿cierto? ¿No recuerdas el caso de 10 cazadores detenidos aquí en Zacatecas hace más de tres años? Ellos fueron detenidos por policías. Ocho de ellos no han sido vueltos a ver. Imagínate que eso le pasara a tu hermano. Casos como este hay muchos más y la pregunta es ¿cuándo vamos a ponerle un alto a todo esto? ¿Cuándo será suficiente? ¿Cuándo gritaremos ya basta? Tal vez esto te suena ajeno, distante. Tal vez dices, esto jamás me pasará a mí o a los míos. Déjame te platico de un poema que quizá conozcas y que aplica en esta situación; lo pronunció el pastor cristiano Martin Niemoller, un alemán que vivió durante el régimen Nazi, y dice así:

Primero vinieron y se llevaron a los socialistas, y yo no dije nada para defenderlos

Porque yo no era un socialista.

Después vinieron y se llevaron a los sindicalistas, y yo no dije nada para defenderlos

Porque yo no era un sindicalista.

Después vinieron y se llevaron a los judíos, y yo no dije nada para defenderlos

Porque yo no era judío.

Después vinieron a llevarme a mí, y ya no había nadie que dijera algo para defenderme.

En esa situación estamos mi querido amigo, si no decimos algo ahora y no cambiamos al país ahora, esto no va a cambiar nunca, y eventualmente, tarde o temprano, la situación nos afectará a nosotros y a nuestros seres queridos.

Sé que no eres alguien conformista. Te conozco y admiro tu aspiración, tu motivación a siempre luchar por tus sueños, sin importar las circunstancias o los obstáculos. Sé que no estás contento con la situación que vive el país. Tal vez los desaparecidos te van y te vienen, pero la criminalidad te afecta. Les ha afectado a tus familiares. Has sentido, como yo y miles de zacatecanos y millones de mexicanos, el miedo de no salir demasiado noche o no ir a alguna parte de la ciudad. Puede ser que hasta hayas escuchado balazos. Así como te afecta la criminalidad también te afectan mil problemas más que tiene México. Sé que eres alguien que expresas tu inconformidad al tener que pagar impuestos. Tu argumento es que es injusto que tu dinero bien ganado pare en los bolsillos de políticos corruptos. El problema, como te lo he dicho ampliamente, es que solo una parte de tus impuestos tiene ese destino; una buena parte termina en las escuelas y hospitales públicos que México necesita. Son destinados, en alguna medida, a los servicios médicos que tú has llegado a utilizar. Las ambulancias que circulan por las calles al pendiente de lo que nos pueda pasar, las que probablemente han salvado la vida de miles de personas, son pagadas por los impuestos de todos los mexicanos, pero bueno, esa es otra historia.

Lo central ahorita es que estoy seguro que no te gusta vivir en un país en donde buena parte de tu contribución fiscal termine en manos de la corrupción. ¿Qué vas a hacer para que esto cambie? ¿Qué vas a hacer para que tus hijos no crezcan en un país así? ¿No pelearas y lucharas y alzaras la voz para que el dinero de millones de mexicanos no termine en manos de políticos corruptos? Como mexicano creo que es tu responsabilidad hacerlo. ¿Qué puedes hacer? La respuesta tal vez no te guste pero es esta: marchar. Protestar y bloquear calles. Eso es lo que puedes hacer para que el gobierno escuche tus demandas. Votar, cuando menos por ahora, ya vimos que no funciona. Cualquier partido que elijas va a robar tus impuestos. Ya lo hizo el PRI, ya lo hizo el PAN, ya lo hizo el PRD. Ojala tengas una opción nueva, innovadora y eficaz que sin bloquear calles ni afectar a terceros haga que el gobierno escuche, pero hasta ahorita lamento decirte que no la hay.

Dirás lo mismo que dijiste ayer, que marchar no sirve, que solo afecta a terceros al bloquear calles y no a los que debería afectar, al Estado. Te invito a que estudies la historia de México y de la humanidad. Porque marchando gente pequeña e insignificante ha cambiado el mundo. Muchos de los privilegios de los que tu gozas el día de hoy son resultado de que la gente marchó y bloqueó calles algún día. Eres mexicano y estás orgulloso de serlo, eso no hubiera sido una realidad si en 1810 un puñado de valientes no hubiera levantado la voz (y las armas) en contra de un régimen opresor que era el español. Ellos hicieron mucho más que bloquear calles, ellos mataron, incendiaron, hicieron guerra y salieron victoriosos. Así mismo, fuiste estudiante hace no mucho tiempo, y al mismo tiempo que fuiste estudiante pudiste expresarte con libertad en redes sociales, con tus amigos, con tu familia y dar tu opinión sincera en una variedad de temas. Si estudiantes no hubieran marchado, bloqueado calles y muerto en 1968 y durante muchos años después para lograr la libertad de expresión en nuestro país, la historia sería diferente. También tienes una credencial de elector, y has votado en elecciones estatales y federales. Cuando entras a la urna y vez las boletas ¿cuántas opciones vez? Son varias ¿no? Tienes una elección que hacer. Pues si millones no hubieran marchado, bloqueado calles y sí, también muerto, en nuestro país desde los 1920’s hasta 1988 esa no sería la realidad. Entrarías y tendrías una sola opción: el PRI.

Acerquémonos más al presente. Fíjate bien en tu cuenta de teléfono celular o fijo, date cuenta que lo que hace unos años era realidad ahora ya no lo es. Hoy por hoy las compañías ya no cobran largas distancias ni roaming; en unos años podrás prender la televisión y verás que ya no solo hay dos compañías televisoras sino que hay más canales de televisión abierta. Esto no fue por la benevolencia de Peña Nieto. Esto es un resultado directo de las marchas y bloqueos de calles en los que participaron millones de estudiantes (entre ellos yo) hace dos años como parte de un movimiento que se llamó #YoSoy132.

Vayámonos más allá de nuestras fronteras. En Estados Unidos un pastor cristiano negro y millones de estudiantes y activistas tanto blancos como negros lograron terminar con el racismo gubernamental. ¿Cómo? Marchando, bloqueando calles, deteniendo el tráfico. En Sudáfrica otro negro y millones que lo seguían lograron derrocar a uno de los sistemas más opresores y racistas del siglo pasado. ¿Cómo? Marchando, bloqueando calles, levantando los brazos y las voces. En la India un individuo de complexión delgada y millones detrás de él le dieron independencia a su país del imperio británico. ¿Cómo? Marchando, bloqueando calles y no solo calles sino también compañías enteras, estaciones y oficinas. Estas personas ahora son héroes y afectaron a millones de terceros. ¿Por qué crees que el mundo se los ha perdonado? Porque su causa era más grande y más importante que la pequeña inconveniencia del tráfico.

Aquí y ahora, los millones que han marchado en México (en acciones como las del 20 de Noviembre y el 1ro de Diciembre) han logrado hacer de este asunto una noticia internacional. Los ojos del mundo están puestos en México porque el gobierno no está haciendo lo que le toca para resguardar nuestra seguridad. Ha fallado en esto y en muchas cosas más. Gracias a los que han marchado el gobierno se ha puesto las pilas para resolver el caso de los 43 desaparecidos. El presidente municipal de Iguala y su esposa ya fueron detenidos y estoy convencido que no hubiera sido tan “rápido” si no fuera por los que han marchado y bloqueado calles.

El gobernador de Guerrero ya renunció a su cargo por su incapacidad gracias a que millones han marchado demandando su renuncia. El jefe de la policía del DF que ha detenido arbitrariamente a manifestantes y violado sus derechos también ya renunció. Tal vez es guajiro pensar que Peña Nieto renunciará porque millones lo piden en las calles, pero, se vale soñar ¿no? Y si EPN no renuncia, si estoy seguro que los millones que hemos marchado ayudaremos a que la realidad de nuestro país, poco a poco, vaya cambiando. Tal vez no sea la única ni la mejor opción, pero como lo dice una foto de un actor mexicano sosteniendo un cartel “Prefiero hacer algo a no hacer nada… #YaMeCansé” Te invito a que, si así lo sientes, te unas a esta lucha interminable por mejorar México. Creo que es nuestra obligación.

¿Tu, qué vas a hacer?

¿Podemos México?

Rogelio Cárdenas Vargas

El panorama político Español está por cambiar y es que de ser ciertos los últimos sondeos de preferencia un nuevo actor institucional como lo es Podemos que tiene ocho meses de formación estaría por convertirse en la primera fuerza política de España.

Lo sorprendente de este caso no es solamente que los partidos tradicionales sean superados por un nuevo actor, sino el origen del mismo. Podemos es fruto del movimiento de los Indignados en España en donde se encausó el hartazgo de la sociedad hacia las instituciones políticas ofreciendo una alternativa electoral a las persones que por mucho tiempo o se ausentaban de las urnas o llamaban a la nulidad de los votos, por no ver una diferencia real entre los dos partidos mayoritarios, el Partido Popular (actualmente en el gobierno) y el Partido Social Obrero Español.

El seísmo en el círculo político tradicional ha sido tal que se ha iniciado una campaña mediática para vincular a los líderes de Podemos con el Chavismo venezolano, una especia de campaña similar a la del “Peligro para México” pero en versión española. Sin embargo, sin importar si son ciertos o no los vínculos con Caracas, Podemos ha logrado posicionarse por delante de los que hasta ahora mantienen a España con niveles de desempleo del 24% de la población y de 53.7% en el caso de los menores de 25 años.

Sumado a esto, los casos de corrupción en las cúpulas de los partidos incrementan la irritación popular y Podemos ha sabido aprovechar esta situación ofreciendo un discurso nuevo, caras nuevas y una sensación de esperanza que tanto PP como PSOE habían dejado de transmitir.

En México la coyuntura del caso Ayotzinapa y el hartazgo por la inseguridad es una oportunidad más para encausar la frustración social hacia un cambio en el Status Quo político de nuestro país, porque al igual que ocurría en España antes de Podemos, no se puede vislumbrar mucha diferencia entre los partidos políticos del país, incluyendo los de reciente formación como Morena, Encuentro Social y el Partido Humanista, todos vinculados con algún partido ya existente y por ende con formas de hacer política iguales.

No se trata de decir que todos son iguales (algunos son malos y otros peores) pero es que no existe en el panorama político mexicano alguien que ofrezca aires nuevos y de esperanza de verdadero cambio, políticos nuevos (y no me refiero a la edad) que quieran cambiar las reglas del juego y no seguir luchando por ganar un juego cuyas reglas son totalmente hechas para hacer trampa e injustas. Podemos, un partido que tiende a la izquierda parece ofrecer eso en España y nuestras múltiples izquierdas partidistas en México solo ofrecen, complicidad con la derecha, simulación o cerrazón a la crítica.

La búsqueda de puestos de poder ha desdibujado nuestra izquierda institucional, dejando a miles de ciudadanos sin opción. Se necesitan liderazgos nuevos que encausen el descontento social y de la esperanza de cambio de las reglas y los partidos de izquierda actuales no ofrecen nada de eso. Necesitamos elevar la voz y pedir un cambio en las reglas del juego, donde la corrupción y la impunidad son norma, necesitamos una limpia del sistema político, una renovación ética, exigir un cambio una y otra vez hasta lograrlo.

¿Podemos México?

Y después ¿Qué?

Rogelio Cárdenas Vargas

El caso de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos forzosamente en Iguala, Guerrero ha provocado el horror en la sociedad mexicana, en diversos estados se han manifestado pidiendo la aparición de los estudiantes normalistas, vivos se los llevaron, vivos los queremos es la consigna general.

Es innegable que este hecho es una prueba para el gobierno de Peña Nieto, la prensa internacional está pendiente del caso y se incrementa día con día la presión social.  La renuncia del gobernador Aguirre está en el aire, los vínculos de las autoridades de diversos municipios con el narco van surgiendo, al igual que fosas clandestinas con restos humanos que hacen ver el horror que se vive en ese estado.

Lo deseable es que los estudiantes normalistas aparezcan vivos, pero el sentido común dice que lamentablemente no lo están. Pero y si aparecen ¿qué? ¿Se terminó el horror? ¿Se cesaran las manifestaciones? ¿Esperaremos a que ocurra el siguiente acto de horror mexicano?

No quiero ser pesimista, pero han pasado tantas tragedias como intentos fallidos de despertar de la sociedad, que este hecho me hace pensar que lamentablemente al paso de algunos meses regresaremos a lo mismo, una sociedad dormida y una clase política desinteresada por la realidad de los mexicanos e interesados solamente en la rapiña de nuestros recursos.

El que este nuevo movimiento social sea un movimiento principalmente compuesto por jóvenes, no me da más esperanza, el movimiento #YoSoy132 cuya exigencia principal era la democratización de los medios, se fue disolviendo poco a poco hasta la nada y sin lograr su propósito, que los medios informaran de forma veraz a la sociedad y sin democracia en nuestros medios masivos.

¿Qué podemos hacer? Pues no lo sé, ya no es cuestión de ideologías, Aguirre fue abanderado por el PRD al igual que el alcalde de Iguala y de quien se presume este estrechamente vinculado con el narco. El Gobierno Federal a cargo de un priísta, es culpable ya sea del desconocimiento de los vínculos de las autoridades con el narco o por la omisión en la actuación a tiempo para evitar una tragedia de esta magnitud, su incapacidad para mantener el estado de derecho sale a flote.

Y es que nuestras instituciones cada día pierden un poco más de su credibilidad, o ¿en qué institución se puede confiar? ¿Las fuerzas armadas? ¿Policías? ¿Partidos? ¿CNDH? ¿Gobierno? ¿La Corte? No hay institución pública que dé certidumbre en nuestro país.

Es tan grande la distancia entre la clase gobernante y la sociedad que las líneas de actuación cargadas de ideología han dejado de existir, son lo mismo, la élite en el poder son un ente monstruoso que busca solo el beneficio cupular.

Y nosotros seguimos sin reaccionar, algunos promoviendo el discurso trillado de que cada quien haga lo que le toque bien y ya está, sin mirar a otro lado, tu se honrado y trabajador y todo irá bien, fomentando el individualismo, cuando lo que hace falta es menos YO y más NOSOTROS, al grado de que se han escuchado críticas a los jóvenes que piden la aparición de los normalistas diciéndoles que lo único que quieren es faltar a clase, que eso es en Guerrero y ya está,  mostrando una total falta de empatía entre nosotros, algo vergonzoso e inhumano. Los que logran sacudirse un poco el pasotismo, al cabo de un tiempo caen en el desánimo por la falta de apoyo del resto de la sociedad o por la cerrazón de los gobernantes a escuchar sus demandas.

¿Hay esperanza?, siempre la habrá, de eso vive la sociedad mexicana aunque no hagamos nada para convertir la esperanza en realidad.

#TodosSomosAyotzinapa

J. Jesús Reyes R. del Cueto

De vez en cuando uno ve algo que lo conmueve hasta las lagrimas. Este vídeo fue algo así para mí. Lo vi por primera vez esta mañana. Un amigo mio y compañero autor aquí en Voces Cruzadas lo compartió en Facebook; con interés oprimí el botón y vi lo que unos jóvenes de San Luis Potosí (específicamente los jóvenes de Ojo Ambulante, “un observatorio de derechos de las y los jóvenes en San Luis Potosí”) le quieren decir a México y al mundo. Es poético y conmovedor. Pero más que nada es real, es verdadero y es probablemente lo que muchos jóvenes (incluyéndome) queremos expresar en estos momentos críticos en la vida política de nuestro país.

Queremos que esta vez no se nos olvide, que esta vez si se haga algo por los estudiantes muertos en Ayotzinapa. Porque hace 46 años se hizo algo similar y la mayoría ni se enteró. Pero ahora las cosas son y serán diferentes. Ahora cada esquina de México sabe o sabrá lo que pasó en Iguala, Guerrero el 26 de Septiembre de este año y lo que ha estado pasando en este y otros muchos estados durante ya muchos años. Esos jóvenes desaparecidos y muertos viven, como nos dicen los muchachos de Ojo Ambulante. Viven en nosotros. En nuestra memoria. En nuestra resistencia. En nuestras marchas y nuestras protestas. Viven en cada noticia que sale y que poco a poco empuja a Aguirre Rivero a la renuncia. Viven y vivirán hasta que, gracias al esfuerzo de todos, nuestro México cambié.

Una gran parte del repudio por lo sucedido se ha enfocado, correctamente, en el PRD. En un PRD que promovió a un gobernador ex-priista y a un presidente municipal con claros nexos al narcotráfico. Ese PRD podrido. Ese PRD que no nos representa ni a mí, ni a miles de mexicanos de izquierda real y verdadera. Si ese PRD, logro de Cuauhtémoc Cárdenas y su equipo después de un fraude del tamaño del mundo, tiene que morir y desaparecer para que México cambié, ojala lo haga. Ojala la izquierda poco representada en los tantos partidos políticos tome esto como una advertencia, como una llamada de atención e implosione. Que muera para que renazca algo mejor. Soy el primer proponente de este casi inevitable futuro.

Si eso necesitamos para que venga un futuro mejor, ojala así sea. Porque hoy nuevamente creo que ese futuro es posible. Después de una decepcionante jornada electoral en el 2012, por primera vez veo, una vez más, la cabeza lenta pero firme del cambio social asomar la frente en México, tal vez para quedarse. Porque los jóvenes que siempre impulsan este cambio están intranquilos y movilizados, organizados y decididos. Hay paros en universidades a lo largo y ancho de este país. El IPN sigue en movimiento y la UNAM junto con él, como esos rivales que por dentro son hermanos. En Guerrero las cosas suben de nivel, los estudiantes no solo marchan y se manifiestan sino también toman calles y carreteras. También regresan la violencia que mató a sus compañeros en las instituciones malignas y represoras; bien o mal hecho, lo hacen. Los ojos de la prensa internacional y alguna que otra institución (como el parlamento Europeo) también están puestos en el país y ahora las inversiones “seguras” que iban a llegar gracias a las reformas de Peña Nieto, ya no lo son tanto.

En una encrucijada de este tamaño, en un momento tan importante para México, vale la pena recuperar las palabras de estos jóvenes de Ojo Ambulante. Vale la pena hacerlo porque son reales, poéticas y conmovedoras. Pero también porque son palabras. Porque aunque es más fácil escucharlo y verlo, a veces vale más la pena leerlo y analizar lo que estas palabras, esta verdadera literatura, significan:

 Estoy tirado en el suelo. Se nota donde enterraron el cuchillo y me cortaron la cara. Se me ven los dientes. En vez de rostro hay carne expuesta y te atormentan dos huecos donde deberían de estar mis ojos.
Mis compañeros me estuvieron buscando y me encontraron convertido en símbolo. Quisieron arrebatarme de los míos, robarles la memoria para matarme, para borrarme y desaparecerme ahora sí y para siempre. Quisieron convertirme en su crimen, su amenaza, su muñeco de espantajo y amedrento, pero yo vivo.
Vivo cuando mi madre llora y susurra mi nombre con la voz entrecortada. Vivo en el funeral repleto de amigos y amados, multitud doliente que con su mera presencia refuta el terror y declara que entre ellos vivió alguien, un joven que conocieron y al que veían y querían ver, un ser que sigue siendo querido en su dolor, en su cariño y en sus recuerdos. No el crimen atroz en que quisieron convertirme.
Vivo en una lagrima de rabia, en un puño alzado, en un paso firme que marcha sobre el enemigo. Vivo en tu resistencia. Vivo en tu protesta. En tu compromiso y en tu esfuerzo. Júrame que no te rindes, ¡pero júramelo a los ojos! Mira la carne y la sangre y los huesos en que me dejaron, y ve la mirada fija de quien una vez fui. Estudiante. Normalista. Hermano.
No me olvides, porque si me olvidas ellos ganan. Si me confundes con eso que dejaron en el suelo sólo seré un torturado más y eso mismo quieren ellos. Ellos que me esperaron, que me buscaron, que me persiguieron y me ultrajaron para que dejara de ser humano, pero que no pudieron. Ellos que sirven a la muerte y aplastan la inocencia y la confianza del pueblo pobre para que se calle, para que aguante, para que se deje matar; pero que no pudieron.
Porque el rostro que se llevaron es mío, pero la carne que dejaron es de todos, y estos huesos también son tuyos y estos ojos también te faltan. Mi gente me llora y mi pueblo hoy se esconde, pero cuando salga a reconquistar las calles no podrá. Por más que intente, ya no podrá ser un pueblo inocente, no será un pueblo que confía. Será fuego, luz, estruendo y viento. Será el ejercito redentor, el huracán que arrasa los escombros para que venga el futuro. Será la muerte alada y justiciera que sostiene la razón y empuña despiadada las armas para imponerla. Mi pueblo será el implacable regreso de la justicia y de la historia.

#VivosSeLosLlevaron

#VivosLosQueremos

Se los llevaron con vida, con vida los queremos

Por: Bruno Zarazúa

“…no es signo de buena salud

estar bien adaptado a una sociedad

 profundamente enferma”

Jiddu Krishnamurti

Después de algunas semanas sin usar este espacio  #VocesCruzadas debido a algo que le llamo ideas atoradas, he vuelto para unirme a las voces que exigen justicia en el caso de Iguala del pasado 26 de septiembre en el que estudiantes de Ayotzinapa desaparecieron después de su detención por parte de policías municipales.

Aunque la justicia no devolverá la vida a los hijos, hermanos, amigos, compañeros, estudiantes, normalistas, mexicanos, a los caídos; está debe de hacerse presente para aplicarse a los ejecutores, a los autores intelectuales y a los cómplices, para que nunca más sea la razón por la fuerza y en cambio tengamos fuerza de la razón.

Pero aun así, cualquier castigo a los culpables será insuficiente para remediar los males que tienen cansada, indignada, asustada y contagiada a esta sociedad. El hecho de que la policía municipal de Iguala entregara a los estudiantes al grupo de narcotraficantes Guerreros Unidos demuestra entre otras cosas la putrefacción de los cuerpos policiacos que están en su mayoría cooptados por el crimen, tristemente esto se pudiera nombrar como “común” en nuestro México, a nadie nos resulta extraño que las autoridades estén coludidas con grupos criminales, esto no es nada aceptable pero es la realidad en varios municipios del país.

Si bien entiendo los motivos de protesta de los estudiantes normalistas, no los comparto del todo, desconozco si la otra campaña y lo que se dijo en Ayotzinapa, este teniendo como resultado los movimientos que llevaron a los jóvenes a manifestarse en Iguala. Aunque no concuerdo con ellos en cuanto a sus métodos, pues creo que la radicalización de las acciones y la violencia solo generaran más violencia, defiendo su derecho a expresarse y respeto sus ideales. No se justifica con nada la desaparición, la tortura y la muerte.

Ante estos sucesos la impotencia e indignación de la sociedad se hacen sentir, exigiendo justicia. Una justicia que para grupos paramilitares y guerrilleros como el ERPI tomaran en sus propias manos, pues en su último comunicado solicitan apoyo para enfrentar política y militarmente a Guerreros Unidos, nombrando como cómplices al organismo “nueva izquierda” del PRD. Otro de los implicados en el caso es el alcalde Abarca Velázquez, que resulta era por todos conocidos sus vínculos con el narcotráfico y que ahora se encuentra prófugo de la justicia, incluso hay quienes vinculan a Ángel Aguirre gobernador de Gurrero, el mismo Ángel Aguirre que se viera beneficiado con la operación de “los 58 zacatecanos bien pinches locos con ganas de desquitarse” que enviará la ex senadora Corichi también del PRD para incidir en las elecciones, aún más hay quienes aseguran que López Obrador es culpable por omisión al apoyar la campaña política tanto de Ángel Aguirre como de Abarca Velázquez cuando se tenía conocimiento de su trayectoria criminal. En mi opinión se debe de castigar a todos los culpables pero no se vale hacer leña del árbol caído, ni se debe patear al perro cuando está amarrado.

Mejor sería reflexionar: un árbol de naranjas no puede dar manzanas, así como un árbol enfermo no da frutos sanos, de la misma manera una sociedad enferma en sus valores engendra dirigentes políticos, sindicales, institucionales y sociales corruptos. Porque los dirigentes no vienen de otro planeta ni son hechos de barro, si no que nacen, crecen y se desarrollan en esta sociedad enferma. Todo esto que tanto nos molesta y nos preocupa es un síntoma de la enfermedad. Porque no se puede curar todo con un mejoralito, debemos actuar desde raíz, terminar con lo que origina los malestares. Para que esta sociedad pueda dar frutos sanos debe de sembrarse con principios espirituales, humanitarios y valores morales altos, para así de verdad poder asistir con el bienestar de todos los pueblos y aliviar sus dolencias.

Como es costumbre los invito a participar en este foro o en cualquier otro, a mantenernos informados e involucrarnos en la vida política de nuestra localidad, debemos trascender a una sociedad participativa que exija en todo momento a las autoridades la justicia social y la transparencia de sus actos, no podemos permanecer indiferentes y desentendidos, hagamos cada quien lo propio desde nuestras trincheras.

Hasta la próxima…

Las Voces de la Semana

Va el resumen de esta semana

Las de Izquierda

Ahora la represión de los derechos humanos tocó de este lado, ya se está volviendo en historia de todos los días (o bueno, de todas las semanas). La semana pasada fue el caso de Tlatlaya, Estado de México y ahora toca una situación similar o peor en el municipio de Iguala, Guerrero (gobernado, tanto municipio como entidad, por el PRD – ¿Partido para la Represión de Derechos?). Resulta que muchachos de la escuela normal de Ayotzinapa buscaban recaudar fondos el viernes 26 de septiembre para acudir a la marcha conmemorativa del 2 de Octubre en el Distrito Federal.

Pues en un acto de violencia infernal, ese mismo viernes parece ser que miembros de la policía municipal enloquecieron y abrieron fuego en diferentes partes de Iguala contra cualquier cosa que pareciera estudiante, por motivos todavía inciertos. Parece ser que era una represalia (mandada desde el presidente municipal, o tal vez más arriba) contra estudiantes siempre rebeldes y problemáticos. Si querían su 2 de octubre, ¿Para qué se van tan lejos? dijeron los policías municipales. Los testigos de la balacera indican que no solo fueron policías municipales, sino también estatales y federales; incluso hay versiones de que, cual 2 de octubre, también hubo civiles armados disparando contra la población.

En el recuento de los daños: 57 desaparecidos (los cuales siguen sin ser encontrados), 17 heridos (uno de ellos ya en estado vegetal) y 6 muertos (uno de los cuales fue encontrado horas después con signos de tortura y con la piel de su rostro completamente retirada cual película de terror). La crueldad fue tal, que los policías también balearon un autobús de futbolistas, que, al ser jóvenes, parecían estudiantes.

¿Qué han dicho las autoridades? El presidente municipal José Luis Abarca dice que él no sabe nada, que estaba en un baile cuando sucedió todo. Sin embargo, ya pidió licencia por 30 días para que se esclarezcan los hechos o escaparse, una de dos. Mientras tanto, una gran parte de las fuerzas burocráticas y policiales de Guerrero están desesperados buscando a los desaparecidos; el gobernador Ángel Aguirre ya ofreció desesperada recompensa económica a los que ayuden a localizarlos. La procuraduría estatal ya fincó responsabilidades contra 22 elementos municipales pero es obvio que la responsabilidad va más allá de quienes dispararon las armas. Y por su parte el gobierno federal y sus autoridades, prefieren mantenerse al margen, argumentando que es asunto de competencia estatal; que la izquierda siga desprestigiándose y nosotros aquí tan tranquilos.

En el otro movimiento de izquierda importante en el país, el del politécnico, también hay acontecimientos importantes. Los muchachos, dando un ejemplo a la nación de cómo hacer un movimiento social pacífico y exitoso, siguieron organizando, exigiendo y marchando y el gobierno, sorpresivamente, los escuchó. Durante esta semana el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, salió a escucharlos a la calle no una sino dos veces y apenas ayer les contestó cada punto de su pliego petitorio. El plan de estudios repudiado se va a la basura, junto con la ahora ex-directora Yoloxóchitl Bustamante, la mayoría de los otros puntos también les fueron concedidos. Pero no nos demos por bien servidos; los estudiantes han exigido que la directora no se vaya sin antes ser auditada para asegurar que no se lleve la lana y también que el proceso de elección de las autoridades politécnicas sea democrático y que ellos tengan una voz real, esperemos que estas demandas también sean cumplidas.

Las de Derecha

La gran historia gubernamental de esta semana es la captura de Héctor Beltrán Leyva, el líder de uno de los cárteles más poderosos de nuestro país. Se logró sin un solo balazo y el poderoso capo se encontraba simplemente comiendo en un restaurant de San Miguel de Allende. Lo que puede incomodar a más de uno en la derecha verde (dos palabras que solo se juntan en México ya que los partidos verdes internacionalmente tienden a ser de izquierda) es el sujeto que lo acompañaba. Junto al conocido narcotraficante se encontraba Germán Goyeneche, miembro activo del Partido Verde Ecologista de México y operador financiero del narcotraficante. Además, también tenía relación con varios diputados federales tanto del verde como panistas, entre ellos Ricardo Villarreal, quien dijo conocerlo solamente como empresario; pues ¿qué son los narcotraficantes?, empresarios ¿o no?

Yéndonos un poquito más al sur, nos encontramos con la impresentable historia del gobernador priista de Quintana Roo, Roberto Borge. Desde la semana pasada surgió el escándalo de que el gobernador mandaba clonar revistas críticas de su gobierno (Luces del Siglo) para que pareciera que lo estaban aclamando por su buena gestión; después ordenaba distribuir estas revistas como las auténticas para que la población viera el gran trabajo que estaba haciendo. En la imagen que acompaña este artículo pueden ver algunos vergonzosos ejemplos de esta práctica. Pues esta semana también surgió la noticia que el gobernador usaba al yerno de su rival política, la diputada panista, Alicia Ricalde, para sacarle información comprometedora y filtrarla a medios que cooperaran con este tipo de prácticas. Al parecer, el mismo Borge, escribía varias de las notas que aparecerían en varios medios de comunicación, entre ellos las revistas clonadas que salieron a la luz la semana pasada.

Por último, esta semana se realizó uno de los pasos más importantes de la reforma político-electoral, la designación de los integrantes de 18 organismos electorales locales por el INE. Este cambio se llevó a cabo para evitar que poderes locales o los mismos gobernadores controlaran de manera unitaria los institutos electorales locales; sin embargo el resultado dejo mucho que desear. Y es que tanto PAN y PRD ya denunciaron que los designados tienen vínculos con el PRI.

¿Cómo sucedió algo así si la reforma sonaba tan perfecta? Pues para empezar, la discusión y votación para la aprobación o rechazo de 628 aspirantes solo llevo 14 minutos. Además, 5 consejeros (4 de ellos impulsados por el PRI) votaron exactamente igual al favorecer a 354 aspirantes ¿Cómo puede ser que en 354 casos los 5 consejeros voten exactamente igual? Estos consejeros formaron una PRI-bancada sabiendo que para ser aprobados los aspirantes solo necesitaban 6 votos, es decir que con uno más que se adhiriera lograrían su cometido. Al final, solo fueron elegidos 126 aspirantes, de los cuales solo 12 no fueron elegidos por esta mini bancada. Al revisar la lista, se comprobó que efectivamente todos los elegidos, o casi todos, tienen nexos con el PRI… adiós a la democracia real en el ámbito local, ¡Gracias por participar!

Más allá de Nuestras Fronteras

Ahora toca voltear el ojo al continente asiático, especialmente la ciudad de Hong Kong. Este territorio solía pertenecer al imperio británico después de la guerra del Opio contra China. En 1997, con la rendición de los prospectos coloniales de Gran Bretaña, Hong Kong regresó al control chino que ahora era comunista. La disyuntiva de cómo arreglar que un país comunista tuviera el control de un territorio que era y sigue siendo un paraíso financiero y capitalista de nivel mundial fue solucionada con la regla de un solo país, dos sistemas económicos y políticos. A pesar de esta regla, el gobierno chino sigue reteniendo gran control sobre Hong Kong y los ciudadanos de este territorio, especialmente jóvenes y estudiantes, ya no quieren esta presencia abrumadora de Pekín.

Por casi 10 días consecutivos decenas de miles de ciudadanos pacíficos pero decididos han bloqueado calles y ocupado plazas de esta ciudad, demandando que el primer ministro de Hong Kong, Leung Chun-Ying, renuncie y se realicen elecciones completamente libres para que ellos sean los que puedan elegir su gobierno. El gobierno comunista de China ya expresó que esto no va a suceder y ha exigido fuertemente que los manifestantes regresen a sus casas y que de no hacerlo habrá serias consecuencias para todos. Ya ha habido represión en estos actos, pero nada demasiado fuerte; sin embargo, el temor sigue alrededor del mundo que el gobierno chino pueda demostrar su fiereza y poder al realizar otro acto parecido al de la Plaza de Tiananmén.