Tag Archives: Transporte Público

Movilidad para Zacatecas

Por Rogelio Cárdenas Vargas

Pasó un sexenio en el que muchos creímos de buena fe que sería un cambio en la forma de gobernar en Zacatecas, no solo porque llegaba un político de una nueva generación, sino un político con experiencia, aparentemente honrado y con discursos de izquierda y que se revelo a la imposición de un candidato por parte de la entonces gobernadora Amalia García, lamentablemente Miguel Alonso resulto ser un joven-viejo, que no solo no cambio la forma de gobernar, sino que regreso hacia un autoritarismo peligroso.

Fueron muchos los temas en los que Miguel Alonso quedo a deber a los ciudadanos, seguridad, educación, salud, derechos civiles, etc. A pesar de que hubo avances, muchos fueron inerciales y no se notó una injerencia directa de las políticas públicas estatales.

Uno de los grandes temas que han quedado en el olvido es el del transporte público, un sistema ineficiente, conflictivo, contaminante y que ocasiona en muchos casos más problemas de los que resuelve. Al inicio del sexenio que está por concluir, el tema del transporte tomo relevancia, a los concesionarios se les autorizo un incremento en la tarifa a cambio de que modernizaran sus unidades, se gestionaron apoyos para que adecuaran las unidades para personas con alguna discapacidad motriz, sin embargo el sistema sigue empeorando.

Uno de los proyectos que pudo ser un parteaguas en el sistema de transporte el PIMUS (Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable) se quedó en los cajones de algún escritorio de la Secretaria de Infraestructura. Un proyecto que pretendía dar a los zacatecanos un sistema de transporte más eficiente, menos contaminante y que mejoraría la circulación vehicular en las vías de la zona metropolitana, fue simplemente olvidado.

El cálculo electoral siempre presente en nuestros gobernantes, seguramente fue en gran parte el responsable de la no implementación del PIMUS, ya que afectaba los intereses de las mafias que controlan al transporte colectivo urbano, ya que les quitaban el monopolio que ejercen, pero mejoraría de forma sustancial el servicio en beneficio de la sociedad.

Irónicamente el PIMUS también pretendía mejorar las condiciones operativas de los actuales concesionarios, se crearía una empresa en la cual se incorporaría a los dueños de alguna concesión para poder operar de forma coordinada, repartiendo de forma más justa los ingresos y no solo eso, sino que el objetivo del PIMUS era incentivar el uso del transporte público lo que atraería a más usuarios y por ende mayores beneficios económicos.

Pero el pasado ya pasó, Miguel Alonso se irá y el transporte público seguirá siendo más que una alternativa para la movilidad digna, una calamidad para quienes no pueden costearse un medio de transporte digno.

Ahora llega Alejandro Tello quien entre sus propuestas se encontraba la implementación del Metrobus, algo que se contemplaba dentro del PIMUS. Al igual que con Miguel Alonso, le daré el beneficio de la duda y ojala él pueda entender que hay supuestos costos políticos que son rebasados por mucho cuando el beneficio social es palpable.

El transporte público no puede ser un medio para crear clientelas corporativas, debe ser un instrumento para incrementar la calidad de vida de los habitantes y el PIMUS estaba orientado a eso.