Tag Archives: División

Zacatecas perdió el pasado Domingo

J. Jesús Reyes R. del Cueto

Hace una semana, en la víspera de las elecciones locales mediante las cuales los zacatecanos elegiríamos a nuestro próximo gobernador, un servidor mantenía un pronóstico por el cual el PRI arrasaría en la mayoría de diputaciones y ayuntamientos, pero sin embargo MORENA se alzaría con la gubernatura y la capital con los candidatos David Monreal y Soledad Luévano; un triunfo sin duda importante para este naciente partido, logrando su primera gubernatura.

Sin embargo una de mis proyecciones estuvo radicalmente equivocada: el PRI sí arraso en la mayoría de diputaciones y ayuntamientos y MORENA sí ganó la capital; sin embargo la gubernatura se la llevó el PRI y su candidato Alejandro Tello con una gran distancia de casi 67,000 votos, lo que equivale a más de 10% de la votación.

Los resultados fueron sin duda una sorpresa para muchos, incluido un servidor. Al ver que la opción de cambio después de un gobierno desastroso, corrupto y endeudado del priista Miguel Alonso, se haya caído tanto y el PRI haya crecido de la misma manera, cabe preguntarse ¿Qué fue lo que paso?

Sin duda las mapacherías y compra de votos masiva del PRI estuvieron presentes. La maquinaria y estructura gubernamental priista salieron (como en todas las elecciones) a hacer de las suyas para asegurar que su voto duro no los abandonara. Pero a pesar de esto, el voto hacía Tello fue en la proporción que todos los esperábamos: alrededor de 25% de voto duro y un 10% convencido en Tello y el PRI como opción, sumando un 35% no tan alejado del 37.31% que obtuvo.

Es del lado de la izquierda y la supuesta oposición a donde tenemos que voltear para encontrar culpables de que Zacatecas se encuentre nuevamente hundido en la desesperanza de enfrentar 5 años más de priismo con Tello, que si bien puede demostrar encabezar un gobierno más benévolo que el de Alonso, asegura una virtual impunidad para este y su familia, los cuales se dedicaron a saquear el estado.

A pesar de que mis proyecciones eran favorables a Monreal semanas antes de la elección, hace un año o más advertía que si la izquierda no iba unida no iba a poder en contra del PRI, le iba a hacer la chamba fácil, y desgraciadamente estuve en lo correcto. Junto con muchos actores importantes dentro del estado intentamos que ese destino no se cumpliera y se unieran las fuerzas de la izquierda pero eso jamás sucedió.

Hay que ser puntuales, no sucedió gracias a los egos y errores de los actores que buscaban la gubernatura. Ninguno fue capaz de dialogar y negociar apoyar al otro por el bien de Zacatecas. Ni Flores logró ser el cambio que nos une, ni Monreal logró ser la esperanza de Zacatecas.

Hay críticas para repartir.

Hacía Rafael Flores son dos principalmente. A pesar de que yo mismo consideraba que él era el mejor y más preparado candidato y la verdadera opción de cambio, es cierto que cometió graves errores.

En primer lugar, nunca pudo asegurar el apoyo real de su partido y la contienda interna con el simulador Pedro de León le puso un freno de mano a su campaña. El trabajo interno dentro del PRD debería de haber sido mucho mayor.

En segundo término, su campaña fue guiada bajo la lógica de atacar a quien estaba arriba de él en las encuestas, David Monreal, sin entender que el verdadero enemigo era el PRI. Su campaña fue virulenta en contra del candidato de MORENA y rara vez tocó a Tello y la impunidad y corrupción del gobierno Alonsista, o cuando menos así lo subrayaron los medios. Esto no solo lo hizo sufrir en las urnas, sino que también gran parte de la ciudadanía lo vio como traidor y peón del PRI.

A los Monreal, MORENA y su líder nacional Andrés Manuel López Obrador también hay que cuestionarles varías decisiones.

En primer lugar su necedad de pensar que solos podían con el paquete de ganar la elección. La famosa frase de López Obrador de: “Nuestra única alianza será con la gente” probo ser falsa, ya que la gente no creyó que su candidato fuera una verdadera opción de cambio, y en el camino rompió la posibilidad de negociar con actores importantes dispuestos a hacerlo (como el mismo Flores lo estaba al comienzo del proceso).

Su pensar sectario cuyo lema es: “O estás conmigo o estás contra mí” también probo ser contraproducente al alejar a mucha gente que podría haber ayudado a ganar la elección (como ejemplo José Luis “el Cepillo” Figueroa, quien logró ganar con buena distancia la alcaldía de su natal Loreto).

De la misma manera el equipo de MORENA y los Monreal fue poco selectivo al aceptar cualquier “basura” que le aventaban los otros partidos. La inclusión de uno de los peores alcaldes en la historia de la capital, Cuauhtémoc Calderón, y uno de los peores candidatos de “izquierda” a gobernador, Antonio Mejía Haro a un proyecto de izquierda, ideología que ninguno de ellos han tenido ni demostrado tener demuestra que en ocasiones hay “sumas que restan” como lo diría mi amigo y compañero aquí en Voces Cruzadas, Rogelio Cárdenas.

Por último, gracias a los espionajes y llamadas filtradas, ahora sabemos que la realidad de las cosas es que David Monreal fue un candidato sin mucho interés de serlo, poco motivado, sin las ganas y el deseo de ser gobernador que caracterizaba a su hermano y sin el carisma y la popularidad necesarios para ser un político exitoso.

Al final de cuentas los errores fueron muchos, y los que queríamos y votamos por que hubiera un cambio en Zacatecas, debemos de hacer responsables del fracaso a quienes lo son. Debemos de recordárselos y reclamárselos cuantas veces sean necesarias y decirles una vez más y al unísono que la izquierda debe de ir unida… si no, ¡mejor que ni vaya!