Tag Archives: Videgaray

La Obligación Que Sigue Ausente

Eduardo Ernesto Hernández Castañeda

La campaña electoral del ahora Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se caracterizó por la firma de “compromisos presidenciales” bajo el slogan de “te lo firmo y te lo cumplo”, que con probados resultados en su camino hacia la gubernatura del Estado de México, fue adoptada en la estrategia priista del 2012.

Se firmaron ante notario (como supuesto refrendo y obligación de cumplimiento) 266 compromisos, que en la lista serían encabezados por el No. 1 “Crear la Comisión Nacional Anticorrupción”, a la inteligencia de que sería una propuesta que hasta el ciudadano menos informado, vería con buenos ojos, debido a que la corrupción como mal endémico del pueblo mexicano afecta a todos los ciudadanos en mayor o menor medida.

Con este antecedente se han materializado diversos esfuerzos por impulsar (¿?) en la agenda pública el tema de la “anticorrupción”, que iniciaran el 15 de noviembre de 2012 (dos semanas antes de que EPN asumiera la Presidencia),  con la presentación presentaron ante el Senado, por parte de la bancada del PRI-PVEM, de la Iniciativa para la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción. Así, el camino hasta la actualidad, aunque escabroso ha sido aparentemente persistente y su mayor logro (cuando menos así se presume) es la “Reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de combate a la corrupción”, publicada el 27 de mayo de 2015 en el Diario Oficial de la Federación, que sin embargo, en opinión de expertos del tema, ha sido insuficiente para garantizar el funcionamiento de un adecuado Sistema Nacional Anticorrupción.

A la sazón y presión de organizaciones como la “Red por la Rendición de Cuentas” e instituciones educativas como el Centro de la Investigación y Docencia Económicas, cuyas observaciones a los malos planteamientos de las reformas, han sido claras y persistentes, el presente mes, los grupos parlamentarios del PRD , así como del PRI-PVEM, han presentado ante el Senado de la República, nuevas iniciativas que pueden mejorar la conformación del Sistema Nacional Anticorrupción, y que se estima que al menos de manera parcial solventarían las demandas de la sociedad civil en su lucha por consolidar la lucha contra la corrupción.

El proceso ha contado con un seguimiento detallado por parte de instituciones educativas y organizaciones de la sociedad civil, a fin de evitar que como nos es costumbre en México, los productos de estas reformas, vean entorpecida su consolidación, por deficiencias (muchas veces provocadas a propósito) en su diseño y conceptualización.

En este sentido, en opiniones de expertos, el Sistema Nacional Anticorrupción deberá cuando menos:

  • Garantizar la autonomía del “órgano anticorrupción”, de tal modo que sus “órganos internos de control no sean nombrados por las mismas instituciones que deberán fiscalizar.
  • Asegurar la existencia de un Servicio Profesional de Carrera que a la vez, fortalezca la autonomía e independencia de los órganos de control y garantice el desarrollo y desempeño profesional de sus integrantes.
  • Dotar al “órgano anticorrupción” de facultades plenas para que sus recomendaciones tengan efectos vinculatorios que puedan dar lugar incluso a un juicio político.
  • Garantizar la vinculación de las leyes anticorrupción con las de ejercicio del gasto, contratación de obras y servicios, responsabilidades administrativas, penales y de coordinación entre órganos de control, auditoría, transparencia, evaluación y sanción.
  • Tener vinculación y correspondencia con los ordenamientos jurídicos de la materia en las distintas entidades federativas, de tal manera que queden armonizados los sistemas anticorrupción estatales y municipales; lo que denominan Consolidación del Sistema Nacional de Fiscalización y Rendición de Cuentas.

Bajo el contexto de la realidad social actual, el tema del combate a la corrupción se vuelve ineludible para un gobierno que decidió incluirlo como pilar fundamental de su plataforma electoral; además cobra relevancia tras los visos y tufos de corrupción que en sus funciones se han presentado, tales como el sonado caso de “la Casa Blanca de EPN”, “la Casa de Malinalco de Videgaray”, la difusión de presuntos hechos de corrupción entre la empresas OHL y diversas instancias y personalidades del Gobierno Federal, tan solo por mencionar algunos.

Cobra trascendencia también a la luz del enorme sacrificio económico al que es sometido el pueblo mexicano por la crisis económica actual y que a todas luces afecta en mayor medida a los grupos sociales más vulnerables, en tanto el derroche de recursos en actividades burocráticas, gastos en publicidad gubernamental y campañas electorales, no tiene mermas y resulta cada vez más costoso para el erario público.

Por todo ello, la lucha contra la corrupción y la instauración y correcta aplicación del Sistema Nacional Anticorrupción, es UNA OBLIGACIÓN QUE SIGUE AUSENTE, y que aunque su ausencia se da por la poca voluntad y/o mucha conveniencia de las esferas políticas, requiere hoy más que nunca, del continuo y profundo involucramiento de todos los grupos sociales; requiere por ello, la formación y ejercicio de una verdadera ciudadanía.

Para ser fiel a la tradición de las recomendaciones musicales, disfrutemos hoy de la pieza maestra del grandioso Django Reinhardt, padre y una de las mayores influencias de la guitarra l jazz: Minor Swing, que evoca sus raíces gitanas y nos brinda un breve gesto de su apoteosis musical. (https://www.youtube.com/watch?v=VpmOTGungnA)

LAZARO: LEVANTATE Y ANDA

J. Jesús Reyes R. del Cueto

Por fin lo lograron; las fuerzas políticas que desde el 82 han intentado desmantelar lo que queda del estado mexicano y entregarlo a manos privadas por fin llegaron a la gallina de los huevos de oro: el petróleo. No quiero tocar las clásicas alarmas nacionalistas y socialistas: ¡SE VENDE LA RIQUEZA NACIONAL!; pero al analizar las cosas fríamente no veo espacio para una mejora sustancial.

El problema de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, como el de todo el sistema gubernamental en nuestro país, ha sido, es y seguirá siendo la corrupción; y esta no se toca, es más, puede ser que hasta se amplía con los posibles negocios entre entes privados y públicos. Aquella corrupción que ha alimentado al sindicato petrolero y su líder millonario Carlos Romero Deschamps con sus hijos (y mascotas) privilegiados o a diputados y senadores que piden “moches” y después hacen fiestas con señoritas de “moral distraída” gastando miles de pesos que pueden ser o no ser del erario público y así a muchos más.

La corrupción no se toca, ¿y que si? Pues la habilidad de PEMEX y la CFE de controlar recursos estratégicos para el desarrollo del país (quiera el gobierno federal aceptarlo o no, siguen siendo estratégicos, aunque en ley no se denominen así). La inversión privada y  mayoritariamente extranjera llegará a chorros y probablemente ayudará a levantar los números de crecimiento económico y Producto Interno Bruto, pero esto no se traducirá en mejores condiciones para el grueso de la población y menos cuando se entrega la riqueza nacional.

En la ronda cero se estableció que PEMEX mantiene el 83% de las áreas con reservas probadas y probables; suena a mucho pero bajo este esquema el propio director Lozoya Austin aceptó que durante los próximos cinco años que el estado mexicano las explote, seguirá sufriendo la paraestatal convertida en empresa productiva del estado de las mismas prácticas de carga fiscal que sufre en el presente. Para acabarla de amolar, hoy Videgaray aceptó que incluso este porcentaje de reservas pueden ser compartidas si PEMEX decide asociarse para extraer petróleo en casos en los que “no tenga la tecnología suficiente” para hacer lo que ha venido haciendo por muchos años, en aguas someras (no profundas) y con 90% de probabilidades de éxito.  

Ya cuando se comiencen a explotar las reservas “probables” PEMEX solo tendrá garantizado un 21% de estas; ya después de haber sido exprimido de la mayoría de sus recursos, entonces comenzará a competir “justamente” con empresas extranjeras que tienen más tecnología, más financiamiento, más apoyo gubernamental en sus países y pagan menos impuestos. ¡Vaya justa competencia! Parecida un poco a la que Slim y Azcárraga tienen con el resto de los competidores en telecomunicaciones. 

En estos días se ha comenzado una campaña de desprestigio para justificar el desmantelamiento de estas dos importantes empresas paraestatales; se hacen notas y reportajes acerca de lo grave y generalizado que es el robo u ordeñamiento a los ductos de PEMEX o los “diablitos” que se cuelgan de las redes de luz eléctrica sin pagar un centavo, y como esto resulta en pérdidas extraordinarias para el estado mexicano.

Pues sí, eso hay que aceptarlo, gracias a las reformas ya no habrá robos de este tipo; vayamos diciéndole adiós a los diablitos de tantos años, porque no crean que las empresas extranjeras se dejaran robar tan fácilmente, seguro que no. Ahora habrá grupos paramilitares como los hay en Nigeria u otros países protegiendo absolutamente cada kilometro de ductos para que nadie se atreva a robarle un centavo a Shell, Chevron, Exxon Mobile o British Petroleum. Hay que ver lo que tener compañías extranjeras de esa magnitud le ha hecho a países como el nuestro y les digo desde ahorita, los resultados no son muy placenteros. Y es muy probable que estas terminen robando más en evasión fiscal que los diablitos colgados de los alambres.

Pero antes de que políticos empiecen a presumir que van a dejar de existir los robos y las pérdidas millonarias hay que recordarles que los diablitos existen por una razón muy simple, porque los precios son muy altos y los salarios muy bajos y las personas van a valerse de lo que este a su disposición para poner comida en la mesa, o luz en la casa, o gasolina en sus carros.

Ah pero no nos alarmemos ni pensemos que las grandes empresas que vendrán van a abusar de nosotros o “comernos vivos” como nos advirtió el gobernador de california Jerry Brown; no pues para eso estará la Comisión Nacional de Hidrocarburos y el Gobierno Federal que se asegurará que los contratos estén hechos al pie de la ley y las licitaciones no rebasen lo establecido por la normatividad. ¡Sí, claro! Pues si las licitaciones, compras, ventas y contratos entablados por nuestros gobiernos siempre están en regla y no son para nada corruptos…

Para ejemplo la perfecta licitación del nuevo sistema IAVE por Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) a un empresario del Estado de México (que sorpresa), que según la testigo social, la Doctora Mónica Barrera, fue la más desaseada que ha visto en su carrera; causando con esto, que el estado contratara la propuesta más cara y menos eficiente y generara un montón de problemas para los usuarios de la red carretera en el país. ¡Por supuesto, hay que confiar en nuestras instituciones! 

Twitter: @CachusRRC