Tag Archives: Sociedad

¿Podemos México?

Rogelio Cárdenas Vargas

El panorama político Español está por cambiar y es que de ser ciertos los últimos sondeos de preferencia un nuevo actor institucional como lo es Podemos que tiene ocho meses de formación estaría por convertirse en la primera fuerza política de España.

Lo sorprendente de este caso no es solamente que los partidos tradicionales sean superados por un nuevo actor, sino el origen del mismo. Podemos es fruto del movimiento de los Indignados en España en donde se encausó el hartazgo de la sociedad hacia las instituciones políticas ofreciendo una alternativa electoral a las persones que por mucho tiempo o se ausentaban de las urnas o llamaban a la nulidad de los votos, por no ver una diferencia real entre los dos partidos mayoritarios, el Partido Popular (actualmente en el gobierno) y el Partido Social Obrero Español.

El seísmo en el círculo político tradicional ha sido tal que se ha iniciado una campaña mediática para vincular a los líderes de Podemos con el Chavismo venezolano, una especia de campaña similar a la del “Peligro para México” pero en versión española. Sin embargo, sin importar si son ciertos o no los vínculos con Caracas, Podemos ha logrado posicionarse por delante de los que hasta ahora mantienen a España con niveles de desempleo del 24% de la población y de 53.7% en el caso de los menores de 25 años.

Sumado a esto, los casos de corrupción en las cúpulas de los partidos incrementan la irritación popular y Podemos ha sabido aprovechar esta situación ofreciendo un discurso nuevo, caras nuevas y una sensación de esperanza que tanto PP como PSOE habían dejado de transmitir.

En México la coyuntura del caso Ayotzinapa y el hartazgo por la inseguridad es una oportunidad más para encausar la frustración social hacia un cambio en el Status Quo político de nuestro país, porque al igual que ocurría en España antes de Podemos, no se puede vislumbrar mucha diferencia entre los partidos políticos del país, incluyendo los de reciente formación como Morena, Encuentro Social y el Partido Humanista, todos vinculados con algún partido ya existente y por ende con formas de hacer política iguales.

No se trata de decir que todos son iguales (algunos son malos y otros peores) pero es que no existe en el panorama político mexicano alguien que ofrezca aires nuevos y de esperanza de verdadero cambio, políticos nuevos (y no me refiero a la edad) que quieran cambiar las reglas del juego y no seguir luchando por ganar un juego cuyas reglas son totalmente hechas para hacer trampa e injustas. Podemos, un partido que tiende a la izquierda parece ofrecer eso en España y nuestras múltiples izquierdas partidistas en México solo ofrecen, complicidad con la derecha, simulación o cerrazón a la crítica.

La búsqueda de puestos de poder ha desdibujado nuestra izquierda institucional, dejando a miles de ciudadanos sin opción. Se necesitan liderazgos nuevos que encausen el descontento social y de la esperanza de cambio de las reglas y los partidos de izquierda actuales no ofrecen nada de eso. Necesitamos elevar la voz y pedir un cambio en las reglas del juego, donde la corrupción y la impunidad son norma, necesitamos una limpia del sistema político, una renovación ética, exigir un cambio una y otra vez hasta lograrlo.

¿Podemos México?

Ahora le toca a Tamaulipas

ROGELIO CÁRDENAS

Cambió el sexenio, entró Peña Nieto y los muertos siguen apareciendo, la llamada guerra contra el narcotráfico que inició Felipe Calderón como programa para legitimarse como presidente sigue causando estragos en nuestra sociedad.

Y es que en el fondo la estrategia no ha cambiado en mucho, parece ser que solo mediante la persecución judicial de los líderes del narcotráfico esta tragedia va a desaparecer, sin embargo la violencia no ha disminuido. Desde la entrada de Peña Nieto al poder han sido capturado o abatidos numerosos líderes entre ellos Miguel Ángel Treviño Morales, alias ‘El Z-40’ líder de los Zetas y Joaquín Guzmán Loera alias ‘El Chapo’ y nada ha ocurrido con sus grupos.

Y es que por más cabezas que corten como a la Hidra de Lerna, donde hubo una cabeza, saldrán otra o más que las sustituyan, ya que no es un problema de liderazgo, sino económico. Edgardo Buscaglia, experto en temas relacionados con la delincuencia organizada, lleva años diciendo que no es enfrentando al crimen de forma bélica como se va a terminar con el problema, sino atacando su estructura financiera, el problema es que las redes del crimen organizado, han alcanzado a las redes empresariales y políticas del país y ese avispero nadie lo quiere molestar.

Y ahora le toca a Tamaulipas, tras semanas de fuertes enfrentamientos, el gobierno federal como lo hiciera en Michoacán, encabezado por Miguel Osorio Chong ha anunciado que visitará el estado para comenzar un operativo que disminuya la ola de violencia que sufre la sociedad tamaulipeca.

Pero siguen sin cambiar de estrategia, son balas contra balas, dejando de lado la persecución de las redes de suministro financiero que hacen que sin importar quien este a la cabeza, se continúe con el negocio, que no se restringe al tráfico de narcóticos, sino que incluye el tráfico de humanos, la piratería, la extorsión y el secuestro entre otros delitos, convirtiendo a estos grupos en verdaderos corporativos empresariales que en algunos casos tienen un alcance más allá de este continente.

Sumado a esto, el transexenalmente negado deterioro económico orilla a miles de jóvenes a sumarse a las filas del crimen como carne de cañón, material de desecho de una sociedad que no ha logrado darles una alternativa para poder salir de la pobreza, jóvenes que prefieren deshumanizarse para alcanzar un mínimo de satisfacciones que el mundo legal no les ofrece, sin importar el precio que haya que pagar por ello ni el tiempo que les dure. Prefieren morir como delincuentes que morir honestos y de hambre.

Queda poco más que decir o hacer, hemos superado las marchas de la indignación, del no a la violencia, la búsqueda de la paz parece ser un sueño frustrado para la sociedad en México, no ha cambiado nada, lamentablemente parece que nos hemos acostumbrado a vivir así, en silencio, temerosos y deseando que el próximo en los periódicos no sea alguien de nosotros.

Al menos hasta las próximas elecciones en donde volverán a surgir las voces de siempre, clamando por la sociedad para continuar pasados los comicios con los mismos resultados.

¿Qué estado será el siguiente?

¿Nos importa el agua?

Rogelio Cárdenas Vargas

El pasado 22 de Marzo se conmemoró el Día Mundial del Agua, un día que supuestamente nos debe recordar la importancia del cuidado del agua dulce, un día que lleva 21 años celebrándose y sin embargo los problemas no solo persisten, sino que se han incrementado.

México es un país con un clima tan diverso que los problemas de agua pueden llegar a ser totalmente diferentes de una zona geográfica a otra. El sur, caracterizado por contar con afluentes caudalosos y descargas pluviales de proporciones bíblicas, sufren de exceso de agua, que ha ocasionado en años recientes algunas de las mayores inundaciones que se tienen registradas, provocando pérdidas millonarias a miles de familias y daños en cultivos. El norte, cada vez más seco, la ausencia de agua tortura a un sector que ha sufrido ya bastante por las políticas públicas fallidas y por la mala praxis de gran parte de los campesinos.

Llevamos bastantes años escuchando campañas de cuidado del agua, programas para ayudar al campo a eficientar el uso de agua, creando infraestructura para llevar agua de donde hay a donde no o para evitar el desbordamiento de ríos. Sin embargo los problemas persisten y no solo eso, sino que en algunos casos se agudizan.

¿Qué esta fallando? ¿Estamos realmente conscientes de los problemas con el agua? En nuestro día a día son pocas las personas que realmente hacen un uso eficiente del agua. El problema no es que se vaya a terminar el agua, el planeta es tres cuartas partes de agua, el problema real es que en un futuro, si seguimos desinteresados por el recurso, será un recurso caro lo que puede incrementar la brecha de desarrollo entre clases en el país.

A pesar de que estamos informados de la situación del agua, poco hacemos y poco exigimos para que la sociedad en su conjunto, ciudadanos y gobierno empecemos a hacer uso responsable de un recurso que cada día va a costar más y de no hacer lo que ya sabemos que debemos hacer nos va a salir caro como nación.