Tag Archives: Narcotráfico

Lo que espero de la visita de Francisco I

Eduardo Ernesto Hernández Castañeda

Para el gusto de millones de ciudadanos mexicanos que profesan el credo católico, Jorge Mario Bergoglio “Francisco I”, visita nuestro país en próximos días, levantando entre sus feligreses e incluso entre sus detractores, diversas expectativas.

Dado el historial de los anteriores pontífices y la ostensible diferencia en cuanto a la forma de ver la religión, por su pertenencia la “Compañía de Jesús”, nos hace pensar y especular acerca del posicionamiento político que fijará en cuanto a la situación caótica y crisis social y moral que se vive en nuestra nación, ya que quiérase o no, su estampa de Jefe de Estado así como la de monarca de la religión predominante en México, dota a su discurso y comportamiento de elementos claves de impacto político. ¿Es acaso por ello,  la visita más incómoda para los gobernantes, de un Papa a nuestro país?

Es evidente que en su carácter de Jefe de Estado y ya que su visita se da en tal marco, su posición, si bien puede ser crítica, deberá tener cierta mesura. Quizás nuestros gobernantes no previeron que durante su estancia se presentara un escenario político y social tan delicado y tan susceptible a la crítica políticamente hablando, y bien de ahí puede provenir el enorme nerviosismo que en el entorno político se percibe.

Ante ello, el mismo Bergoglio ha dado ya muestras de hacía donde puede orientarse su discursiva, generando declaraciones como las siguientes:

 “El México de la violencia, el México de la corrupción, el México del tráfico de drogas, el México de los cárteles, no es el México que quiere la Virgen de Guadalupe, la patrona del país.

“Violencia, corrupción, guerra, niños que no pueden ir a la escuela por sus países en guerra, tráfico, fabricantes de armas que venden armas para que las guerras en el mundo puedan seguir. Más o menos este es el clima que vivimos en el mundo. Ustedes están viviendo su pedacito de guerra, su pedacito de guerra entre comillas, su pedacito de sufrimiento, de violencia, de tráfico organizado”. (apro)

A propósito de ello, vale la pena hacer un recuento de las ciudades que visitará, los principales problemas sociopolíticos que en ellas se presentan y el consecuente posicionamiento que desde mi muy personalísima perspectiva, esperaría de su parte.

Ciudad de México, considerada como la ciudad más “progresista” del país y un evidente bastión político de la izquierda mexicana.

¿Qué espero? Evidentemente no un posicionamiento a favor del aborto y el matrimonio entre personas del mismo género; incluso puede esperarse un posicionamiento en contra. Lo que si espero, es que dicho posicionamiento, se de en su caso, en un marco de absoluto respeto al Estado Laico y a la soberanía de nuestra nación, todo esto desde luego en lo que al protocolo de su visita como Jefe de Estado, se refiere. Esperaría además cierto respaldo hacía la política de izquierda y un llamado a retomar el rumbo, dada la comunión su “orden” con la “Teología de la Liberación” y su creencia en el carácter social de la prédica de Jesucristo.

Ecatepec, perteneciente a uno de los estados con mayor crecimiento en el número de feminicidios y considerada por muchos mexicanos como el estandarte de la corrupción del Sistema Político Mexicano, aquel del “un político pobre es un pobre político.

¿Qué espero? Un posicionamiento concreto en contra de la corrupción tan arraigada en el mexicano; ese problema endémico que como diría Mauricio Merino, no es parte del Sistema Político Mexicano, sino que es el Sistema en sí. Además, una condena absoluta al asesinato de mujeres, dada la trascendencia de su papel para la reforma católica impulsada desde el Concilio Vaticano II.

Chiapas, emblema de la riqueza natural de la nación y de la segregación y discriminación contra los indígenas y los pobres.

¿Qué espero? Evidentemente un llamado a la modificación de la política de trato a estos grupos vulnerables; un llamado a retomar desde los gobiernos, el respeto a sus derechos humanos. Además un respaldo al legado de Samuel Ruiz, el Obispo de los Indígenas” y su impulso a la Teología de la Liberación, con la consecuente condena a la forma en que se ha marginado del desarrollo a los indignes y se “satanizado” el movimiento zapatista y otros movimientos derivados de la gran desigualdad social. Asimismo, un llamado firme al cuidado del medio ambiente y la riqueza natural, respaldado en su encíclica “Laudato Si”.

Morelia, otrora tierra de la verdadera izquierda mexicana, cuna del General Cárdenas y su ideario socialista, así como integrante de un estado protagonista del movimiento Cristero. Hoy “Tierra de Cárteles”.

¿Qué espero? Una condena tajante contra la política de la falsa izquierda, esa que por intereses vanos ha encumbrado una plutocracia izquierdista (si se me permite el término), alejándose de los intereses del ciudadano, y que ha producido en consecuencia, uno de los estados con mayor violencia en el país y triste emblema del narcotráfico de la región. Condena sin miramientos, a la narco violencia y a la violencia del Estado (¿acaso coludidas?) y su evidente relación con ciertos sectores de la iglesia católica.

Ciudad Juárez, vinculo de la migración y ciudad tristemente representativa de la violencia de género contra la mujer.

¿Qué espero? Un enorme respaldo al digno papel de los migrantes que día a día arriesgan su vida para cruzar la frontera hacía un país en donde prolifera el racismo y el fascismo manifestado en la campaña política de Donald Thrump. Huelga repetir además, el necesario posicionamiento en contra de la violencia hacia la mujer y un llamado para que su iglesia, trabaje en favor de su protección.

Finalmente, en general  y desde cualquier espacio esperaría una condena sin miramientos, hacia el problema de la pederastia clerical, el oscuro legado de Marcial Maciel y su encubrimiento por parte de otros pontífices; hacia las relaciones de la iglesia católica (desde sus cúpulas) con el narco; hacia la injerencia de su iglesia en el poder de la política corrupta; y hacia el débil papel que han desempeñado en contra de la crisis social y  de inseguridad de nuestro país, aun siendo por naturaleza, el mayor semillero de conciencia moral de México.

Quizás sea mucho pedir, pero dados los antecedentes y la coyuntura política, parece propicio que un Papa como Francisco I, con su legitimidad y fundamento teológico, pueda impactar de manera positiva en el oscuro panorama de nuestro México, rompiendo el paradigma hasta hoy conocido de la relación papal, pues sus palabras, le duela a quien le duela, PESAN.

Para no desentonar con la temática, la recomendación musical de hoy es una breve pieza de música sacra. “Ave Verum Corpus”, obra del gran Wolfang Amadeus Mozart. https://www.youtube.com/watch?v=5gcWW7J1VyU

Ahora le toca a Tamaulipas

ROGELIO CÁRDENAS

Cambió el sexenio, entró Peña Nieto y los muertos siguen apareciendo, la llamada guerra contra el narcotráfico que inició Felipe Calderón como programa para legitimarse como presidente sigue causando estragos en nuestra sociedad.

Y es que en el fondo la estrategia no ha cambiado en mucho, parece ser que solo mediante la persecución judicial de los líderes del narcotráfico esta tragedia va a desaparecer, sin embargo la violencia no ha disminuido. Desde la entrada de Peña Nieto al poder han sido capturado o abatidos numerosos líderes entre ellos Miguel Ángel Treviño Morales, alias ‘El Z-40’ líder de los Zetas y Joaquín Guzmán Loera alias ‘El Chapo’ y nada ha ocurrido con sus grupos.

Y es que por más cabezas que corten como a la Hidra de Lerna, donde hubo una cabeza, saldrán otra o más que las sustituyan, ya que no es un problema de liderazgo, sino económico. Edgardo Buscaglia, experto en temas relacionados con la delincuencia organizada, lleva años diciendo que no es enfrentando al crimen de forma bélica como se va a terminar con el problema, sino atacando su estructura financiera, el problema es que las redes del crimen organizado, han alcanzado a las redes empresariales y políticas del país y ese avispero nadie lo quiere molestar.

Y ahora le toca a Tamaulipas, tras semanas de fuertes enfrentamientos, el gobierno federal como lo hiciera en Michoacán, encabezado por Miguel Osorio Chong ha anunciado que visitará el estado para comenzar un operativo que disminuya la ola de violencia que sufre la sociedad tamaulipeca.

Pero siguen sin cambiar de estrategia, son balas contra balas, dejando de lado la persecución de las redes de suministro financiero que hacen que sin importar quien este a la cabeza, se continúe con el negocio, que no se restringe al tráfico de narcóticos, sino que incluye el tráfico de humanos, la piratería, la extorsión y el secuestro entre otros delitos, convirtiendo a estos grupos en verdaderos corporativos empresariales que en algunos casos tienen un alcance más allá de este continente.

Sumado a esto, el transexenalmente negado deterioro económico orilla a miles de jóvenes a sumarse a las filas del crimen como carne de cañón, material de desecho de una sociedad que no ha logrado darles una alternativa para poder salir de la pobreza, jóvenes que prefieren deshumanizarse para alcanzar un mínimo de satisfacciones que el mundo legal no les ofrece, sin importar el precio que haya que pagar por ello ni el tiempo que les dure. Prefieren morir como delincuentes que morir honestos y de hambre.

Queda poco más que decir o hacer, hemos superado las marchas de la indignación, del no a la violencia, la búsqueda de la paz parece ser un sueño frustrado para la sociedad en México, no ha cambiado nada, lamentablemente parece que nos hemos acostumbrado a vivir así, en silencio, temerosos y deseando que el próximo en los periódicos no sea alguien de nosotros.

Al menos hasta las próximas elecciones en donde volverán a surgir las voces de siempre, clamando por la sociedad para continuar pasados los comicios con los mismos resultados.

¿Qué estado será el siguiente?