Tag Archives: RenunciaEPN

¿Por qué marchamos? – Carta a un Amigo

Amigo,

Te escribo estas líneas porque creo que es una mejor opción que platicar. Si esta plática, discusión, debate (como quieras llamarlo) lo tuviéramos en persona probablemente no terminaría del todo bien. Estos son temas que me apasionan, tal vez demasiado pero me apasionan; es mi carrera, mi sueño, mi futuro. Estoy seguro que has tenido conversaciones agitadas y encendidas acerca de tus propias pasiones y gustos, es lo mismo para mí… platicar con alguien con quien estoy en desacuerdo me prende, me enciende, me apasiona; si bien no me enoja, tal vez no lo sé manejar del todo bien y por eso pienso que es mejor escribirte.

Te escribo estas líneas desde el fondo de mi corazón, con el cariño profundo que sabes que te tengo. No son para convencerte (si lo hacen, que bueno, pero ese no es su objetivo). Son para que me entiendas, y no solo a mí, sino también a los miles, millones que piensan como yo y para que en el futuro entiendas porque tomo las acciones que tomo, porque en la carrera profesional que he trazado para mí y en la que espero me acompañes, marchar será sin duda una parte importante del proceso. Si tú decides no estar ahí porque no estás de acuerdo con esos métodos, no te culpo, pero espero que entiendas porque lo hago.

Esto comenzó con una marcha, nuestra discusión y nuestro desacuerdo, pero es mucho más grande que esto. La esencia de nuestro argumento se trata del estado en el que se encuentra México. Y con esto te pregunto: ¿en qué clase de país quieres vivir? ¿Crees que México está bien y que vamos por buen camino? ¿Qué clase de México le quieres dejar a tus futuros hijos? ¿Este mismo país es en el que te gustaría que se desarrollen y crezcan no solo ellos sino todos los niños de este país? Te digo por qué te lo pregunto. Te lo pregunto porque, como ya lo sabes, el 26 de Septiembre pasado desaparecieron 43 estudiantes en Iguala, Guerrero. 5 más murieron ese mismo día y 8 resultaron severamente heridos. Uno de ellos sigue en coma hasta el día de hoy. Desaparecieron a manos de policías municipales, agentes del estado, quienes después supuestamente los quemaron vivos. Por lo que sabemos (que es muy poco) el presidente municipal de Iguala dio órdenes de que los detuvieran y mataran. ¿Por qué? Simplemente porque fueron a protestar, a ejercer su derecho como ciudadanos para pedir más recursos para su escuela y posicionarse en contra de las acciones de corrupción de los gobiernos municipales, estatales y federales.

Yo soy de los que pienso que esta tragedia se planeo desde más arriba, que el gobierno estatal de Guerrero y tal vez hasta el gobierno de EPN sabían lo que iba a suceder y no hicieron nada. Tal vez estoy en un error. Pero aunque no lo estuviera estos 43 estudiantes fueron desaparecidos (probablemente también asesinados) injustamente ¿no lo crees? Se les quitó el derecho a vivir en paz y eso me indigna. Ellos para mí son hermanos, así como lo eres tú, porque no estoy dispuesto a vivir en un país donde jóvenes de mi edad son matados y desaparecidos. Así como hoy fueron ellos, mañana podré ser yo porque yo también protesto y yo también marcho. Así como fueron ellos, mañana podrás ser tú cuando te levante un delincuente y te quiera quitar lo que es tuyo. Así como fueron ellos, pasado mañana podrían ser tus hijos si no le ponemos un fin a lo que vive nuestro país el día de hoy.

Bien podrías decir, esto pasó en Iguala, a miles de kilómetros de aquí, entonces ¿porque me tendría que importar a mí o porque tendría yo que hacer algo al respecto? Es cierto, pasó en Iguala, muy lejos de aquí. Pero pasó en nuestro país y esos estudiantes son mexicanos como tú y yo. Si esto no logra agarrar tu atención, tu simpatía y hasta tu solidaridad, lo siguiente si lo debería de hacer: lo que les paso a ellos pasa a diario a lo largo y ancho de nuestro país. Pasa en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, pero también pasa en Durango, Tamaulipas, Nuevo León y sí, también en Zacatecas. Tal vez no te enteras, tal vez no lo platica tu familia en la comida o no lo ves en tu timeline de facebook pero pasa.

Según cifras oficiales (del mismo gobierno), el número de desaparecidos en México asciende a 20,000. Organizaciones internacionales como Amnistía Internacional o Human Rights Watch dicen que son muchos más. Más de 20,000. Más de veinte mil. ¿Te puedes imaginar la desdicha, la pena, el dolor de no saber nada acerca de una persona que amas? Imagínate lo feo que eso se ha de sentir. Ni siquiera saber si está tu hijo, hermano, padre, amigo vivo o muerto. No poder enterrarlo o despedirlo porque no sabes dónde está. ¿Necesitas un caso más personal o cercano? Tu hermano practica la caza deportiva, ¿cierto? ¿No recuerdas el caso de 10 cazadores detenidos aquí en Zacatecas hace más de tres años? Ellos fueron detenidos por policías. Ocho de ellos no han sido vueltos a ver. Imagínate que eso le pasara a tu hermano. Casos como este hay muchos más y la pregunta es ¿cuándo vamos a ponerle un alto a todo esto? ¿Cuándo será suficiente? ¿Cuándo gritaremos ya basta? Tal vez esto te suena ajeno, distante. Tal vez dices, esto jamás me pasará a mí o a los míos. Déjame te platico de un poema que quizá conozcas y que aplica en esta situación; lo pronunció el pastor cristiano Martin Niemoller, un alemán que vivió durante el régimen Nazi, y dice así:

Primero vinieron y se llevaron a los socialistas, y yo no dije nada para defenderlos

Porque yo no era un socialista.

Después vinieron y se llevaron a los sindicalistas, y yo no dije nada para defenderlos

Porque yo no era un sindicalista.

Después vinieron y se llevaron a los judíos, y yo no dije nada para defenderlos

Porque yo no era judío.

Después vinieron a llevarme a mí, y ya no había nadie que dijera algo para defenderme.

En esa situación estamos mi querido amigo, si no decimos algo ahora y no cambiamos al país ahora, esto no va a cambiar nunca, y eventualmente, tarde o temprano, la situación nos afectará a nosotros y a nuestros seres queridos.

Sé que no eres alguien conformista. Te conozco y admiro tu aspiración, tu motivación a siempre luchar por tus sueños, sin importar las circunstancias o los obstáculos. Sé que no estás contento con la situación que vive el país. Tal vez los desaparecidos te van y te vienen, pero la criminalidad te afecta. Les ha afectado a tus familiares. Has sentido, como yo y miles de zacatecanos y millones de mexicanos, el miedo de no salir demasiado noche o no ir a alguna parte de la ciudad. Puede ser que hasta hayas escuchado balazos. Así como te afecta la criminalidad también te afectan mil problemas más que tiene México. Sé que eres alguien que expresas tu inconformidad al tener que pagar impuestos. Tu argumento es que es injusto que tu dinero bien ganado pare en los bolsillos de políticos corruptos. El problema, como te lo he dicho ampliamente, es que solo una parte de tus impuestos tiene ese destino; una buena parte termina en las escuelas y hospitales públicos que México necesita. Son destinados, en alguna medida, a los servicios médicos que tú has llegado a utilizar. Las ambulancias que circulan por las calles al pendiente de lo que nos pueda pasar, las que probablemente han salvado la vida de miles de personas, son pagadas por los impuestos de todos los mexicanos, pero bueno, esa es otra historia.

Lo central ahorita es que estoy seguro que no te gusta vivir en un país en donde buena parte de tu contribución fiscal termine en manos de la corrupción. ¿Qué vas a hacer para que esto cambie? ¿Qué vas a hacer para que tus hijos no crezcan en un país así? ¿No pelearas y lucharas y alzaras la voz para que el dinero de millones de mexicanos no termine en manos de políticos corruptos? Como mexicano creo que es tu responsabilidad hacerlo. ¿Qué puedes hacer? La respuesta tal vez no te guste pero es esta: marchar. Protestar y bloquear calles. Eso es lo que puedes hacer para que el gobierno escuche tus demandas. Votar, cuando menos por ahora, ya vimos que no funciona. Cualquier partido que elijas va a robar tus impuestos. Ya lo hizo el PRI, ya lo hizo el PAN, ya lo hizo el PRD. Ojala tengas una opción nueva, innovadora y eficaz que sin bloquear calles ni afectar a terceros haga que el gobierno escuche, pero hasta ahorita lamento decirte que no la hay.

Dirás lo mismo que dijiste ayer, que marchar no sirve, que solo afecta a terceros al bloquear calles y no a los que debería afectar, al Estado. Te invito a que estudies la historia de México y de la humanidad. Porque marchando gente pequeña e insignificante ha cambiado el mundo. Muchos de los privilegios de los que tu gozas el día de hoy son resultado de que la gente marchó y bloqueó calles algún día. Eres mexicano y estás orgulloso de serlo, eso no hubiera sido una realidad si en 1810 un puñado de valientes no hubiera levantado la voz (y las armas) en contra de un régimen opresor que era el español. Ellos hicieron mucho más que bloquear calles, ellos mataron, incendiaron, hicieron guerra y salieron victoriosos. Así mismo, fuiste estudiante hace no mucho tiempo, y al mismo tiempo que fuiste estudiante pudiste expresarte con libertad en redes sociales, con tus amigos, con tu familia y dar tu opinión sincera en una variedad de temas. Si estudiantes no hubieran marchado, bloqueado calles y muerto en 1968 y durante muchos años después para lograr la libertad de expresión en nuestro país, la historia sería diferente. También tienes una credencial de elector, y has votado en elecciones estatales y federales. Cuando entras a la urna y vez las boletas ¿cuántas opciones vez? Son varias ¿no? Tienes una elección que hacer. Pues si millones no hubieran marchado, bloqueado calles y sí, también muerto, en nuestro país desde los 1920’s hasta 1988 esa no sería la realidad. Entrarías y tendrías una sola opción: el PRI.

Acerquémonos más al presente. Fíjate bien en tu cuenta de teléfono celular o fijo, date cuenta que lo que hace unos años era realidad ahora ya no lo es. Hoy por hoy las compañías ya no cobran largas distancias ni roaming; en unos años podrás prender la televisión y verás que ya no solo hay dos compañías televisoras sino que hay más canales de televisión abierta. Esto no fue por la benevolencia de Peña Nieto. Esto es un resultado directo de las marchas y bloqueos de calles en los que participaron millones de estudiantes (entre ellos yo) hace dos años como parte de un movimiento que se llamó #YoSoy132.

Vayámonos más allá de nuestras fronteras. En Estados Unidos un pastor cristiano negro y millones de estudiantes y activistas tanto blancos como negros lograron terminar con el racismo gubernamental. ¿Cómo? Marchando, bloqueando calles, deteniendo el tráfico. En Sudáfrica otro negro y millones que lo seguían lograron derrocar a uno de los sistemas más opresores y racistas del siglo pasado. ¿Cómo? Marchando, bloqueando calles, levantando los brazos y las voces. En la India un individuo de complexión delgada y millones detrás de él le dieron independencia a su país del imperio británico. ¿Cómo? Marchando, bloqueando calles y no solo calles sino también compañías enteras, estaciones y oficinas. Estas personas ahora son héroes y afectaron a millones de terceros. ¿Por qué crees que el mundo se los ha perdonado? Porque su causa era más grande y más importante que la pequeña inconveniencia del tráfico.

Aquí y ahora, los millones que han marchado en México (en acciones como las del 20 de Noviembre y el 1ro de Diciembre) han logrado hacer de este asunto una noticia internacional. Los ojos del mundo están puestos en México porque el gobierno no está haciendo lo que le toca para resguardar nuestra seguridad. Ha fallado en esto y en muchas cosas más. Gracias a los que han marchado el gobierno se ha puesto las pilas para resolver el caso de los 43 desaparecidos. El presidente municipal de Iguala y su esposa ya fueron detenidos y estoy convencido que no hubiera sido tan “rápido” si no fuera por los que han marchado y bloqueado calles.

El gobernador de Guerrero ya renunció a su cargo por su incapacidad gracias a que millones han marchado demandando su renuncia. El jefe de la policía del DF que ha detenido arbitrariamente a manifestantes y violado sus derechos también ya renunció. Tal vez es guajiro pensar que Peña Nieto renunciará porque millones lo piden en las calles, pero, se vale soñar ¿no? Y si EPN no renuncia, si estoy seguro que los millones que hemos marchado ayudaremos a que la realidad de nuestro país, poco a poco, vaya cambiando. Tal vez no sea la única ni la mejor opción, pero como lo dice una foto de un actor mexicano sosteniendo un cartel “Prefiero hacer algo a no hacer nada… #YaMeCansé” Te invito a que, si así lo sientes, te unas a esta lucha interminable por mejorar México. Creo que es nuestra obligación.

¿Tu, qué vas a hacer?