Tag Archives: Guerrero

Y después ¿Qué?

Rogelio Cárdenas Vargas

El caso de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos forzosamente en Iguala, Guerrero ha provocado el horror en la sociedad mexicana, en diversos estados se han manifestado pidiendo la aparición de los estudiantes normalistas, vivos se los llevaron, vivos los queremos es la consigna general.

Es innegable que este hecho es una prueba para el gobierno de Peña Nieto, la prensa internacional está pendiente del caso y se incrementa día con día la presión social.  La renuncia del gobernador Aguirre está en el aire, los vínculos de las autoridades de diversos municipios con el narco van surgiendo, al igual que fosas clandestinas con restos humanos que hacen ver el horror que se vive en ese estado.

Lo deseable es que los estudiantes normalistas aparezcan vivos, pero el sentido común dice que lamentablemente no lo están. Pero y si aparecen ¿qué? ¿Se terminó el horror? ¿Se cesaran las manifestaciones? ¿Esperaremos a que ocurra el siguiente acto de horror mexicano?

No quiero ser pesimista, pero han pasado tantas tragedias como intentos fallidos de despertar de la sociedad, que este hecho me hace pensar que lamentablemente al paso de algunos meses regresaremos a lo mismo, una sociedad dormida y una clase política desinteresada por la realidad de los mexicanos e interesados solamente en la rapiña de nuestros recursos.

El que este nuevo movimiento social sea un movimiento principalmente compuesto por jóvenes, no me da más esperanza, el movimiento #YoSoy132 cuya exigencia principal era la democratización de los medios, se fue disolviendo poco a poco hasta la nada y sin lograr su propósito, que los medios informaran de forma veraz a la sociedad y sin democracia en nuestros medios masivos.

¿Qué podemos hacer? Pues no lo sé, ya no es cuestión de ideologías, Aguirre fue abanderado por el PRD al igual que el alcalde de Iguala y de quien se presume este estrechamente vinculado con el narco. El Gobierno Federal a cargo de un priísta, es culpable ya sea del desconocimiento de los vínculos de las autoridades con el narco o por la omisión en la actuación a tiempo para evitar una tragedia de esta magnitud, su incapacidad para mantener el estado de derecho sale a flote.

Y es que nuestras instituciones cada día pierden un poco más de su credibilidad, o ¿en qué institución se puede confiar? ¿Las fuerzas armadas? ¿Policías? ¿Partidos? ¿CNDH? ¿Gobierno? ¿La Corte? No hay institución pública que dé certidumbre en nuestro país.

Es tan grande la distancia entre la clase gobernante y la sociedad que las líneas de actuación cargadas de ideología han dejado de existir, son lo mismo, la élite en el poder son un ente monstruoso que busca solo el beneficio cupular.

Y nosotros seguimos sin reaccionar, algunos promoviendo el discurso trillado de que cada quien haga lo que le toque bien y ya está, sin mirar a otro lado, tu se honrado y trabajador y todo irá bien, fomentando el individualismo, cuando lo que hace falta es menos YO y más NOSOTROS, al grado de que se han escuchado críticas a los jóvenes que piden la aparición de los normalistas diciéndoles que lo único que quieren es faltar a clase, que eso es en Guerrero y ya está,  mostrando una total falta de empatía entre nosotros, algo vergonzoso e inhumano. Los que logran sacudirse un poco el pasotismo, al cabo de un tiempo caen en el desánimo por la falta de apoyo del resto de la sociedad o por la cerrazón de los gobernantes a escuchar sus demandas.

¿Hay esperanza?, siempre la habrá, de eso vive la sociedad mexicana aunque no hagamos nada para convertir la esperanza en realidad.

#TodosSomosAyotzinapa

J. Jesús Reyes R. del Cueto

De vez en cuando uno ve algo que lo conmueve hasta las lagrimas. Este vídeo fue algo así para mí. Lo vi por primera vez esta mañana. Un amigo mio y compañero autor aquí en Voces Cruzadas lo compartió en Facebook; con interés oprimí el botón y vi lo que unos jóvenes de San Luis Potosí (específicamente los jóvenes de Ojo Ambulante, “un observatorio de derechos de las y los jóvenes en San Luis Potosí”) le quieren decir a México y al mundo. Es poético y conmovedor. Pero más que nada es real, es verdadero y es probablemente lo que muchos jóvenes (incluyéndome) queremos expresar en estos momentos críticos en la vida política de nuestro país.

Queremos que esta vez no se nos olvide, que esta vez si se haga algo por los estudiantes muertos en Ayotzinapa. Porque hace 46 años se hizo algo similar y la mayoría ni se enteró. Pero ahora las cosas son y serán diferentes. Ahora cada esquina de México sabe o sabrá lo que pasó en Iguala, Guerrero el 26 de Septiembre de este año y lo que ha estado pasando en este y otros muchos estados durante ya muchos años. Esos jóvenes desaparecidos y muertos viven, como nos dicen los muchachos de Ojo Ambulante. Viven en nosotros. En nuestra memoria. En nuestra resistencia. En nuestras marchas y nuestras protestas. Viven en cada noticia que sale y que poco a poco empuja a Aguirre Rivero a la renuncia. Viven y vivirán hasta que, gracias al esfuerzo de todos, nuestro México cambié.

Una gran parte del repudio por lo sucedido se ha enfocado, correctamente, en el PRD. En un PRD que promovió a un gobernador ex-priista y a un presidente municipal con claros nexos al narcotráfico. Ese PRD podrido. Ese PRD que no nos representa ni a mí, ni a miles de mexicanos de izquierda real y verdadera. Si ese PRD, logro de Cuauhtémoc Cárdenas y su equipo después de un fraude del tamaño del mundo, tiene que morir y desaparecer para que México cambié, ojala lo haga. Ojala la izquierda poco representada en los tantos partidos políticos tome esto como una advertencia, como una llamada de atención e implosione. Que muera para que renazca algo mejor. Soy el primer proponente de este casi inevitable futuro.

Si eso necesitamos para que venga un futuro mejor, ojala así sea. Porque hoy nuevamente creo que ese futuro es posible. Después de una decepcionante jornada electoral en el 2012, por primera vez veo, una vez más, la cabeza lenta pero firme del cambio social asomar la frente en México, tal vez para quedarse. Porque los jóvenes que siempre impulsan este cambio están intranquilos y movilizados, organizados y decididos. Hay paros en universidades a lo largo y ancho de este país. El IPN sigue en movimiento y la UNAM junto con él, como esos rivales que por dentro son hermanos. En Guerrero las cosas suben de nivel, los estudiantes no solo marchan y se manifiestan sino también toman calles y carreteras. También regresan la violencia que mató a sus compañeros en las instituciones malignas y represoras; bien o mal hecho, lo hacen. Los ojos de la prensa internacional y alguna que otra institución (como el parlamento Europeo) también están puestos en el país y ahora las inversiones “seguras” que iban a llegar gracias a las reformas de Peña Nieto, ya no lo son tanto.

En una encrucijada de este tamaño, en un momento tan importante para México, vale la pena recuperar las palabras de estos jóvenes de Ojo Ambulante. Vale la pena hacerlo porque son reales, poéticas y conmovedoras. Pero también porque son palabras. Porque aunque es más fácil escucharlo y verlo, a veces vale más la pena leerlo y analizar lo que estas palabras, esta verdadera literatura, significan:

 Estoy tirado en el suelo. Se nota donde enterraron el cuchillo y me cortaron la cara. Se me ven los dientes. En vez de rostro hay carne expuesta y te atormentan dos huecos donde deberían de estar mis ojos.
Mis compañeros me estuvieron buscando y me encontraron convertido en símbolo. Quisieron arrebatarme de los míos, robarles la memoria para matarme, para borrarme y desaparecerme ahora sí y para siempre. Quisieron convertirme en su crimen, su amenaza, su muñeco de espantajo y amedrento, pero yo vivo.
Vivo cuando mi madre llora y susurra mi nombre con la voz entrecortada. Vivo en el funeral repleto de amigos y amados, multitud doliente que con su mera presencia refuta el terror y declara que entre ellos vivió alguien, un joven que conocieron y al que veían y querían ver, un ser que sigue siendo querido en su dolor, en su cariño y en sus recuerdos. No el crimen atroz en que quisieron convertirme.
Vivo en una lagrima de rabia, en un puño alzado, en un paso firme que marcha sobre el enemigo. Vivo en tu resistencia. Vivo en tu protesta. En tu compromiso y en tu esfuerzo. Júrame que no te rindes, ¡pero júramelo a los ojos! Mira la carne y la sangre y los huesos en que me dejaron, y ve la mirada fija de quien una vez fui. Estudiante. Normalista. Hermano.
No me olvides, porque si me olvidas ellos ganan. Si me confundes con eso que dejaron en el suelo sólo seré un torturado más y eso mismo quieren ellos. Ellos que me esperaron, que me buscaron, que me persiguieron y me ultrajaron para que dejara de ser humano, pero que no pudieron. Ellos que sirven a la muerte y aplastan la inocencia y la confianza del pueblo pobre para que se calle, para que aguante, para que se deje matar; pero que no pudieron.
Porque el rostro que se llevaron es mío, pero la carne que dejaron es de todos, y estos huesos también son tuyos y estos ojos también te faltan. Mi gente me llora y mi pueblo hoy se esconde, pero cuando salga a reconquistar las calles no podrá. Por más que intente, ya no podrá ser un pueblo inocente, no será un pueblo que confía. Será fuego, luz, estruendo y viento. Será el ejercito redentor, el huracán que arrasa los escombros para que venga el futuro. Será la muerte alada y justiciera que sostiene la razón y empuña despiadada las armas para imponerla. Mi pueblo será el implacable regreso de la justicia y de la historia.

#VivosSeLosLlevaron

#VivosLosQueremos

Las Voces de la Semana

Va el resumen de esta semana

Las de Izquierda

Ahora la represión de los derechos humanos tocó de este lado, ya se está volviendo en historia de todos los días (o bueno, de todas las semanas). La semana pasada fue el caso de Tlatlaya, Estado de México y ahora toca una situación similar o peor en el municipio de Iguala, Guerrero (gobernado, tanto municipio como entidad, por el PRD – ¿Partido para la Represión de Derechos?). Resulta que muchachos de la escuela normal de Ayotzinapa buscaban recaudar fondos el viernes 26 de septiembre para acudir a la marcha conmemorativa del 2 de Octubre en el Distrito Federal.

Pues en un acto de violencia infernal, ese mismo viernes parece ser que miembros de la policía municipal enloquecieron y abrieron fuego en diferentes partes de Iguala contra cualquier cosa que pareciera estudiante, por motivos todavía inciertos. Parece ser que era una represalia (mandada desde el presidente municipal, o tal vez más arriba) contra estudiantes siempre rebeldes y problemáticos. Si querían su 2 de octubre, ¿Para qué se van tan lejos? dijeron los policías municipales. Los testigos de la balacera indican que no solo fueron policías municipales, sino también estatales y federales; incluso hay versiones de que, cual 2 de octubre, también hubo civiles armados disparando contra la población.

En el recuento de los daños: 57 desaparecidos (los cuales siguen sin ser encontrados), 17 heridos (uno de ellos ya en estado vegetal) y 6 muertos (uno de los cuales fue encontrado horas después con signos de tortura y con la piel de su rostro completamente retirada cual película de terror). La crueldad fue tal, que los policías también balearon un autobús de futbolistas, que, al ser jóvenes, parecían estudiantes.

¿Qué han dicho las autoridades? El presidente municipal José Luis Abarca dice que él no sabe nada, que estaba en un baile cuando sucedió todo. Sin embargo, ya pidió licencia por 30 días para que se esclarezcan los hechos o escaparse, una de dos. Mientras tanto, una gran parte de las fuerzas burocráticas y policiales de Guerrero están desesperados buscando a los desaparecidos; el gobernador Ángel Aguirre ya ofreció desesperada recompensa económica a los que ayuden a localizarlos. La procuraduría estatal ya fincó responsabilidades contra 22 elementos municipales pero es obvio que la responsabilidad va más allá de quienes dispararon las armas. Y por su parte el gobierno federal y sus autoridades, prefieren mantenerse al margen, argumentando que es asunto de competencia estatal; que la izquierda siga desprestigiándose y nosotros aquí tan tranquilos.

En el otro movimiento de izquierda importante en el país, el del politécnico, también hay acontecimientos importantes. Los muchachos, dando un ejemplo a la nación de cómo hacer un movimiento social pacífico y exitoso, siguieron organizando, exigiendo y marchando y el gobierno, sorpresivamente, los escuchó. Durante esta semana el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, salió a escucharlos a la calle no una sino dos veces y apenas ayer les contestó cada punto de su pliego petitorio. El plan de estudios repudiado se va a la basura, junto con la ahora ex-directora Yoloxóchitl Bustamante, la mayoría de los otros puntos también les fueron concedidos. Pero no nos demos por bien servidos; los estudiantes han exigido que la directora no se vaya sin antes ser auditada para asegurar que no se lleve la lana y también que el proceso de elección de las autoridades politécnicas sea democrático y que ellos tengan una voz real, esperemos que estas demandas también sean cumplidas.

Las de Derecha

La gran historia gubernamental de esta semana es la captura de Héctor Beltrán Leyva, el líder de uno de los cárteles más poderosos de nuestro país. Se logró sin un solo balazo y el poderoso capo se encontraba simplemente comiendo en un restaurant de San Miguel de Allende. Lo que puede incomodar a más de uno en la derecha verde (dos palabras que solo se juntan en México ya que los partidos verdes internacionalmente tienden a ser de izquierda) es el sujeto que lo acompañaba. Junto al conocido narcotraficante se encontraba Germán Goyeneche, miembro activo del Partido Verde Ecologista de México y operador financiero del narcotraficante. Además, también tenía relación con varios diputados federales tanto del verde como panistas, entre ellos Ricardo Villarreal, quien dijo conocerlo solamente como empresario; pues ¿qué son los narcotraficantes?, empresarios ¿o no?

Yéndonos un poquito más al sur, nos encontramos con la impresentable historia del gobernador priista de Quintana Roo, Roberto Borge. Desde la semana pasada surgió el escándalo de que el gobernador mandaba clonar revistas críticas de su gobierno (Luces del Siglo) para que pareciera que lo estaban aclamando por su buena gestión; después ordenaba distribuir estas revistas como las auténticas para que la población viera el gran trabajo que estaba haciendo. En la imagen que acompaña este artículo pueden ver algunos vergonzosos ejemplos de esta práctica. Pues esta semana también surgió la noticia que el gobernador usaba al yerno de su rival política, la diputada panista, Alicia Ricalde, para sacarle información comprometedora y filtrarla a medios que cooperaran con este tipo de prácticas. Al parecer, el mismo Borge, escribía varias de las notas que aparecerían en varios medios de comunicación, entre ellos las revistas clonadas que salieron a la luz la semana pasada.

Por último, esta semana se realizó uno de los pasos más importantes de la reforma político-electoral, la designación de los integrantes de 18 organismos electorales locales por el INE. Este cambio se llevó a cabo para evitar que poderes locales o los mismos gobernadores controlaran de manera unitaria los institutos electorales locales; sin embargo el resultado dejo mucho que desear. Y es que tanto PAN y PRD ya denunciaron que los designados tienen vínculos con el PRI.

¿Cómo sucedió algo así si la reforma sonaba tan perfecta? Pues para empezar, la discusión y votación para la aprobación o rechazo de 628 aspirantes solo llevo 14 minutos. Además, 5 consejeros (4 de ellos impulsados por el PRI) votaron exactamente igual al favorecer a 354 aspirantes ¿Cómo puede ser que en 354 casos los 5 consejeros voten exactamente igual? Estos consejeros formaron una PRI-bancada sabiendo que para ser aprobados los aspirantes solo necesitaban 6 votos, es decir que con uno más que se adhiriera lograrían su cometido. Al final, solo fueron elegidos 126 aspirantes, de los cuales solo 12 no fueron elegidos por esta mini bancada. Al revisar la lista, se comprobó que efectivamente todos los elegidos, o casi todos, tienen nexos con el PRI… adiós a la democracia real en el ámbito local, ¡Gracias por participar!

Más allá de Nuestras Fronteras

Ahora toca voltear el ojo al continente asiático, especialmente la ciudad de Hong Kong. Este territorio solía pertenecer al imperio británico después de la guerra del Opio contra China. En 1997, con la rendición de los prospectos coloniales de Gran Bretaña, Hong Kong regresó al control chino que ahora era comunista. La disyuntiva de cómo arreglar que un país comunista tuviera el control de un territorio que era y sigue siendo un paraíso financiero y capitalista de nivel mundial fue solucionada con la regla de un solo país, dos sistemas económicos y políticos. A pesar de esta regla, el gobierno chino sigue reteniendo gran control sobre Hong Kong y los ciudadanos de este territorio, especialmente jóvenes y estudiantes, ya no quieren esta presencia abrumadora de Pekín.

Por casi 10 días consecutivos decenas de miles de ciudadanos pacíficos pero decididos han bloqueado calles y ocupado plazas de esta ciudad, demandando que el primer ministro de Hong Kong, Leung Chun-Ying, renuncie y se realicen elecciones completamente libres para que ellos sean los que puedan elegir su gobierno. El gobierno comunista de China ya expresó que esto no va a suceder y ha exigido fuertemente que los manifestantes regresen a sus casas y que de no hacerlo habrá serias consecuencias para todos. Ya ha habido represión en estos actos, pero nada demasiado fuerte; sin embargo, el temor sigue alrededor del mundo que el gobierno chino pueda demostrar su fiereza y poder al realizar otro acto parecido al de la Plaza de Tiananmén.