Tag Archives: Ciudadanía

El financiamiento no es para todos

por Bruno Zarazúa

“No te preocupes por el financiamiento si no lo necesitas.
Hoy es más económico que nunca iniciar un negocio” –
Noah Everett, fundador de Twitpic

En la entrega anterior les comentaba que el tema del financiamiento merecía un artículo exclusivo para desarrollar el argumento, por lo que les contaré una anécdota en relación. Hace tal vez un año o dos me acerque a la oficina de Gobierno que se encarga del financiamiento de proyectos productivos, Fondo Plata la verdad es una opción con un interés en muy bajo y además con capacidad de financiar montos considerables, pues se maneja a través de un fideicomiso con una institución financiera.

Después de platicar un momento me explica los requisitos que entre otros son contar con un proyecto que contenga análisis del mercado, desarrollo técnico, estados financieros proyectados, en fin un plan de negocios, lo que me pareció bastante acertado que lo soliciten, cuando pregunte si en caso de no contar con uno mi sorpresa fue que me respondieran con una negativa, primer punto en contra, ¿cómo es posible que se entreguen financiamientos y no se cuente con una oficina de asesoría y acompañamiento?, lo bueno que la secretaria de economía a nivel federal cuenta con cursos en línea y aparte da un estímulo una vez concluido el curso que tiene como resultado el plan de negocios diseñado.

Otro de los requisitos es tener una prenda en garantía con valor a 1.5 de la cantidad solicitada, es decir, si solicito cien mil pesos debo dejar como prenda en garantía algún bien con valor de ciento cincuenta mil pesos. Con un poco de empatía hacia personas que tienen ideas geniales para desarrollar un negocio que sirva de sustento no solo de sus familias si no que pueda dar empleo a más personas y así beneficiar a muchas más, pero que carecen de recursos para poder echar a andar su idea y se acercan a gobierno buscando un apoyo, un empuje, un detonante para beneficio de muchos, le pregunte a quien me atendía “y si no cuento con algún bien que tenga el valor de 1.5 sobre el capital que solicito, ¿Qué alternativas tengo? ¿Puedo comprar la maquinaria y equipos que necesito para echar a andar el proyecto y dejar endosado aquí con ustedes la factura que avala la propiedad del bien?” a lo que me respondió con un rotundo NO, añadiendo además “el financiamiento no es para todos”, lo que causo en mí molestia ante su falta de sensibilidad, por lo que le refuto diciendo “así como sale uno de pobre”, bien pudo mantenerse callado pues su calidad de prestador de servicio requiere decencia en el trato pero insolentemente insistió en defender su argumento y agrega “si Usted es pobre entonces lo que requiere es un apoyo, esos de dos mil pesos que dan en sedesol, no un financiamiento de fondo plata”.

Después de este mal sabor de boca me di a la tarea de investigar las reglas de operación del fideicomiso y en efecto estas no contemplan alternativa alguna que pueda ser incluyente con personas que tengan carencia económica, estas deberán de buscar su propio desarrollo con un apoyo de dos mil pesos.

Las estadísticas indican que de cada 10 mipymes que comienzan funciones al paso de un año tan solo sobreviven 3, esta política de protección al capital del financiamiento donde se tiene que pedir una prenda en garantía de pago, me indica que la apuesta es al fracaso. Si un gobierno no confía en su gente difícilmente la gente confiara en el.

Es cierto que en algún tiempo atrás (sexenios anteriores), no existía esta política de protección al capital y se otorgaban financiamientos a fondo perdido, pero el abuso, y la corrupción derivo en la discrecionalidad en la entrega de los financiamientos y como era de esperarse muchos fracasaron antes de iniciar, al fin y al cabo no tenían que regresar el dinero.

Estos actos de servidores públicos sin escrúpulos derivaron a que las administraciones siguientes decidieran eliminar la modalidad de financiamiento a fondo perdido, para al menos garantizar la recuperación el financiamiento con el embargo de los bienes en caso de que fracasara el proyecto, o como comúnmente se conoce “cobrarse a lo chino”.

Pero esta protección al capital dejó de lado y no considero una alternativa para proyectos con potencial de éxito pero que la o él emprendedor no contara con el requisito de la prenda en garantía. Una de las grandes falencias de esta oficina de financiamiento es la carencia de asesoría y acompañamiento a los proyectos para en conjunto buscar el éxito del proyecto y así poder ver el retorno de la inversión, también hace falta una alternativa de garantía, como se lo expuse al asesor de Fondo Plata, una alternativa viable pudiera ser que todo lo adquirido con el dinero del préstamo se endose y así garantizar el pago, pero no poniendo en riesgo el patrimonio de quien emprende.

Y lo mismo es en cualquier otra institución financiera, así es que si están pensando en emprender y no cuentan con el capital suficiente para echar a andar su negocio deben de estar dispuestos a poner como prenda en garantía su patrimonio, el de sus seres queridos o el de la persona que sí confío en ti y se ofreció a ser tu aval.

Existe la esperanza de que en esta nueva administración que comienza se hagan las cosas de forma diferente y contemplen este tipo de cambios que son tan necesarios para incentivar el desarrollo de la economía local. En mi próxima entrega les hablaré de esos apoyos de dos mil pesos, los microcréditos. Hasta la próxima.

La transparencia no es un fin

por Bruno Zarazúa

Cuanto más corrupta una sociedad,
más numerosas las leyes.
Edward Abbey

Para bien y después de muchas batallas se logró poner en la mente y en la boca de todos, el tema de “transparencia”, y es que todo mundo habla de ella, políticos, organismos autónomos, sociedad civil, y sobre todo los servidores públicos. Los medios de comunicación han servido como conducto de una muy efectiva campaña propagandista, pues tanto en medios impresos como en radio y televisión aparecen constantemente spots sobre este tema.

Pero, ¿en realidad entendemos lo que es la transparencia?

El vocablo transparencia indica la cualidad de translucidez, claridad, diafanidad, que se puede ver a través de un objeto. En la actualidad se refiere a la honestidad y a las buenas prácticas en los negocios, a la honra y buen nombre de una persona, a la rectitud de intención y a la congruencia con los hechos.

En el ejercicio del poder y la administración pública, toma relevancia en el momento de rendir cuentas claras a la ciudadanía, es exponer de donde provienen los recursos, en que son utilizados, y los fines que se persiguen en la aplicación de los mismos, así como la demostración de los resultados obtenidos en este proceso de gestión. Para que el ciudadano con esta información pueda evaluar el desempeño de las entidades y de los servidores públicos.

La deontología es el tratado o estudio de las normas éticas que deben ser, en el ejercicio de una determinada profesión, existen criterios morales universales para cualquier profesión, como lo es la profesión del servicio público y estas son: la responsabilidad y la honestidad, mismas virtudes que son compartidas con nuestro concepto actual de transparencia, si la deontología fuera aplicada en la administración pública no habría necesidad de reglamentar. Pero lastimosamente esto no ha sido así, de tal manera que se ha tenido que legislar al respecto y establecer leyes y reglamentos para regular sobre el tema.

El primer paso camino a la transparencia fue en 1948 con la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, sobre el Derecho a la Información lato sensu, quedando establecida como la garantía fundamental que toda persona posee de hacerse de información, de informar y ser informada.

Este derecho a la información, se conforma por 4 vertientes: la libertad de opinión, la libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de información. De esta última derivan 3 derechos fundamentales: el derecho a investigar información, el derecho a recibir información y el derecho a difundir información. En lo que concierne a investigar y recibir información implica el derecho de recibir e investigar información veraz y oportuna de los medios de comunicación y por otro lado al derecho de investigar y recibir información en posesión del Estado. Fue en 1977 cuando se logró en México, incluir en el artículo 6° de la Constitución Política, el texto “El derecho a la información, será garantizada por el Estado”

De lo anterior es donde nace el Derecho al Acceso a la Información Pública, la cual puede definirse como el privilegio que posee la persona para acceder a datos, registros y todo tipo de información que se encuentre en poder de entidades públicas y empresas privadas que ejerzan presupuesto público o cumplen funciones de autoridad.

De este modo podemos encontrar en el Derecho al Acceso a la Información Pública, el origen de la transparencia, como un derivado con la intención de combatir la corrupción y eficientar las prácticas de la burocracia.

Es así que la transparencia desde su concepción hasta su aplicación nunca ha sido un fin, sino un medio, no tiene lugar el presumir de ser transparente, cuando la transparencia debiera ser una norma deontológica en el ejercicio público, así como dar los buenos días es una buena costumbre arraigada en la sociedad.

En alguna conferencia sobre transparencia decía el exponente, creo recordar era Alfonso Lujambio, decía: “Al aplicar la transparencia como herramienta para el combate a la corrupción no es válido negar la información e impedir su difusión, bajo ningún supuesto. Es como si fuera mi empresa una de fumigación y eliminación de plagas, y me llamas para que trabaje en tu casa pues tienes un problema con bichos y roedores, entonces llego y tengo la maquinaria más sofisticada y el veneno más potente y una metodología sumamente efectiva que ha sido probada y avalada por las autoridades en la materia; y cuando quiero empezar a trabajar para combatir ese problema tuyo, quiero pasar a la cocina y me dices, no en la cocina no pues tengo los alimentos y no quiero que se vean afectados por los químicos, quiero pasar al baño y me dices, no en el baño no pues tengo una fuga de agua que primero debo de reparar, luego quiero pasar a las recamaras y vuelves a negar el acceso dando cualquier otra excusa. Es lo mismo con la transparencia para que sea efectiva contra la corrupción se debe de aplicar en todo.”

Ahora bien el famosísimo 3 de 3, surge con la intención de demostrar y dar confianza al ciudadano de que el servidor público en el ejercicio de sus funciones, no abusa del puesto para favorecerse y enriquecerse de forma ilícita. Es decir el servidor declara que entra con 5 pesos cuando llega al cargo y se va con 7. Para que esta práctica sea verdaderamente efectiva lo que se debería combatir es el testaferrato, mejor conocido como “prestanombres”. Entonces habría que pedirle el 3 de 3 a la esposa, a los hijos, a los primos, a los hermanos, a los sobrinos, a los abuelos, al mejor amigo, incluso al primo del amigo.

Para finalizar, el Gobierno podrá tener la información pública en una vitrina, con luces de aparador, decorada y acomodada de la mejor manera para que puedan lucir los datos de mayor relevancia. Pero de poco sirve si ese aparador esta sobre una calle desierta, donde nadie le puede ver. Es así que es responsabilidad del ciudadano ir hasta donde se encuentra esa información y escudriñar para resolver por nosotros mismos las incertidumbres que se generan cuando la información está en posesión de terceros. Pero este será solo un medio, el fin debiera ser que con esta información se logre que en la gestión de los recursos públicos se abandonen las prácticas discrecionales y erradicar la corrupción. Solamente con la presión y la participación ciudadana es como se pueden lograr los grandes cambios. Hasta la próxima.

Amero

por Bruno Zarazúa

“Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria. Es una idea grandiosa pretender formar de todo el  mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo…”
Simón Bolívar

 

Imagina por un momento que los países de américa del norte encuentran las circunstancias idóneas y el factor común para unir las economías, muy al estilo europeo.

Muchos ya se han planteado este panorama que incluso desde hace ya varios años nombraron la moneda que circulará dentro de este nuevo (y no tanto) bloque económico, bautizaron a la moneda como “amero”.

Más allá de la imaginación, algunos analistas económicos sustentan esta hipótesis con los cambios estructurales que ha tenido México desde la década de los 80’s, periodo en el que se ubica la entrada de nuestro país al sistema globalizado.

Estos mismos analistas llamados por algunos como “conspiranoicos” coinciden en que la mayoría de las reformas que en la actualidad tienen lugar en nuestro México, apuntan a una estandarización de políticas para homogeneizarlas con los países vecinos del norte.

Suponiendo que la unión de las economías resultara verdad, ¿qué crees que sucedería con nuestro país?

Las posibilidades ante este panorama resultan muy amplias y con un sin número de distintos escenarios. En este espacio tan solo haré un par de planteamientos que en mi opinión son muy probable que sucedan, sí se llega a consolidar esta integración.

Por un lado uno de los primeros pasos sería el eliminar las fronteras, lo que esto significaría para muchos paisanos la posibilidad de volver a ver a sus familias sin el temor de perder el patrimonio que con tanto esfuerzo han logrado en Estados Unido. Por otro lado, la migración de muchos mexicanos rumbo a los países vecinos en busca de nuevas y mejores oportunidades.

De igual forma se esperaría que en México existiera una mayor inversión extranjera, ya que para muchos capitales este país sería como tierra virgen para expandir sus negocios. Esto conlleva a un aumento en las fuentes de empleo.

Hasta aquí parece todo bien. Lo único preocupante es que tal parece que la mejor de las suertes para nosotros sería ser empleado y bueno es que en estos tiempos un empleo bien pagado es muy muy escaso, que va digamos ya un empleo.

Bajo esta misma premisa son muy pocos los mexicanos que tendrían la posibilidad de hacer inversiones serias en los países vecinos.

Ya fuera de suposiciones, en la actualidad se hacen grandes esfuerzos para atraer empresas extranjeras que den empleo a los mexicanos, para lograr la atracción de estas inversiones se tienen que hacer una serie de concesiones como lo son la exención del pago de impuestos, la donación de terrenos, el comodato de naves industriales, entre otras. Todo esto es necesario ya que si no se ofrecen tales beneficios, el capital puede elegir un nuevo destino de inversión así sea un estado vecino dentro del mismo país.

Pues bueno la actualidad no dista mucho de las conjeturas hechas anteriormente. Lo que realmente beneficiaría a nuestro país y a nosotros mismos es que dejáramos de ser empleados para ser empleadores. Y que esas inversiones de capital extranjero que se hacen en nuestros estados permitan una tracción y desarrollo de empresas alrededor de esta primera.

Para esto deberíamos crear nuevas empresas que brinden servicios y productos de calidad a estas compañías extranjeras, y a los productores y comerciantes locales existentes se necesitaría profesionalizarlos, eficientando sus procesos para que sean tomados en cuenta dentro de las listas de proveedores.

Más aparte de estos esfuerzos, se necesitan encontrar vocaciones regionales que consoliden cadenas empresariales y así fortalecer la economía interna, creando productos regionales de calidad y que puedan ser exportados.

De esta manera sí “el amero” toma vida sería un poco más difícil que nos agarre en curva. Y con un poco más de apoyo habría más mexicanos invirtiendo en el extranjero para expandir sus negocios y ser nosotros quien lleva fuentes de empleo a otros países.

Llámenme soñador. Hasta la próxima.

Conocimiento ancestral

por Bruno Zarazúa

“Debemos aprender que somos espíritu,
y tratar a toda la naturaleza como espíritu,
todos somos parte de la misma familia.”
Tradición Hopi

Este 7 de julio pasado tuvo lugar en Zacatecas un importante evento sin precedentes. Sucedió el primer encuentro de pueblos originarios de la región centro norte.

Con el fin de intercambiar experiencias, ideas y proyectos, se reunieron en las faldas del cerro de la bufa, los líderes de diferentes grupos étnicos provenientes de los estados de Nayarit, Durango, Sinaloa, Baja California Sur y Norte, Nuevo León, Coahuila, Sinaloa, Chihuahua y Zacatecas.

Este encuentro toma relevancia ya que gracias a los activistas de “Hijos de la Madre Tierra” y “la Embajada Mundial de Activistas por la Paz” que han servido como facilitadores del diálogo entre instancias de gobernación federal y estatal y los Gobernadores tradicionales de los pueblos autóctonos, han logrado con este diálogo la firma de importantes acuerdos, como la instalación de mesas de trabajo para promover el rescate de valores ancestrales y la delimitación de zonas protegidas.

El ritmo de vida de la actualidad nos tiene a la mayoría de los pobladores de este mundo, distantes y distraídos de temas tan fundamentales como lo es la preservación y restauración de la naturaleza. Estamos viviendo a una velocidad tan voraz que con el fin de generar capital, muchas veces aceptamos el daño colateral y las repercusiones que tiene la explotación de los recursos naturales.

Olvidando lo esencial de nuestro ser, somos habitantes y pobladores de un planeta que ha sido devastado por nosotros mismos. Un planeta que ha sido madre de todos y cada uno de nosotros.

Los avances tecnológicos, la generación y el reparto de riquezas, la transición política, y la mejora en la educación debería de tener un común denominador que se llama conciencia ambiental. Pues ni toda la riqueza, ni la tecnología más avanzada podrán sustituir a la naturaleza, una naturaleza que muchas veces hemos puesto en peligro de extinción debido a nuestro egocentrismo.

Estos pueblos a quienes algunos osarían en llamar “subdesarrollados”, han rechazado entrar en esta dinámica globalizada para preservar sus tradiciones y conservar sus valores, aun viendo amenazada su propia continuidad. Son ellos quienes ahora vienen a recordarnos que todos tenemos un mismo origen, todos somos hijos de la madre tierra, y la estamos dañando, sin ella nadie ni nada. Que no se logrará la paz si no comenzamos por dar un respiro a la Tierra. Que todo lo que en la naturaleza existe, coexiste por una razón, fue puesto allí por algún motivo, fue creado por un creador, Él Creador.

Me atrevo a decir que, son ellos “los pueblos originarios del mundo” los verdaderos guardianes del conocimiento, no quienes presuntuosamente ostentan ese título tan solo para en secreto tomar ventaja y aprovecharse de sus semejantes.

Vale la pena tomar un momento para reflexionar y reordenar nuestras prioridades. Los invito a ver el siguiente video y a continuar participando. Gracias por su tiempo y sus comentarios. Hasta la próxima.

¿Cuánta pobreza está dispuesta a soportar México?

Eduardo Ernesto Hernández Castañeda

Retomo esta pregunta planteada por José Woldenberg en una reciente conferencia que ofreció en nuestro Estado. Lo planteaba en el sentido de entender en qué momento se pudiera dar un cambio radical en el ámbito democrático de nuestra nación, y viene a colación, dado el contexto de crisis social y política que en ella permea.

Parece ser que el único “sector social” que no está dispuesto a reconocer esta crisis, es el de los gobernantes, que aparentemente instalados en una realidad alterna, se niegan a dar fe de los hechos y por ende erran en el diagnóstico de los problemas públicos y en consecuencia, en la propuesta de soluciones: las políticas públicas.

Ese mismo entorno social y político, es evidencia clara del escaso nivel de ciudadanía del mexicano, dada la apatía ya no solo por conocer sus derechos, sino por ejercerlos y más allá, luchar por ellos. En este sentido, el ciudadano erra también en el diagnóstico de los efectos de su ausencia en el ejercicio político y en consecuencia frecuentemente erra en la apatía e incluso rechazo hacia los movimientos sociales que se mantienen luchando dadas determinadas coyunturas políticas; por citar algunos, el #YoSoy132, la CNTE, en su momento el SME, el mismo EZLN, entre otros.

Es cierto que estos movimientos tienen características importantes de radicalismo, pero también es cierto que en su naturaleza propia de lucha antisistémica, no se pueden entender y/o concebir de una manera distinta; quién trata de pintarlos de otra forma, miente o usa la demagogia como herramienta para orientar la opinión pública.

Es cierto que sus medidas de presión política causan complicaciones y en ocasiones, daños al entorno cotidiano social: sus bloqueos, manifestaciones y confrontaciones entre otras; es cierto que con ello dan origen a buena parte del rechazo social; es cierto que detrás de su lucha por el bien común (v.gr. la defensa de la educación pública en el caso de la CNTE) se esconden intereses particulares (v.gr. la defensa de los derechos laborales de sus agremiados y de los grandes privilegios y prebendas económicas y políticas de la CNTE), es cierto que en la misma coyuntura, grupos políticos se adhieren o se apropian de la lucha, en la mayoría de los casos, restando aún más, algún grado de legitimidad (v.gr. AMLO y la CNTE).

Todo ello es cierto, pero también lo es, que ante el agravio continuo que la incorrecta implementación de políticas públicas, ha traído para una importante porción de la población mexicana, este tipo de movimientos representa un viso de esperanza para promover un eventual cambio que mitigue los efectos de la creciente concentración de la riqueza y la marginación de los sectores más vulnerables, provocados por la cada vez mayor corrupción que impera en la gestión pública y la apropiación de los bienes públicos por parte de los privados, dado el modelo económico al que como dijera en una ocasión Paul Krugman, pareciera no permitírsele cuestionamientos, pues admitirlos implicaría de facto reconocer sus falencias.

No soy partidario de estos movimientos radicales, pero reconozco en ellos la importancia de la lucha y resistencia social ante lo que es percibido como agravios del sistema; más aún, reconozco en ellos la importancia de convertirse en un factor coyuntural de cohesión social para despertar a la sociedad del letargo democrático en que se encuentra y de su apatía por el bienestar común y su abrazo incuestionable al individualismo.

¿Cuánta injusticia seguirá soportando México? ¿Cuánta pobreza y desigualdad? ¿Cuánta corrupción? ¿Cuánto enriquecimiento ilícito de gobernantes? ¿Cuánta violencia? ¿Cuánta aplicación selectiva de la Ley, que permita juzgar con distintos parámetros al líder de la CNTE y por ejemplo al del Sindicato Petrolero? ¿Cuánto tienen que caer las finanzas públicas para que se genera la voluntad política y ciudadana para promover el cambio?

¿Podría ello desencadenar una revolución o guerra civil? Sinceramente espero que no , pero no dejo de reconocer que de seguir ejerciendo una gestión pública inercial, tarde o temprano será inevitable. Sin embargo, antes de ello, apelo a un ejercicio de cohesión social no solo con estos movimientos radicales, sino con la ciudadanía en general, que más allá de luchar por el bien particular, deberá entender la importancia de crear un entorno social que promueva el verdadero bienestar para su desarrollo; un entorno de coparticipación, en el que el pastel deje de repartirse en rebanadas enormes para los poderos y migajas para los desprotegidos; un entorno en el que gobierno y sociedad ejerzan de manera conjunta el poder público; un entorno en el que se ejerza una verdadera democracia y haya una sociedad con ideología.

Cito a Barack Obama: “No hay soluciones sencillas; no hay atajos. Tenemos que educar mejor y eso requiere tiempo; tenemos que hacer más dinámico el sector manufacturero, eso lleva tiempo; tenemos que crear un sistema tributario justo; tenemos que aumentar el salario mínimo; tenemos que reestructurar y reformar el sector financiero para evitar que destruyan el sistema, dejando sin empleo a miles de personas.

Son tantos los pendientes, que esperemos se atiendan antes de que México llegue al límite del grado de pobreza que puede soportar.

La recomendación musical del día de hoy, corre a cargo nuevamente del grandioso Al Di Meola, con la interpretación de Señor Mouse, escrita por Chick Corea y grabada en su paso conjunto por la genial agrupación “Return to Forever”. Que la disfruten. (https://www.youtube.com/watch?v=5P25itL5ZfE)

Grandes retos, grandes decisiones

por Bruno Zarazúa

Los empleos públicos pertenecen al Estado; no son patrimonio de particulares. Ninguno que no tenga probidad, aptitudes y merecimientos es digno de ellos.

Simón Bolivar

Alguna vez me tacharon de inmoral por decir que una solución para hacer más eficiente la aletargada maquinaria de la administración pública estatal, era adelgazando su nómina. El señalamiento lo merecía según por el gran aumento en el desempleo que esto representaría. Pero la alternativa sigue siendo viable si acompañando a esta medida, le sigue un programa de coinversión de sociedades. Es decir, si se reúnen 2 o más para invertir el producto de la liquidación para crear una fuente de empleo así sea el autoempleo, el Estado debería de participar en el financiamiento con una parte proporcional a la invertida, aparte de brindar asesorías y acompañamientos para lograr el éxito del emprendimiento.

Y es que son más de 9 mil los trabajadores al servicio del Estado que en conjunto representan más del 60% del gasto presupuestal. Dejando solamente en razón del 40% del presupuesto para obra de infraestructura pública, inversión en educación y salud, inversión deportiva y en seguridad pública, para programas sociales, para fomento al emprendimiento empresarial, en fin, para todo el que hacer del Gobierno.

Es lógico que para el desarrollo de todos los programas de beneficio social es insuficiente el presupuesto estatal, motivo por el cual el Gobernador en turno junto con diputados federales y locales, tienen la obligación de gestionar mayores recursos para abastecer a los programas y proyectos públicos que tienen como único fin el satisfacer la demanda de la sociedad de una mejor calidad de vida. Así es que a través de diversos fondos y programas el Estado ejerce recursos federales, ya que los propios resultan escasos.

Si a esta escasez financiera le sumamos (o le restamos) el inmenso gasto de nómina, esto se vuelve insostenible. En el supuesto de que esta iniciativa fuera privada en lugar de pública, ya hubiera quebrado más de 10 veces.

Es cierto que el capital humano es el más valioso de los recursos con los que cuenta cualquier tipo de empresa, ya sea pública o privada. Pero ¿qué pasa cuando existe sobrepoblación? Esto es una realidad para el caso de algunas dependencias por no decir que el de todas. En algunos casos de la administración pública 8 personas hacen el trabajo de 1, cuando desproporcionadamente en algunos otros casos 1 hace el trabajo de 6.

La administración pública al estar intrínsecamente ligada con la política vuelve más complicado que el personal que ocupa un puesto sea el idóneo de acuerdo con su perfil. Pero esto no es imposible. Si en cualquier empresa privada para poder contratarte te hacen examen de aptitudes, psicométrico y de conocimiento de la materia en relación al puesto que se ostenta y después de este filtro,  te ponen a prueba 3 meses, para después firmar un contrato indefinido, los ascensos de igual forma se concursan, ¿por qué ha de ser tan diferente en la iniciativa pública?.

Sin duda uno de los grandes retos para la siguiente administración y para la que sigue de la que sigue es y será que Gobierno del Estado y la UAZ dejen de ser las principales fuentes de empleo para la población. La atracción de empresas y el impulso al emprendedor deberán ser pilares fundamentales en la política de Gobierno.

En esta ocasión me arriesgo a recibir abucheos, pero ustedes ¿qué opinan al respecto? Será muy grato el leer sus comentarios. Como siempre los invito a seguir participando con sus propuestas y opiniones pues juntos hacemos más. Hasta la próxima.

Entre burlas, fanfarrias y abucheos

por Bruno Zarazúa

“La justicia social no puede ser conseguida por la violencia.
La violencia mata lo que intenta crear.”
KarolJózefWojtyła

Por fin las campañas políticas concluyeron, las elecciones de este 5 de Junio dieron un contundente triunfo para el candidato Alejandro Tello Cristerna de la coalición “Zacatecas Primero”, con una diferencia de más de 60 mil votos que representa diez puntos porcentuales de su más cercano competidor, el candidato de MORENA.

Esta campaña en particular tiene varios puntos de análisis, pero en primer lugar quisiera dar un gran aplauso con fanfarrias a tod@s l@s ciudadan@s, pues por fin se logró vencer al abstencionismo con un promedio de participación de 58% fueron más de 664 mil zacatecan@s quienes salieron a las urnas para decidir el rumbo de nuestro Estado. Esto me llena de aliento ya que cada vez somos más quienes nos interesamos en participar venciendo a la apatía y a la indiferencia.

Un punto que pudiera resultar en una verdadera burla, fue la gran inversión que realizo el IEEZ para “garantizar” el voto de l@s zacatecan@s en el extranjero, este programa fue un rotundo fracaso. La gran inversión realizada de $7’375,258.00 (Siete millones trescientos setenta y cinco mil doscientos cincuenta y ocho pesos 00/100 M. N.), sirvió para que 80 si 80 zacatecan@s de los más de millón y medio de paisanos con residencia en el extranjero pudieran ejercer su derecho al voto, lo que significa que cada voto nos costó $92,190.725 (Noventa y dos mil ciento noventa pesos 725/100 M. N.) los votos más caros de la historia. Gran parte de la responsabilidad es sin duda del IEEZ pero aquí considero cabe evaluar y analizar el trabajo de los candidatos a diputados migrantes, quienes por decreto tienen “pase automático” a la legislatura y que visto está, que el empuje o respaldo que pueda tener radica en no más de 80 personas. Una representación extremadamente costosa.

El abucheo va para el cruento espionaje que de todos lados se suscitó, esto tan solo demuestra lo vulnerable de nuestra privacidad, esta actividad es realmente reprobable, debemos exigir una solución a este grave problema.

Otro abucheo es para David Monreal por incitar a la violencia y enemistar a la población entre sí, pues como era de esperarse contradice su propio dicho y aun cuando prometió respetar el resultado y la preferencia electoral de la mayoría, se ha dedicado a mantener vivo el mismo clima de hostilidad que generó en tiempo de campañas. En videos que circulan en la red sobre la asamblea informativa de MORENA, mientras David hacia llamados para organizarse y realizar una resistencia civil, se escucha de fondo los gritos de la gente enardecida por las palabras incendiarias de este presunto líder, las voces pronunciaban frases como: “quémenlos” “quémenlos vivos”. ¿A esto es a lo que llaman esperanza?

Por otro lado, el mensaje de inclusión que da en su primera intervención ya como Gobernador electo Alejandro Tello, señala: “Más allá de la diatriba y la confrontación, nuestro estado necesita paz, seguridad, construir, crecer y ver hacia adelante”.

Tengo plena confianza en que él sabrá gobernar para tod@s, y en conjunto con todo el equipo y l@s zacatecan@s que anhelamos ver a un Zacatecas prospero lo lograremos, la población no se equivocó, lo mejor está por venir.

Como siempre el llamado es para invitarles a integrarse a este gran proyecto y a no dejar de participar de la vida pública de su municipio y de su Estado, exijamos el cumplimiento de las propuestas y seamos proactivos para lograr el desarrollo, mantengamos la sana unidad pues Juntos hacemos más. Hasta la próxima.

Pasaron las elecciones. ¿Qué nos falta?

Eduardo Ernesto Hernández Castañeda

Del proceso electoral que alcanzara su clímax en la jornada del pasado domingo, mucho se puede decir y a cada especialista corresponderá su análisis a consciencia. El objetivo de este “profano” no es analizar con rigor científico ninguna de sus perspectivas; es más bien expresar una serie de reflexiones acerca de lo que como ciudadano percibo como origen el problema y a su vez, áreas de oportunidad para el cambio.

  1. No cabe duda que el grado de perversión (tanto perverso como pervertido) que ha alcanzado nuestro sistema político, está llevando al límite la elasticidad de la tolerancia ciudadana. Es un sistema que más allá de no sumar, resta en el desarrollo de la política en sí y en su interacción con la sociedad. Con ello se percibe una creciente polarización, que eventualmente repercute en conflictos sociales tanto como en la disminución de la cohesión social. Circulo vicioso y pernicioso.
  2. Ante la perversión del sistema, se presenta una luz de esperanza al observar que bajo ciertas circunstancias y en ciertas regiones del país, la sociedad puede manifestar su hartazgo a través del voto de castigo (amén del partido que gobierne), generando con ello una alternancia en los gobiernos, que dirán(o diremos) algunos “conspiranóicos”, bien puede ser negociada y que en el fondo, representa quizás solo una alternancia oligárquica, recordándonos constantemente la “Ley de Hierro de la Oligarquía”, de Robert Michels. No obstante, esperanza al fin.
  3. Hay muchos que aun confían en un eventual cambio en el sistema, promovido por la vía institucional, es decir, desde dentro o en la periferias del sistema en sí; en tanto otros debido a la experiencia propia, no lo perciben más que en una manifestación antisistémica, tal es el caso de aquellos que fieles al ideario de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, que entre otras cosas, deciden no votar para no formar parte de la farsa democrática que el ejercicio electoral, desde su perspectiva representa, siendo quizás los únicos que a pesar del radicalismo, son capaces de hace latente su inconformidad.

En cierto sentido ambas alternativas han mostrado sus falencias, ya que por un lado, el primer grupo no ha logrado el arraigo y arrastre necesario para generar alternativas o llevar al poder a quien dentro del putrefacto sistema sea concebido como una alternativa de cambio viable; en tanto el segundo grupo con su ausencia, fomenta de facto la permanencia en el poder de aquellos partidos con mayor infraestructura y capacidad de movilización del voto duro. Lo cierto es que difícilmente una dictadura (formal o informal) puede abatirse de no ser a través del uso de las armas, pero ¿tiene México la capacidad de soportar una guerra civil? Paradoja Mayúscula.

  1. En tanto no se construya ciudadanía de alta intensidad (aquella que conoce y ejerce sus derechos), ni se intensifique la participación de la sociedad civil organizada, pocos cambios se podrán lograr, debido a que ante su ausencia, se cede completamente el ejercicio del poder a las corruptas cúpulas enquistadas en las entrañas del sistema político, que sin vigilancia ciudadana, han demostrado velar exclusivamente por intereses particulares, que no por el bienestar público. Todo sistema democrático medianamente exitoso, lo es por el involucramiento intenso de su sociedad civil. Lamentable Ausencia.
  2. Ante esta ausencia de participación civil en el ejercicio de la política y principalmente de un grupo tan importante como los denominados “Milenials”, van ganando terreno las “juventudes partidistas” que en muchos casos, herederas de la pervertida concepción del ejercicio del poder, representan un potencial peligro para la sociedad en el futuro próximo. Son ellos quienes quizás nos gobiernen en los próximos años, con todo y el desaliento y preocupación que provoca su visión frívola de la política y el egocentrismo que les caracteriza, asumiéndose en gran parte como grandes intelectuales de la teoría política y por tanto, como potenciales redentores de la nación. Un movimiento así, aun con las mejores intenciones, necesita un contrapeso civil. Batalla Urgente.

En esta corta visión del que hoy escribe, se entiende la inconformidad siempre visible ante los resultados electorales en nuestro país. No importa quién gane, no importa quien pierda; la fragilidad actual del sistema político y su entramado institucional, provocará incertidumbre al final de sus procesos; el perdedor manifestará siempre su inconformidad ante los resultados, el proceso carecerá de legitimidad y el vencedor, ciertamente llegará sea como sea, en una posición de legitimidad política endeble y con poca representatividad (dado el amplio abstencionismo), en tanto las instituciones pierden y pierden credibilidad y la sociedad se aísla y se muestra cada vez más apática ante la obligación que debería tener de hacer política.

Ahí la tarea para comenzar un cambio, porque contrario a lo que un gran sector manifiesta, considero que el cambio no está “en uno mismo”, el cambio está en la colectividad, pues el ser humano es por naturaleza un ente de sociedad, un ente colectivo que necesita encontrar un ecosistema de bienestar social para aspirar a su desarrollo.

Muy a pesar de todo, aún hay esperanza. La tarea no es de gobernantes y partidos políticos; la tarea es de México.

Para cerrar, la recomendación musical, nuevamente en las virtuosas manos del grandioso Al Di Meola. Midnigth Tango, con la fusión de jazz y ritmos mediterráneos que caracterizan la estupenda creatividad del genial guitarrista. (https://www.youtube.com/watch?v=u5rx1vomQSM)

Con los dedos sobre la puerta

por Bruno Zarazúa
“Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos.”
 Octavio Paz

Después de 8 semanas de intenso (para los que se levantan antes de las diez) trabajo, por fin han concluido las campañas electorales. Es así que ahora nos encontramos en el periodo de veda, momento en el que alejados de tanto ruido deberíamos aprovechar para sopesar las propuestas que nos han entregado cada un@ de l@s candidat@s.

En verdad es muy importante valorar el proyecto de l@s candidat@s y meditar sobre el Zacatecas que queremos, para elegir es imprescindible tener un voto informado. Y para esto es preciso analizar el perfil personal de cada una de las propuestas.

Tal vez sería pertinente hacer en este espacio un breve análisis de dichos perfiles, pero independientemente de las líneas que escriba, estoy seguro que más de un@ dirá que no soy imparcial.

Motivo por el cual la valoración y la medición de propuestas las dejo a su amable consideración, haciendo solamente un llamado de no dejar la elección al azar. Dejo aquí una reflexión sobre la mesa, mientras la ciudadanía permanezca indiferente, y apática a la participación, poco se lograra para alcanzar un Zacatecas más próspero, como mencione en alguna otra ocasión: “… Y como la política a much@s les causa malestar estomacal, se mantienen al margen de está, mientras que la política no se aleja de nosotros y cada decisión que se toma o se deja de tomar nos afecta directa o indirectamente. Cuanto más alejados estemos de la política mayor campo de acción damos para malos manejos al@ corrupt@ y cuanto más interesados y participativos permanezcamos más reducimos el margen de maniobra de est@s.”

Es así a que los invito a participar en estas próximas elecciones, hagamos valer nuestro derecho, pero en esta ocasión que no quede allí, mantengámonos activos dentro de los asuntos públicos, solamente con la participación de tod@s podemos transitar al Estado que anhelamos.

Aparte de que con su participación en esta contienda electoral obtienen beneficios inmediatos, como por ejemplo 10% en el consumo de los restaurantes asociados en la CANIRAC si presentas tu dedo entintado (consultar bases), café gratis en tiendas de auto servicio participantes, imagínate todo esto para incentivar la participación de una población apática. Pero sobre todo, ejerciendo tu derecho estas aportando un grano de arena para el beneficio de tod@s.

Los verdaderos rivales a vencer son el abstencionismo, la apatía, y la pobreza. Lástima que algun@s sean tan viscerales y en lugar de razonar, se dejan llevar por la emoción y el sentimiento (aunque este sea negativo)  y se dediquen a insultar y a descalificar, tan solo por el hecho de pensar distinto y apoyar un proyecto diferente que tiene un mismo fin.

No me queda más que agradecer su amable lectura, y este domingo salgamos a votar por la paz. Hasta la próxima.

blogs.elpais.com

La malsana enemistad

por Bruno Zarazúa

“La amistad y la enemistad proceden de la voluntad”

Séneca

La anhelada participación ciudadana a la que varios hacemos llamado, modestamente cada quien desde su trinchera, refiere a la aportación de propuestas de mejora en las políticas públicas y de iniciativas ciudadanas tanto en los congresos legislativos como al interior de las administraciones tanto federales, estatales y municipales; esto a través de los foros y distintos medios que ponen a disposición los encargados de la elaboración y ejecución de los planes en los distintos niveles de gobierno.

También se requiere participación de la ciudadanía en el escrutinio del destino y uso de los recursos, mediante los mecanismos de transparencia y acceso a la información pública. Este es un derecho constitucional, del cual muy pocos tienen conocimiento y por lo tanto somos minoría quienes hacemos uso de esta garantía, por fortuna es cada vez mayor la difusión que se hace y los gobiernos paulatinamente van avanzando hacia un gobierno abierto, a pesar de las resistencias que presenta por sí misma la inercia de la propia burocracia.

El apoyar activamente en alguna campaña política de cualquier candidatura y el ejercer el voto, son tal vez las más populares formas de participación. Esto debido a la gran promoción que obtienen las campañas políticas en tiempos electorales y también en razón del trabajo permanente que realizan los propios partidos políticos. Y en ocasiones también son las formas más apasionadas de participación.

El activismo político genera en la persona un sentido de pertenencia y empatía, ya que una candidatura es precisamente la representación de la población que comulga con un ideal, es decir, se incluyen a un proyecto que busca personalizar en un@ candidat@ las aspiraciones de la mayoría, ya que con esto se ejecutarán planes y programas para beneficio de toda la población independientemente de si simpatizan con el proyecto o no.

Tal vez sea por esta empatía que se genera la emoción que conlleva la inclusión y llevar la camiseta bien puesta. Pero esta emoción muchas veces es mal canalizada, sobre todo cuando es transformada en sentimientos negativos, como lo es el odio y el rencor, sentimientos que tristemente son fáciles de implantar en una población que en ocasiones ante la desesperación que causa la insuficiencia de oportunidades, encuentran una válvula de escape para su frustración en la denostación, en la difamación e incluso en la agresión. Si a esto le sumamos que existen personas que su única consigna es el buscar la confrontación para así causar temor en la población e intimidar incautos, favoreciendo a un clima de hostilidad que no resulta beneficioso para nadie, mucho menos en estos tiempos de violencia que se vive alrededor del mundo, donde lo último que deberíamos buscar es enemistar a la ciudadanía entre nosotros mismos.

Es muy cierto que en el pasado han acontecido lamentables sucesos que nunca debieron de haber sucedido, pero también es muy cierto como menciona Christopher James que no nos toca ser juzgados por una historia que no escribimos, l@s ciudadan@s que hem@s decidido  participar activamente en política, nos asumimos como los escritores del presente y del futuro y por eso hemos de ser juzgados. No es ignorar ni minimizar los sucesos que han lastimado a México, es reconociendo que debe de prevalecer la fuerza de la razón y nunca más la razón por la fuerza.

En este mismo sentido hago un llamado a detener esa campaña de odio, pues lo único que lograrán es extremar la polarización y causar malsanas enemistades entre la población, cada quien debe de ser valorado por sus propios actos. No por pertenecer a tal o cual partido somos un cáncer ni tampoco somos líderes mesiánicos.

Somos much@s quienes buscamos hacer las cosas bien, que estamos dispuestos de acabar con los letargos para transitar a un país próspero. Lo que necesitamos es paz, respetando el pensar de cada quien, no dejemos que la intolerancia nos ciegue, seamos más receptivos y escuchemos las propuestas. Que sea la razón y no la emoción quien tome las decisiones.

No me queda más que despedirme de ustedes agradeciendo su amable lectura, recordemos que no somos enemigos, en todo caso somos ciudadanos que buscamos de formas distintas un bien común. Seamos propositivos y más proactivos, pues juntos hacemos más. Hasta la próxima.