Tag Archives: decisiones

El factor cambio

Ale Rodríguez

Los cambios duelen, crecer duele, el amor duele; ¿Qué no duele en esta vida?

Quiero pensar que el tomar decisiones es algo fundamental del ser humano, que al ser un proceso común, frecuente y necesario, debería ser fácil y sin dolor, entonces ¿por qué es tan complicado?

De eso se trata la vida, de vivirla y para lograrlo hay que arriesgar. Bien dice el sabio refrán: “El que no arriesga, no gana” pero qué tan atrevidos somos como para decidir apostarle a lo desconocido, a lo incierto, a lo que está fuera de nuestra zona de confort, es ahí donde el miedo nos preocupa, cuando hay que tomar una decisión nos bloqueamos y eso nos causa un conflicto.

En la búsqueda constante de equilibrio debemos poner las situaciones sobre una balanza, ser claro, honesto consigo mismo y decidir objetivamente pero siempre teniendo en cuenta qué es lo que nos hará felices, de otra manera será la decisión equivocada, tengo una amiga que siempre que le cuento mis “problemas”; pongo problemas entre comillas, porque en realidad son decisiones de la vida que debo tomar y para mi son problemas inalcanzables por todo lo que dramatizo y exagero; ella siempre me da el mismo consejo: “¿Ya analizaste qué es lo que verdaderamente te hará feliz?; esa siempre será la respuesta correcta, deja de complicarte porque lo que tú y sólo tú quieras hacer, eso es lo que estará bien”.

Qué tan ciegos debemos estar para no ver las oportunidades que se presentan frente a nosotros o mejor dicho, qué tanto miedo nos da cambiar nuestra realidad habitual, que simplemente nos cegamos de una manera tan sutil y evadimos todo cubriéndolo con excusas, creando infinidad de pretextos que hasta logramos convencernos a nosotros mismos de lo contrario a lo que debería ser, deberíamos dejar de vivir de justificaciones y comenzar a disfrutar los hechos.

En alguna ocasión similar descubrí que yo no me permitía concretar y tomar decisiones porque esperaba una aprobación social, situación que no debería suceder jamás, pues la gente habla, siempre habla y son libres de opinar lo que les plazca al respecto de la vida de otros, pero ¿en qué radica que yo le preste atención a esas opiniones sobre mi propia vida? Si al final de cuentas quien decide qué hacer soy yo, la que se aguanta las consecuencias de los actos soy yo, la que disfruta los beneficios y sobretodo la que aprende en el proceso soy yo, los demás no estarán ahí ayudándome a crecer, eres solo tú, entonces ¿por qué no aprender a escucharnos y decidir con nuestra propia voz? dejar de esperar esa aprobación social innecesaria significaría ser libres y realmente felices, porque nos hemos complacido a nosotros; te demostraste a ti mismo de que eres capaz, de que estas hecho, decidiste enfrentar una realidad a la que le temías sufriendo de una resistencia al cambio por la cuál tu querías claudicar pero fuiste valiente y así no funcionara la decisión tomada no significa que fracasaras porque lo intentaste y el atreverse a hacer las cosas que el común de las personas no hacen significan mucho valor y eso es de admiración es de lo que la gente debería hablar en vez de criticar y juzgar sin atreverse a intentar un cambio primero en su persona.

Admiro a las personas que salen del sistema, esas personas que son diferentes, llaman la atención por eso, hasta incomodan a muchos por su antítesis de normalidad; son ellos lo que se atreven a ser quienes son sin esperar ningún tipo de reconocimiento social, lo hacen solo por el hecho de sentirse satisfechos consigo mismos, demostrarse de lo que son capaces, rebasar las barreras que ellos mismos se crean y convertirse en seres fuertes y poderosos por haber logrado romper con lo establecido por la sociedad.

De ese poder es del que yo me quiero hacer dueña, no hablo sólo de independencia económica, no lo quiero llamar si quiera lograr mis sueños o conquistar mis metas, tampoco es obtener poder y soberanía sobre otros; es más bien esta acción acerca de la toma de decisiones de la que intento ser parte, que va más allá, es algo sobre como conquistar mi propia felicidad y tener la certeza de que es lo que tu corazón, tu alma y tu cuerpo te están pidiendo que hagas, todas las señales te dirigen hacia eso es cuestión de dejarse guiar por tu interior, el destino es sabio y aunque actúa de manera misteriosa jamás te llevará por un mal camino, en el caso de que tu camino sea de rectitud cabe aclarar; uno atrae lo que merece, si en tu vida te haz dedicado a hacer el bien respetando la libertad del otro, forjando tu voluntad viviendo en un signo moral de honestidad por la vida, no deseando el mal ajeno e intentado aportar algo bueno a la humanidad como una mejor versión de ti mismo y dejando de un lado esto como un código de vida si no más bien verlo como un mantra personal, entonces te garantizo que todo fluirá en positivo para ti.

Las decisiones son fáciles de tomar, es cuestión de aclarar el panorama y calmar las ansias, lo que es complicado es mirar hacia nuestro interior, hacer una introspección y atrevernos a cambiar.