Tag Archives: Sistema Nacional Anticorrupción

La Obligación Que Sigue Ausente

Eduardo Ernesto Hernández Castañeda

La campaña electoral del ahora Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se caracterizó por la firma de “compromisos presidenciales” bajo el slogan de “te lo firmo y te lo cumplo”, que con probados resultados en su camino hacia la gubernatura del Estado de México, fue adoptada en la estrategia priista del 2012.

Se firmaron ante notario (como supuesto refrendo y obligación de cumplimiento) 266 compromisos, que en la lista serían encabezados por el No. 1 “Crear la Comisión Nacional Anticorrupción”, a la inteligencia de que sería una propuesta que hasta el ciudadano menos informado, vería con buenos ojos, debido a que la corrupción como mal endémico del pueblo mexicano afecta a todos los ciudadanos en mayor o menor medida.

Con este antecedente se han materializado diversos esfuerzos por impulsar (¿?) en la agenda pública el tema de la “anticorrupción”, que iniciaran el 15 de noviembre de 2012 (dos semanas antes de que EPN asumiera la Presidencia),  con la presentación presentaron ante el Senado, por parte de la bancada del PRI-PVEM, de la Iniciativa para la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción. Así, el camino hasta la actualidad, aunque escabroso ha sido aparentemente persistente y su mayor logro (cuando menos así se presume) es la “Reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de combate a la corrupción”, publicada el 27 de mayo de 2015 en el Diario Oficial de la Federación, que sin embargo, en opinión de expertos del tema, ha sido insuficiente para garantizar el funcionamiento de un adecuado Sistema Nacional Anticorrupción.

A la sazón y presión de organizaciones como la “Red por la Rendición de Cuentas” e instituciones educativas como el Centro de la Investigación y Docencia Económicas, cuyas observaciones a los malos planteamientos de las reformas, han sido claras y persistentes, el presente mes, los grupos parlamentarios del PRD , así como del PRI-PVEM, han presentado ante el Senado de la República, nuevas iniciativas que pueden mejorar la conformación del Sistema Nacional Anticorrupción, y que se estima que al menos de manera parcial solventarían las demandas de la sociedad civil en su lucha por consolidar la lucha contra la corrupción.

El proceso ha contado con un seguimiento detallado por parte de instituciones educativas y organizaciones de la sociedad civil, a fin de evitar que como nos es costumbre en México, los productos de estas reformas, vean entorpecida su consolidación, por deficiencias (muchas veces provocadas a propósito) en su diseño y conceptualización.

En este sentido, en opiniones de expertos, el Sistema Nacional Anticorrupción deberá cuando menos:

  • Garantizar la autonomía del “órgano anticorrupción”, de tal modo que sus “órganos internos de control no sean nombrados por las mismas instituciones que deberán fiscalizar.
  • Asegurar la existencia de un Servicio Profesional de Carrera que a la vez, fortalezca la autonomía e independencia de los órganos de control y garantice el desarrollo y desempeño profesional de sus integrantes.
  • Dotar al “órgano anticorrupción” de facultades plenas para que sus recomendaciones tengan efectos vinculatorios que puedan dar lugar incluso a un juicio político.
  • Garantizar la vinculación de las leyes anticorrupción con las de ejercicio del gasto, contratación de obras y servicios, responsabilidades administrativas, penales y de coordinación entre órganos de control, auditoría, transparencia, evaluación y sanción.
  • Tener vinculación y correspondencia con los ordenamientos jurídicos de la materia en las distintas entidades federativas, de tal manera que queden armonizados los sistemas anticorrupción estatales y municipales; lo que denominan Consolidación del Sistema Nacional de Fiscalización y Rendición de Cuentas.

Bajo el contexto de la realidad social actual, el tema del combate a la corrupción se vuelve ineludible para un gobierno que decidió incluirlo como pilar fundamental de su plataforma electoral; además cobra relevancia tras los visos y tufos de corrupción que en sus funciones se han presentado, tales como el sonado caso de “la Casa Blanca de EPN”, “la Casa de Malinalco de Videgaray”, la difusión de presuntos hechos de corrupción entre la empresas OHL y diversas instancias y personalidades del Gobierno Federal, tan solo por mencionar algunos.

Cobra trascendencia también a la luz del enorme sacrificio económico al que es sometido el pueblo mexicano por la crisis económica actual y que a todas luces afecta en mayor medida a los grupos sociales más vulnerables, en tanto el derroche de recursos en actividades burocráticas, gastos en publicidad gubernamental y campañas electorales, no tiene mermas y resulta cada vez más costoso para el erario público.

Por todo ello, la lucha contra la corrupción y la instauración y correcta aplicación del Sistema Nacional Anticorrupción, es UNA OBLIGACIÓN QUE SIGUE AUSENTE, y que aunque su ausencia se da por la poca voluntad y/o mucha conveniencia de las esferas políticas, requiere hoy más que nunca, del continuo y profundo involucramiento de todos los grupos sociales; requiere por ello, la formación y ejercicio de una verdadera ciudadanía.

Para ser fiel a la tradición de las recomendaciones musicales, disfrutemos hoy de la pieza maestra del grandioso Django Reinhardt, padre y una de las mayores influencias de la guitarra l jazz: Minor Swing, que evoca sus raíces gitanas y nos brinda un breve gesto de su apoteosis musical. (https://www.youtube.com/watch?v=VpmOTGungnA)