Tag Archives: emprendurismo

El financiamiento no es para todos

por Bruno Zarazúa

“No te preocupes por el financiamiento si no lo necesitas.
Hoy es más económico que nunca iniciar un negocio” –
Noah Everett, fundador de Twitpic

En la entrega anterior les comentaba que el tema del financiamiento merecía un artículo exclusivo para desarrollar el argumento, por lo que les contaré una anécdota en relación. Hace tal vez un año o dos me acerque a la oficina de Gobierno que se encarga del financiamiento de proyectos productivos, Fondo Plata la verdad es una opción con un interés en muy bajo y además con capacidad de financiar montos considerables, pues se maneja a través de un fideicomiso con una institución financiera.

Después de platicar un momento me explica los requisitos que entre otros son contar con un proyecto que contenga análisis del mercado, desarrollo técnico, estados financieros proyectados, en fin un plan de negocios, lo que me pareció bastante acertado que lo soliciten, cuando pregunte si en caso de no contar con uno mi sorpresa fue que me respondieran con una negativa, primer punto en contra, ¿cómo es posible que se entreguen financiamientos y no se cuente con una oficina de asesoría y acompañamiento?, lo bueno que la secretaria de economía a nivel federal cuenta con cursos en línea y aparte da un estímulo una vez concluido el curso que tiene como resultado el plan de negocios diseñado.

Otro de los requisitos es tener una prenda en garantía con valor a 1.5 de la cantidad solicitada, es decir, si solicito cien mil pesos debo dejar como prenda en garantía algún bien con valor de ciento cincuenta mil pesos. Con un poco de empatía hacia personas que tienen ideas geniales para desarrollar un negocio que sirva de sustento no solo de sus familias si no que pueda dar empleo a más personas y así beneficiar a muchas más, pero que carecen de recursos para poder echar a andar su idea y se acercan a gobierno buscando un apoyo, un empuje, un detonante para beneficio de muchos, le pregunte a quien me atendía “y si no cuento con algún bien que tenga el valor de 1.5 sobre el capital que solicito, ¿Qué alternativas tengo? ¿Puedo comprar la maquinaria y equipos que necesito para echar a andar el proyecto y dejar endosado aquí con ustedes la factura que avala la propiedad del bien?” a lo que me respondió con un rotundo NO, añadiendo además “el financiamiento no es para todos”, lo que causo en mí molestia ante su falta de sensibilidad, por lo que le refuto diciendo “así como sale uno de pobre”, bien pudo mantenerse callado pues su calidad de prestador de servicio requiere decencia en el trato pero insolentemente insistió en defender su argumento y agrega “si Usted es pobre entonces lo que requiere es un apoyo, esos de dos mil pesos que dan en sedesol, no un financiamiento de fondo plata”.

Después de este mal sabor de boca me di a la tarea de investigar las reglas de operación del fideicomiso y en efecto estas no contemplan alternativa alguna que pueda ser incluyente con personas que tengan carencia económica, estas deberán de buscar su propio desarrollo con un apoyo de dos mil pesos.

Las estadísticas indican que de cada 10 mipymes que comienzan funciones al paso de un año tan solo sobreviven 3, esta política de protección al capital del financiamiento donde se tiene que pedir una prenda en garantía de pago, me indica que la apuesta es al fracaso. Si un gobierno no confía en su gente difícilmente la gente confiara en el.

Es cierto que en algún tiempo atrás (sexenios anteriores), no existía esta política de protección al capital y se otorgaban financiamientos a fondo perdido, pero el abuso, y la corrupción derivo en la discrecionalidad en la entrega de los financiamientos y como era de esperarse muchos fracasaron antes de iniciar, al fin y al cabo no tenían que regresar el dinero.

Estos actos de servidores públicos sin escrúpulos derivaron a que las administraciones siguientes decidieran eliminar la modalidad de financiamiento a fondo perdido, para al menos garantizar la recuperación el financiamiento con el embargo de los bienes en caso de que fracasara el proyecto, o como comúnmente se conoce “cobrarse a lo chino”.

Pero esta protección al capital dejó de lado y no considero una alternativa para proyectos con potencial de éxito pero que la o él emprendedor no contara con el requisito de la prenda en garantía. Una de las grandes falencias de esta oficina de financiamiento es la carencia de asesoría y acompañamiento a los proyectos para en conjunto buscar el éxito del proyecto y así poder ver el retorno de la inversión, también hace falta una alternativa de garantía, como se lo expuse al asesor de Fondo Plata, una alternativa viable pudiera ser que todo lo adquirido con el dinero del préstamo se endose y así garantizar el pago, pero no poniendo en riesgo el patrimonio de quien emprende.

Y lo mismo es en cualquier otra institución financiera, así es que si están pensando en emprender y no cuentan con el capital suficiente para echar a andar su negocio deben de estar dispuestos a poner como prenda en garantía su patrimonio, el de sus seres queridos o el de la persona que sí confío en ti y se ofreció a ser tu aval.

Existe la esperanza de que en esta nueva administración que comienza se hagan las cosas de forma diferente y contemplen este tipo de cambios que son tan necesarios para incentivar el desarrollo de la economía local. En mi próxima entrega les hablaré de esos apoyos de dos mil pesos, los microcréditos. Hasta la próxima.