Tag Archives: PAN

DOS MIL DIECIOCHO

Juan P. Núñez Borrego

El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres”                           -Platón

Se aproxima el 2018 y finalmente concluirá una de las peores administraciones en el Poder Ejecutivo Federal.

Según la última encuesta ordenada desde la cámara de diputados (en donde el PRI tiene mayoría calificada) respecto a la aprobación del Presidente, dio como resultado que solamente el 8% de los encuestados aprueban el mandato de Enrique Peña Nieto, el 86% lo desaprueba y el 6% están indeciso. Éstas cifras son alarmantes para el partido tricolor pero sumamente ventajosas para la oposición.

Hace aproximadamente diez años, hubo un surgimiento de nuevos cuadros políticos, el estereotipo de esos candidatos eran personas jóvenes, bien parecidas y peinados al estilo Peña Nieto. Aún recuerdo cuando se les preguntaba a las señoras ¿Por qué iban a votar por Miguel Alonso? Y decían: – porque está guapo.

Javier Duarte de Veracruz, Rodrigo Medina de Nuevo León, Aristóteles Sandoval de Jalisco y Cesar Duarte de Chihuahua son algunos ejemplos de ex Gobernadores del llamado “nuevo PRI” que decepcionaron a su pueblo y debido a eso el PAN aprovechó el voto de castigo en 2016, ganando muchos Estados priistas.

Los medios independientes en YouTube, Facebook y Twitter, desplazaron a los medios de televisión masivos (principalmente televisa) sintiéndose más informada la ciudadanía (sobretodo los jóvenes) a través de internet. Éste cambio favoreció a AMLO aumentando su aceptación y cambiando la opinión de mucha gente.

En cambio el PRI se debilita cada vez más en Estados importantes como Nuevo León donde gobierna un “independiente”, en Veracruz donde se acaba de dar la alternancia por primera vez en su historia y en Jalisco donde todavía gobierna el PRI, sin embargo en Zapopan ganó un diputado independiente de apellido Kumamoto y en Guadalajara el alcalde Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano se perfila para ser el próximo gobernador de los tapatíos.

En la Ciudad de México es evidente que ganará morena con Ricardo Monreal y en el Estado de México veo fuerte a Josefina Vázquez Mota.

El PAN gobierna 11 Estados y tendrá el voto de muchos simpatizantes priistas anti-morena, por lo que se posiciona con grandes probabilidades de ganar la presidencia, sin embargo siguen sin definir su candidato.

Conclusión: ganará Morena o el PAN.

Gracias por leerme y también le agradezco a mi amigo de Harvard por seguirme invitando a colaborar en voces cruzadas.

Perdón, Peña

Por Rogelio Cárdenas Vargas

Han pasado 16 años desde que el PAN logró la alternancia en nuestro sistema político con la llegada de Vicente Fox, aquel ranchero bonachón de bigote que prometió sacar a las víboras prietas, alimañas y tepocatas del sistema, no lo hizo. Después, un chaparrito pelón de lentes, prometió traer seguridad a nuestro país y terminar con el narcotráfico, tampoco lo logró.

12 años perdidos en discursos llenos de promesas de cambio que nunca llegaron. Ahora, el guapo que salvaría a México del subdesarrollo gracias a un conjunto de reformas estructurales que permitirían al país sacar su máximo potencial en beneficio de la ciudadanía, pide perdón no por no lograr sus objetivos discursivos, sino por no poder ocultar su corrupción, por su incapacidad, por su estupidez.

Hace unas semanas, la intervención de Obama sobre el concepto de populismo que manifestó Peña Nieto duró muy poco entre nuestro medio político, pero evidencio el bajo nivel conceptual que poseemos en nuestro sistema. Peña Nieto, en aquella intervención alertaba los peligros del populismo en la política, palabra muy empleada en nuestro país para denostar principalmente a los políticos de izquierda, un concepto erróneo como se lo hizo sabe Obama.

Demagogia es la palabra que debió emplear, como la que han empleado tanto el PAN como el PRI para llegar a gobernar, discursos que dicen lo que la gente quiere oír, pero sin sustento o con pocas posibilidades de poderse efectuar. La demagogia que lo llevo a pedir perdón en su discurso sobre la ley anticorrupción, como llevó a López Portillo a llorar en un informe de gobierno.  La demagogia que empleo Vicente Fox o Felipe Calderón asegurando que ellos no eran como el PRI y que cambiarían nuestro país, sin cambiar nada.

Son muchos años ya de gobiernos demagogos, de gobiernos de discursos populares y de acciones para los privilegiados, de fantasías discursivas y acciones punitivas, que agravan la desigualdad y enfrentan a la sociedad.

Ya ha comenzado la carrera presidencial, estamos transcurriendo los últimos tiempos del peor gobierno que me ha tocado vivir y teniendo a Vicente Fox en el retrovisor ya es mucho decir. Comenzaran los mensajes contra el populismo, los discursos del miedo, los discursos de la confrontación, los mismos discursos que nos tienen en el subdesarrollo, pagando combustibles caros, con empleos baratos y con el sistema educativo olvidado. Los discursos de la demagogia llagarán a nuestros oídos y quizá sea tiempo de hacer oídos sordos.

Quizá aquel monstruo populista no sea tal, si Obama se considera populista ¿a quien no le gustaría tener un presidente como Obama lo es para los americanos? Un presidente que piense en su pueblo antes de pensar en los consorcios, los poderes fácticos o las élites políticas y sociales. Debemos comenzar a distinguir entre populismo y demagogia, la demagogia la hemos sufrido innumerables años.

Alguna vez creí que no existiría ningún presidente capaz de sobrepasar la bufonería y demagogia de Fox, Peña me ha demostrado una y otra vez que me equivoqué. Perdón Peña, te sobrevaloré, no lo volveré a hacer.